El metal suena diferente: crónica del Metal Paradise Fest

—Si hay algo que tiene el mes de agosto, es que el sol pica con ganas.

Se apreciaba alguna que otra cara colorada y en la concurrida zona del césped, pequeños grupos de personas se resguardaban bajo la sombra para una siesta o brindar, brindar por la vida que se está abriendo paso de forma tímida entre las tinieblas de la pandemia.

Este año, el metal suena diferente: un género caracterizado por su oscuridad, estuvo marcado en la mini edición del Metal Paradise Fest el pasado fin de semana por sonrisas, caras llenas de ilusión y la energía desprendida por parte de todas las bandas que vinieron a darlo todo. Fue un lujo poder tener en Fuengirola a grupos de renombre internacional como Jinjer, Kreator, Tarja o Eluveitie.

Los focos alumbraban a Tatiana Shmaylyuk mientras, con su estatura de 1,65 metros, se movía de puntillas por el escenario. Un espectáculo armonioso entre la puesta en escena, un rango de voz que salta desde lo más melódico a los guturales más brutales en un suspiro y el énfasis en los cambios de ritmo instrumentales. Hay quien afirma, que el enorme tatuaje que decora su cuello es para ocultar la garganta biónica.

Kreator, la banda icónica del ‘thrash metal’ alemán ochentero, demostró tener más energía que todo el recinto junto. El entusiasmo y los gritos del quincuagenario Mille Petrozza sacudían al público como si trataran de despertar a una masa letárgica de un largo sueño.

—Ya sé que tener que estar con la mascarilla es un rollazo, pero gracias a eso, todo ha sido posible. Nos alegramos tantísimo de haber podido volver a España… WE-ARE-KREATOOOOOOOOOOOR!

La cantante finlandesa Tarja Turunen se movía como una reina y con una sonrisa de oreja a oreja por el escenario. Rebosaba ilusión por cada poro de su piel y no paraba levantar los ánimos entre el público, que se movía de forma unísona con las notas del gran conjunto musical formado por un teclado, un cello, una batería—que hablaba por si sola— y las dos guitarras que acompañaban a la ‘front woman’. Un repertorio melódico que no hacía más que levantar nostalgia entre sus fans. Tarja es la exvocalista del clásico grupo Nightwish.

El festival lo despidió Eluveitie, un grupo suizo de ‘folk metal’ compuesto por nada más, ni nada menos que nueve músicos. La fusión de ‘death metal’ melódico con tintes populares celtas—interpretados con la gaita, la zanfoña, el arpa y las flautas— hizo vibrar a todo el recinto, que se convirtió en una gran fiesta de saltos, pogos y mucho ‘headbanging’.

Quienes no figuraban entre los cabezas de cartel eran los alemanes The Ocean, que no se dejaron intimidar por la flama veraniega de las seis de la tarde. Sus melodías con un marcado tono progresivo mantuvieron enganchados a los espectadores, que también parecían haberse olvidado que les estaba abrasando el sol. El cantante Loïc Rossetti se abalanzó sobre el público, mientras se las ingeniaba—a través de diferentes acrobacias— para seguir cantando.

En cuanto a la organización, el recinto ferial Mare Nostrum estuvo dividido en varias zonas para evitar aglomeraciones y solo admitía aforo reducido. Aparte de dos zonas delimitadas para comida y bebida, se emitieron entradas con acceso exclusivo al ‘front stage’ y otra tanda para la zona general, que se componía de una enorme grada y una pista.

El uso de mascarillas fue obligatorio en todo momento, menos en las áreas de restauración. Antes del evento, se condujo una prueba de antígenos entre todos los asistentes para minimizar el riesgo de contagio. En ningún momento hubo grandes aglomeraciones y había suficiente espacio para disfrutar de los conciertos o descansar manteniendo las distancias.

Tras la cancelación de la primera edición por motivos de la pandemia, quizás este año Metal Paradise Fest no haya contado con el mayor cartel de la historia, pero fue un evento único que—sin duda— se quedará grabado en la mente colectiva por su tono emotivo, alegre y de celebración. Además, ha servido de aperitivo para el año que viene, dejando las expectativas y el listón muy alto. ¿Con qué grupos nos sorprenderán los organizadores del Resurrection Fest? Continuará…