Loquillo demuestra en Marbella que los viejos rockeros nunca mueren

(Juan José Acedo) Pasaban apenas ocho minutos de las diez de la noche cuando Loquillo hacía su aparición en el escenario del auditorio del Marbella Arena. De negro, como no podía ser de otra forma, y con su característico e inconfundible tupé.

En esta ocasión, nos presentaba su último trabajo, titulado “El último clásico”, compuesto por diez temas y en el que ha colaborado con varios de los mejores compositores que tiene este país, como son Mario Cobo, Josu García, Gabriel Sopeña o Leiva, entre otros.

Evidentemente, no podían faltar algunos de sus grandes éxitos de siempre, como “Voy de negro”, “Cadillac solitario”, “La mataré” o “Feo, fuerte y formal”, canciones que hicieron retumbar el coso de la antigua plaza de toros de Marbella y que a veces hacía imposible que los asistentes pudieran permanecer sentados en sus sillas. Había ganas de rock, y se notó.