Las parcelas de movilidad reducida de las playas de Fuengirola reciben una donación de doce hamacas para sus usuarios

La empresa Carrefour ha entregado estos elementos para dotar de más puntos de descanso en cada una de las cuatro zonas adaptadas existentes en la ciudad

Los usuarios disponen de hasta tres socorristas para atenderles de lunes a domingo y con nuevos medios para el baño, así como zona de solárium

(Prensa Ayto Fuengirola) Fuengirola amplía los elementos a disposición de los usuarios de cada una de las cuatro parcelas de playa adaptada a las personas con movilidad reducida, gracias a la donación, por parte de una empresa privada a la ciudad, que ha hecho entrega de una docena de hamacas para que los bañistas dispongan de más elementos de descanso cuando acuden a pasar un tiempo junto al mar.

“Fuengirola fue pionera en Andalucía a la hora de incorporar espacios adaptados en nuestro litoral. Los Boliches-Gaviotas fue la primera de la región y funciona desde el año 2000. Hoy en día, todas nuestras playas cuentan con una parcela totalmente accesible. Este verano, todas disponen de tumbonas y, gracias a la donación recibida, estos elementos son más de los previstos inicialmente, con lo que aumentamos y mejoramos el servicio que damos a nuestros vecinos y visitantes”, ha valorado el concejal de Playas, Javier Hidalgo, quien ha agradecido públicamente la aportación recibida.

 

En este sentido, ha relatado que las principales incorporaciones para la presente temporada, en cuanto a parcelas adaptadas, tienen que ver con la ampliación del área de solárium, porque los usuarios destacaban que tenían mucha sombra, pero que no disponían de un entorno donde pudieran estar un rato al sol. Para ello, se ha ampliado la zona de parasoles que cada parcela tiene, quedando a la vez, una superficie para un disfrute mucho mayor y donde se han distribuido estos elementos, donados por la cadena Carrefour, que ya lucen en cada uno de estos espacios del arenal, y que son de uso gratuito.

Por otra parte, esta temporada hay más socorristas dedicados a la atención al baño. Cada parcela adaptada cuenta con dos profesionales, a excepción de los Boliches-Gaviotas, que es la que registra más afluencia de público, y que dispone de hasta tres personas especializadas en la atención y el auxilio en el mar. Este equipo atiende a los bañistas de manera ininterrumpida, de 11:00 a 20:00 horas, todos los días de la semana.

 

Asimismo, se ha ampliado el material disponible para los usuarios en cada playa adaptada. “En este contrato contamos con más grúas de ayuda al baño, muletas anfibias, latas salvavidas, chalecos y sillas anfibias, entre otros elementos”, ha indicado el edil.

Una de las novedades introducidas en 2020, con motivo de la pandemia, fue la puesta en marcha de un teléfono para reservar el espacio en las playas adaptadas. “Fue una medida que la última temporada gustó mucho, ya que los bañistas podían asegurarse el sitio antes de ir a la playa. Por ello, este año la mantenemos y las reservas se pueden hacer llamando al teléfono 673 907 233”, ha recordado el edil, quien ha hecho hincapié “en el trabajo constante para mejorar uno de los aspectos que más buscan quienes nos visitan: las playas”.

Por ello, Hidalgo ha agradecido a los responsables de Carrefour “que hayan entregado este material, tras comprobar el buen funcionamiento del proyecto de accesibilidad que tenemos en marcha en Fuengirola desde hace años, ya que somos un destino pionero en la incorporación de estos espacios a pie de playa, que buscan acercar y hacer más fácil el disfrute de todos los que nos visitan”.

 

Accesibilidad universal

Precisamente, el pasado mes de diciembre la localidad recibió las Banderas de Accesibilidad Universal en todo el litoral, un certificado que acredita que en todas las playas del término municipal hay un espacio adaptado a personas con movilidad reducida y, desde principios de esta misma semana, ondean los cuatro galardones en forma de Banderas Azules que, por segundo año consecutivo, avalan los servicios que el Ayuntamiento pone en marcha para los bañistas, así como el buen estado de los elementos naturales que conforman el arenal de la ciudad.