CCOO denuncia que Correos acumula más de 13.000 cartas y 1.000 notificaciones sin repartir en la localidad de Álora

La sección de reparto cuenta actualmente con tan sólo 3 empleados de los 5 asignados, mientras que el punto de atención al cliente se está cubriendo con una sola persona, cuando lo habitual es que sean dos

(Comunicado CCOO) CCOO denuncia el abandono del servicio público de Correos en la localidad de Álora debido al recorte en la contratación que está llevando a cabo la empresa y que está dejando sin cobertura las vacaciones, bajas médicas y otros permisos retribuidos de la plantilla de manera generalizada. Se trata de una situación que la unidad viene padeciendo desde hace meses, y que este sindicato ha denunciado en sucesivas ocasiones.

En estos últimos días, la unidad de Álora acumula más de 13.000 cartas y 1.000 notificaciones pendientes de reparto, a lo que deben hacer frente con una clara insuficiencia de plantilla, que se sitúa en el 60 por ciento de los puestos asignados, sin contar la propia jefatura, ausente también por vacaciones. La oficina de atención al público, por su parte, tan sólo cuenta con una persona de las dos que habitualmente asumen el trabajo.

La empresa es perfectamente conocedora de la situación, pero hace caso omiso a las continuas exigencias de CCOO, anteponiendo el negocio a la salud y al propio servicio público que presta, demostrando una vez más su nula voluntad negocial y la improvisación en la gestión y planificación de los recursos humanos.

CCOO alerta de que no se están teniendo en cuenta la cargas de trabajo que asumen los/as empleados de Correos, ni en reparto ni en oficina, quienes están trabajando a marchas forzadas y en una situación insostenible, y en el caso de los carteros se están viendo obligados a realizar el reparto de aquellas zonas sin cobertura, lo que supone duplicar o triplicar, en muchos casos, el trabajo asignado, con el agravante de las temperaturas extremas que se alcanzan en estos meses. Unas circunstancias que van asociadas al aumento de los niveles de estrés y también al incremento de los accidentes laborales. Además, advierte el sindicato mayoritario, que todas estas deficiencias suponen un grave perjuicio para los/as vecinos de Álora, que se están viendo privados de un servicio público de calidad, con reparto diario de lunes a viernes, y al que Correos está obligado por Ley.

CCOO advierte que esta actitud de la empresa se corresponde con una estrategia de desmantelamiento que se está gestando desde la actual dirección de la mayor empresa pública de este país, y que pretende pasar del actual modelo público y postal a uno de logística y de negocio, allanando el terreno para una posible futura privatización. Y que no sólo está llevando la contratación a mínimos históricos, sino que también se están suprimiendo puestos estructurales, cediendo parte del negocio a la filial Correos Express, unificando centros de trabajo, desmantelando el centro logístico de Málaga capital, cierre de la red de oficinas los sábados, y una previsión de pérdidas superiores a los 600 millones de euros para el 2023, etc., todo ello en un marco de ruptura del dialogo y negociaciones con los representantes de los/as trabajadores.

Ante este atropello, CCOO junto a otras organizaciones sindicales, iniciaron el pasado mes de abril un calendario de movilizaciones y reivindicaciones con el único objetivo de revertir la actual deriva en la que se encuentra sumida la compañía, y para ello se han realizado asambleas y desayunos reivindicativos en los distintos centros de trabajo, concentraciones de delegados, marchas rodadas, denuncias en los juzgados e Inspección de Trabajo y ante la propia empresa, además de reuniones con los diferentes partidos políticos. En este sentido, en las últimas semanas tanto la Diputación de Málaga como el Ayuntamiento de Málaga han aprobado por unanimidad mociones en apoyo a Correos como servicio público y contra su desguace.

Desde CCOO anuncian que las movilizaciones van a continuar, sin descartar la huelga general.