Cómo saber si tienes una intolerancia alimentaria

Tener una intolerancia alimentaria o alergia a los alimentos es algo cada vez más común. Y no es porque estos padecimientos sean algo nuevo, sino que, afortunadamente, las personas prestamos hoy en día más atención a nuestra salud y alimentación.

Descubrir si tienes intolerancia alimentaria es indispensable para tener una mejor calidad de vida. Ya que convivir con una intolerancia sin saberlo puede hacer que consumas alimentos que tu organismo no puede digerir correctamente y hacer que sientas malestares de todo tipo.

¿Y qué es una intolerancia alimentaria?

Una intolerancia alimentaria es cuando nuestro organismo no puede procesar correctamente un alimento. En particular, es el intestino el que tiene problemas en digerir ciertos componentes, reaccionando con distintos dolores o problemas generalmente estomacales.

En este artículo analizaremos cuáles son las intolerancias alimentarias más comunes, como detectarlas y cómo tratarlas para tener una mejor salud.

¿Cómo detectar una intolerancia alimentaria?

En la mayoría de los casos, los síntomas de una intolerancia alimentaria son leves y es por ello que las personas pueden convivir con ellas sin darse cuenta. Pero aunque sean leves, las intolerancias alimentarias causan malestares que pueden ser muy molestos en tu día a día.

Entre las intolerancias alimentarias más comunes encontramos:

Si sufres de una intolerancia alimentaria, entonces después de comer determinados alimentos tendrás síntomas como: dolores estomacales, náuseas, dolores de cabeza, estreñimiento, flatulencias, hinchazón, entre otros.

Saber identificar los síntomas es la manera más fácil de detectar una intolerancia alimentaria. Para ello, es muy importante controlar bien tu alimentación, y así encontrar una reacción a ciertos componentes. Si por ejemplo, tienes alguno de estos síntomas después de comer dulces, puede que seas intolerante a la fructosa.

Cuando tienes la sospecha de que eres intolerante a algún alimento, la mejor alternativa es hacer una prueba. Elimina ese componente por unos días o semanas, y ve cómo te sientes. En todo este proceso de detección de una intolerancia alimentaria, es una buena idea llevar un diario de comidas para controlar bien lo que consumes y cómo reacciona tu cuerpo.

Para confirmar que sufres de una intolerancia alimentaria, deberás realizarte pruebas diagnósticas con profesionales de la salud. Por ejemplo, para confirmar una intolerancia al gluten se realizan analíticas de sangre, mientras que para la lactosa y fructosa se realizan pruebas de aliento para medir el H2 y CO2.

¿Cómo tratar la intolerancia alimentaria?

Una intolerancia alimentaria no tiene cura, pero sí se puede tratar con cambios en tus hábitos alimenticios. La mayoría de las intolerancias mejoran cuando reducimos o eliminamos el componente al que somos intolerantes de nuestra dieta, aunque hay algunas personas que requerirán un control más estricto por su nivel de tolerancia.

Además de evitar al máximo posible consumir alimentos que tengan ese componente, también podemos optar por comer productos que estén diseñados específicamente para las personas con intolerancias alimentarias, y evitar todo tipo de riesgo.

Sin dudas, una buena alimentación se traduce en una mejor calidad de vida y mayor longevidad, y conocer si tienes intolerancia te ayudará a volver a disfrutar de la comida y eliminar casi al completo los malestares luego de las comidas.

En cualquier caso, siempre es indispensable consultar con un médico e informarse sobre el tema, para poder tomar las mejores decisiones para nuestro cuerpo. Se debe tener en cuenta la tolerancia personal a ese componente y diseñar una dieta que esté adaptada a nuestra realidad, requerimientos y rutina, para poder mantenerla.