‘Historias lamentables’: la diversión de las desgracias ajenas

(Redacción: Mar Bassa, Fotografía: Juan Manuel Torres) El coronavirus nos ha quitado muchas cosas y ha afectado a todos los sectores. La cultura no iba a ser menos, pero, aun así, remonta. En este sentido, el Festival de Málaga no ha querido menospreciar ningún proyecto y ha incluido en esta edición la película Historias lamentables, estrenada el año pasado, pero que no pudo verse en la gran pantalla. Ha tenido una segunda oportunidad.

El filme está dirigido por Javier Fesser y se ha dejado llevar por el sentido del humor. A veces un humor muy negro. Así retrata situaciones cotidianas y dramas de la sociedad de hoy en día. “Ese momento cuando nos encontramos tan al límite que no sabemos cómo vamos a reaccionar”, explicó. Y es que las situaciones que se de dan no son para menos: “Reírte de los personajes te lleva a reírte de ti mismo”.

El largometraje se compone de cuatro historias paralelas que acaban teniendo relación entre sí, de una forma cómica, lo que lo hace aun más surrealista. Algunos momentos son realmente graciosos; eso sí, también tiene un trasfondo dramático de crítica social. El elenco de protagonistas lo conforman Chani Martín, Matías Janick, Laura Gómez-Lacueva y Alberto Ferrer. Ellos contaron en rueda de prensa que les fue difícil interpretarlos porque la trama -y el guion- es muy exigente. Como bien dijo el director, son situaciones límites, por lo que sus actuaciones también lo son.

Ramón es un joven que va a heredar la empresa de su padre, que es bastante duro, y él construyó el negocio. Bermejo es un hombre que veranea en Gandía, maniático y obsesivo del orden que necesita cumplir y acatar todas las normas. Ayoub, un africano sin papeles que lucha por cumplir su sueño en España y se cruza una mujer peculiar. Y, en último lugar, Alipio es un pequeño empresario ludópata que desquicia a su familia.