Torremolinos avanza en el control de la contaminación acústica con la aprobación inicial del documento de zonificación de ruidos

Clasificar los niveles de ruido que se dan en cada zona de la ciudad es la fase previa para aplicar las medidas necesarias y prevenir la contaminación acústica y proteger la salud y el medio ambiente

(Prensa Ayto Torremolinos) El pleno del Ayuntamiento de Torremolinos ha aprobado hoy de forma inicial el Proyecto de Zonificación Acústica, una iniciativa que tiene como objetivo compatibilizar el uso turístico con el residencial y de descanso, tal y como ha destacado el concejal de Medio Ambiente y Sanidad, Antonio Ruiz.

Bajo el nombre “Zonificación Acústica del término municipal de Torremolinos – PGOU Torremolinos”, el documento aprobado cuenta con el informe favorable de la Junta de Andalucía tras ser licitado por una empresa externa en los últimos meses y se trata del primer paso para realizar posteriormente un mapa de ruidos del municipio. Establecer los niveles de ruido que se dan en cada zona es la fase previa para aplicar las medidas necesarias y prevenir la contaminación acústica, así como equilibrar el uso turístico y residencial del municipio a través de diferentes actuaciones.

“Este documento es muy importante ya que se trata de una herramienta primordial para controlar la contaminación acústica y proteger la salud y el medio ambiente. Es una herramienta de prevención que ya cuenta con su propio desarrollo normativo y legal y que vamos a poner en marcha”, ha explicado el concejal Ruiz.

Tras la aprobación inicial de este documento, el Ayuntamiento trabajará en los próximos meses en la creación de un mapa de ruidos en la ciudad para materializar la zonificación. Una nueva herramienta que se une a la del uso del suelo que establece el Plan General de Ordenación Urbana para determinar las actividades a desarrollar. Así, teniendo en cuenta estas dos premisas, el Ayuntamiento desarrollará acciones pertinentes tras valorar la realidad acústica de cada zona.

El mapa será una herramienta fundamental para saber qué tipo de actividades están o no permitidas a realizar en cada zonas, así como permitirá saber la calificación que tiene una calle o barrio a aquellos que quieren montar un negocio o buscar una residencia. Por ejemplo, el concejal ha explicado que si una calle del centro se establece que está acústicamente saturada, se podrá decidir no dar licencias nuevas a bares y restaurantes, lo que no significa en ningún caso que se retire la licencia existente a ningún establecimiento. “En definitiva, nos dotamos de más herramientas y procedimientos para conseguir una ciudad mejor, una ciudad de convivencia”, ha concluido.

 

Por otra parte, la mayoría del Pleno ha respaldado la moción presentada por el concejal no adscrito Nicolás de Miguel relativa a la condena de los actos vandálicos acaecidos con motivo de la última campaña del Ayuntamiento y Diversport en pro de la Igualdad y la Diversidad, a lo que se ha sumado la adhesión del Ayuntamiento a la Declaración de Mérida sobre el compromiso de las instituciones públicas en materia de Derechos Humanos LGTBIQ+ en el mundo.