Investigadores de IBIMA y los hospitales universitarios Regional de Málaga y Virgen de la Victoria demuestran los beneficios de un fármaco oral para la diabetes en embarazadas

El estudio, llevado a cabo en 200 pacientes con esta patología, demuestra un menor índice de parto por cesárea o del incremento de peso de las pacientes

(Prensa Junta Andalucía) Los servicios de Endocrinología y Nutrición de los hospitales universitarios Regional de Málaga y Virgen de la Victoria han publicado recientemente en una prestigiosa revista americana de obstetricia y ginecología – American Journal Obstetrics & Gynecology – los resultados de un estudio de investigación llevado a cabo conjuntamente sobre mujeres embarazadas que padecen diabetes gestacional. Las investigadoras y doctoras responsables de las unidades de diabetes y embarazo de ambos centros, la Dra. Stella González y la Dra. María José Picón, respectivamente, han evaluado los efectos, tanto para la madre como para el recién nacido, del uso de un fármaco oral para la diabetes – metformina -en 200 pacientes con esta patología.

La diabetes gestacional puede afectar hasta al 12 % de las mujeres embarazadas y, aunque en muchos casos se controla bien con un tratamiento dietético y ejercicio físico adaptado, hasta un 40 % de las mujeres requiere tratamiento farmacológico, que habitualmente se ha venido haciendo con insulina. La Dra. González asegura que “el inicio de la insulinoterapia en estas mujeres es muchas veces fuente de preocupación, por la necesidad de autoinyectársela, requerir ajustes frecuentes de dosis y riesgo de bajadas de glucosa -hipoglucemias-; un fármaco vía oral puede ser más conveniente y mejor aceptado como primer escalón de tratamiento”.

Además, aunque la metformina es un fármaco utilizado como primera línea de tratamiento en otros países, como en el caso de Reino Unido, en nuestro país se sigue recomendando insulina en estas pacientes. Las investigadoras, que han trabajado con un equipo multidisciplinar de ambos hospitales que incluye obstetras y pediatras neonatólogos, han querido demostrar los beneficios del uso de este fármaco en nuestro medio, donde no existían estudios similares.

Por su parte, la Dra. Picón asegura que los “resultados obtenidos han estado en consonancia con lo que había descrito en la literatura”. En este sentido, la investigadora ha destacado que “las mujeres que usaron metformina obtuvieron un control de sus niveles de glucosa similar en general al obtenido con insulina, con menos hipoglucemias”. Además, según este estudio, “ganaron menos peso y presentaron menos partos por cesárea que las que utilizaron insulina”, ha matizado.

En cuanto a los recién nacidos, Picón ha mencionado que “no presentaron ninguna diferencia en las complicaciones asociadas a la diabetes en función del tratamiento recibido por sus madres”. Estas complicaciones fueron bajas en ambos tipos de tratamiento.

En el estudio se ha evaluado también la satisfacción de las mujeres con el tratamiento mediante una encuesta específica y validada. El 89 % de las mujeres que usaron metformina la volverían a utilizar en un siguiente embarazo y el 63,2 % de las mujeres que usaron insulina preferirían el tratamiento con metformina si volvieran a quedar embarazadas.

Por último, ambas investigadoras piensan que “este estudio puede suponer una aportación para que en el futuro hubiera un cambio de las guías de práctica habitual en nuestro medio, lo que facilitaría el manejo de esta patología, teniendo en cuenta que es un tratamiento más fácil para las mujeres, con muy bajo riesgo de hipoglucemias”.