Ruiz sitúa a Andalucía como referente en igualdad de derechos para el colectivo LGTBI

La consejera de Igualdad inaugura el I Congreso Internacional LGTBI, que reúne a más de 770 inscritos para abordar de forma crítica los retos del colectivo

(Prensa Junta Andalucía) La consejera de Igualdad, Rocío Ruiz, ha expresado su convicción acerca de que el I Congreso Internacional LGTBI de Andalucía permitirá “crear redes para avanzar en la garantía de la igualdad de derechos y oportunidades del colectivo y sus familias”. El foro, que se desarrolla entre este miércoles y jueves y congrega a un total de 777 inscritos de varios países, nace con la voluntad escuchar de demandas y reivindicaciones del colectivo LGTBI y aportar un análisis crítico sobre la situación actual y los desafíos del futuro.

“Esperamos que este primer congreso que se celebra en Andalucía sirva de base teórica para proporcionar sólidos argumentos e interesantes desafíos con los que defender los derechos del colectivo y sus familias y orientar las políticas públicas para facilitar la plena integración social y el desarrollo completo de la personalidad”, ha explicado Ruiz durante la apertura del encuentro. Diversos ponentes de reconocido prestigio, nacionales e internacionales tratarán, ha explicado la consejera, de “romper estereotipos con el colectivo LGTBI y sus familias, y mostrar que bajo las reivindicaciones festivas, siempre necesarias, hay también conocimiento, desafíos jurídicos, ciencia, cultura…”.

El hilo conductor del congreso será el 40 aniversario, el próximo 22 de octubre, de la despenalización de la diversidad afectivo sexual en Europa, un fallo judicial, ha justificado, “que sirve de punto de partida para recordar el largo camino desde la criminalización de lo diferente hasta el reconocimiento de la diversidad y la penalización de la LGTBIfobia”.

 

Durante dos jornadas las exposiciones, mesas redondas y conferencias magistrales permitirán dar una “visión más cualificada y profesional, así como promover la concienciación y sensibilización y la correcta actuación en materia de diversidad de los y las profesionales que prestan servicio en ámbitos como la educación, la justicia, la salud, los servicios sociales, la seguridad, la cultura o el ocio”, según ha detallado la responsable de Igualdad.

Avances individuales pero no en materia familiar

Ruiz ha reflexionado acerca de cómo que en las últimas décadas se ha avanzado mucho en materia de protección de los derechos del colectivo LGTBI de forma individual, “en su vida privada, pero aún queda mucho por lograr en materia de sus derechos afectivos o familiares”. Así, el congreso pondrá el acento en aquellas cuestiones que aún deben ser reguladas en ese sentido para garantizar la no discriminación, como por ejemplo la diversidad familiar, el derecho de asilo por motivos de orientación sexual e identidad de género, o los diferentes enfoques que existen en las distintas comunidades autónomas para garantizar la no discriminación y el reconocimiento de las sexualidades.

 

El proyecto de Ley trans también será objeto de análisis en estas jornadas. Para Ruiz, “está bien que haya una ley estatal que respalde la norma que ya existe en Andalucía, porque hay que garantizar los derechos de las personas trans”. En ese sentido, ha lamentado las críticas procedentes de ciertos sectores del feminismo porque “no podemos consentir que nos intenten dividir, ni nos intenten enfrentar en nombre del feminismo o la Igualdad”. “Las mujeres trans son mujeres y no nos borran ni nos quitan derechos, sino que  suman al movimiento feminista, ese movimiento que ha ido siempre de la mano del colectivo LGTBI y que juntos han conseguido tantas cosas”.

Asimismo, el foro servirá para conocer y “poner en valor las experiencias de personas que se han dejado la piel en la defensa de sus derechos fundamentales, cuyos testimonios nos permitirán reflexionar sobre la importante labor de los movimientos civiles y las asociaciones en la consecución de la igualdad plena y la no discriminación”. “Verles y escucharles en el espacio público es el primer paso para darles el lugar que les corresponde”, ha subrayado la consejera.

Educación en diversidad

La consejera de Igualdad ha querido destacar además que, “como hemos visto recientemente en Hungría, la conquista de ciertos derechos y su protección no es homogénea. Así que en un escenario donde algunos cuestionan esas conquistas de los derechos sociales, en Andalucía tenemos muy clara nuestra hoja de ruta y la seguimos con paso firme: la ruta hacia la igualdad y el respeto a la diversidad”.

Para Ruiz, esa hoja de ruta pasa por la formación y la educación en igualdad y diversidad, “ya que si desde la infancia se abordan cuestiones como la diversidad o la identidad sexual sin pudor, dejando a un lado los estereotipos e inculcando el resto a la diversidad, estoy segura de que las cosas serían muy diferentes”.

“Pero también hay que legislar y hacer políticas que amparen derechos fundamentales”, ha añadido, resaltando las numerosas iniciativas en materia de diversidad que han sido implantadas durante esta legislatura de forma pionera en Andalucía tras el diálogo y la colaboración con las entidades y asociaciones del colectivo LGTBI.

Compromiso de Andalucía con los derechos fundamentales

“Hemos creado la primera Dirección General de Diversidad, para apoyar y visibilizar al colectivo; el Primer Consejo Andaluz LGTBI, incluido la tercera casilla “otro” en los formularios oficiales de la Consejería para reconocer y respetar la diversidad de las personas y su identidad de género”, ha recordado. Unas iniciativas a las que se suma la puesta en marcha de la Primera Estrategia para la Igualdad de Trato y no Discriminación de las Personas LGTBI y sus familiares en Andalucía, o la redacción del primer Informe estadístico para la elaboración de políticas públicas anti discriminatorias en el ámbito LGTBI, “que creemos es la base para cualquier política pública que aspire a ser eficiente en este terreno”.

En esta línea, Ruiz ha puesto el acento en que por vez primera el Gobierno andaluz ha aprobado personarse de oficio en los procedimientos judiciales sobre delitos de odio, “lo que permitirá combatir esa grave vulneración de los derechos humanos y que no queden impunes”. La consejera ha recordado además que los delitos de odio calificados por orientación sexual e identidad de género van en aumento desde 2019 (más del 17%), según los datos oficiales, y que el perfil de las victimas corresponde a un hombre (73% de los casos), generalmente de nacionalidad española, que ha sufrido lesiones, amenazas o discriminación y con una edad de entre 18 a 25 años (43%). Y ha incidido en que un 6% de las víctimas son menores de edad.

“Como ven, se trata de un compromiso activo que no se queda en simples palabras sino que pasa al terreno de los hechos concretos para visibilizar esa defensa de los derechos humanos y la igualdad”, ha resaltado durante su intervención de forma telemática. Para la responsable de Políticas Sociales, estos dos años de legislatura han supuesto un salto cualitativo “en el desarrollo políticas integrales que buscan la inclusión del colectivo, su respeto y la no discriminación, además de contribuir a desarrollar en Andalucía una cultura de respeto a la diversidad en materia de identidad y expresión de género”, ha concluido.