Formalizada la firma del protocolo de cesión de más de 14.000 libros de Antonio Garrido Moraga

El alcalde y la viuda del académico protagonizan el acto de entrega de una de las mejores colecciones privadas a la Biblioteca Pública Municipal de Alhaurín de la Torre

(Prensa Ayto Alh Torre) Ayer viernes tuvo lugar la firma del acuerdo entre el Ayuntamiento de Alhaurín de la Torre y Sonia Hurtado, esposa del fallecido parlamentario, doctor en Filología Hispánica y académico, Antonio Garrido Moraga, para la cesión de más de 14.000 libros procedentes de la colección del conocido profesor que da nombre a la Biblioteca Pública Municipal. Al evento acudieron vecinos del municipio y miembros de la Corporación Local. Con esta entrega, una parte muy significativa de los fondos bibliográficos personales de Garrido ha pasado a integrarse al centro de lectura de Alhaurín de la Torre. En este lote se incluyen aproximadamente 14.200 ejemplares de distintos géneros: novela, poesía, libros de viajes o ensayo, entre otros. Son numerosos títulos dedicados a diferentes temas como la cultura, las tradiciones malagueñas o andaluzas, o la literatura. Cada uno de los libros lleva la etiqueta con sus siglas (AGM), de manera que pueda identificarse fácilmente.

El alcalde, Joaquín Villanova, agradeció a Sonia Hurtado su generosidad; al edil de Patrimonio Histórico-Artístico, Manuel López, su dedicación para que la cesión se haya hecho posible, y a las técnicas de la Biblioteca por su labor incansable. Además, destacó que es una de las colecciones privadas más importantes y que es un “orgullo” poder contar con ella en Alhaurín de la Torre.

Por otro lado, recordó a Antonio Garrido Moraga como un hombre que luchaba por la cultura: “Nos quedamos con su principal mensaje: ¿Qué haríamos sin la Cultura?. Él siempre entretenía y nunca aburría, destacaba en todo lo que hacía como en sus pregones”, resumió el primer edil. Por último, Sonia Hurtado tuvo palabras de agradecimiento y recalcó que su esposo estaría muy orgulloso de este gesto. Además, hizo hincapié en que esto conllevaba un gran trabajo y que todos habían mostrado un respeto absoluto hacia su persona.

La Biblioteca de Alhaurín de la Torre lleva el nombre de Antonio Garrido (quien fue maestro del municipio a finales de los 70) ya desde el año 2001, cuando el servicio se encontraba en la plaza Santa Ana, en lo que hoy es el MAE. Él mismo acudió a la inauguración de ese edificio, en un acto del que se acaban de cumplir 20 años. Con el traslado a la nueva sede, se siguió conservando su nombre. Garrido Moraga falleció en enero de 2018, apenas un año y medio antes de que se inaugurara el actual inmueble.

DISCURSO COMPLETO DE JOAQUÍN VILLANOVA

Queridos amigos:

No sé si lo sabréis, pero como el calendario es caprichoso, resulta que hace justo 20 años, un 8 de junio de 2001, celebramos la inauguración oficial de la anterior sede de la biblioteca pública municipal que lleva desde ese día el nombre nuestro querido y recordado Antonio Garrido. Muy emocionado, Antonio nos decía, en un improvisado discurso, que cuando recibió mi e-mail invitándole a este acto, lloró, porque el frío invierno de Nueva York le llevaba a la nostalgia de aquellos años que pasó en Alhaurín de la Torre, al que calificó como un maravilloso pueblo de la provincia de Málaga que el sol eligió para contraer matrimonio.

Esas hermosas palabras vienen a constatar lo que todos sabemos de Antonio: su extrema sensibilidad y talento para contar las cosas, su enorme delicadeza poética y su inspiración para improvisar permanentemente. Aún le estoy viendo cuando pronunció en primavera de 2002 el Pregón Municipal de Semana Santa en la iglesia de San Sebastián, con una fuerza y un lirismo tales tan impactantes como el hecho de que no llevaba ni un solo papel… Todo lo hizo de forma improvisada, pero sin perder ni un momento el hilo argumental, como hacen las grandes bandas de jazz.

Antonio era, por encima de todo, un amigo, un gran amigo. Una persona cercana, que daba confianza, divertida, jovial, y con todas las cualidades humanas que se quieran imaginar y que no caben en este discurso. Fue una de las personas más cultas que jamás he conocido ni conoceré. Y una persona a la que todo se le daba bien: académico, profesor, parlamentario, escritor, catedrático, crítico literario, pregonero, poeta, concejal, director del Instituto Cervantes de Nueva York…

La unión de Antonio con este pueblo en general y con este alcalde en particular, ha sido constante. Desde que en 1977 pisara Alhaurín de la Torre para ejercer como maestro, en su primer año de docencia, en la antigua escuela del Barrio Viejo, se sintió unido emocionalmente a nosotros. Y con el tiempo, esa unión se fue acrecentando, hasta el punto de que decidimos dar su nombre al noble edificio de la biblioteca, algo que hemos mantenido con el cambio de ubicación y que sigue siendo motivo de orgullo y un privilegio para nosotros.

El que hoy estemos aquí, junto con Sonia, su viuda, también gran amiga y admirable persona, firmando este protocolo de cesión de fondos bibliográficos, significa mucho para nosotros. Para mí, particularmente, es un gesto de enorme generosidad que me conmueve. Una decisión, querida Sonia, que sabremos agradecer y recompensar, porque significa que ahora somos nosotros los que recibimos un trocito del corazón y el saber de Antonio, al igual que él nos dijo hace 20 años que se llevó un pedacito de Alhaurín de la Torre a Nueva York, tras inaugurar la biblioteca.

Desde hoy, el patrimonio bibliográfico de Alhaurín de la Torre da otro salto de calidad gracias a esta generosísima aportación que nos haces en nombre del gran Antonio Garrido, al reunir títulos increíblemente valiosos, difíciles de encontrar, y que un día formaron parte de una de las mejores colecciones particulares que, a buen seguro, existían en Málaga y en Andalucía.

Querida Sonia: Volvemos a estar en deuda con vosotros. El pueblo de Alhaurín de la Torre ha podido disfrutar en innumerables ocasiones del talento de Antonio en sus múltiples intervenciones, pregones, discursos y visitas. Su palabra y su voz siempre resonaron y nos sorprendieron con historias divertidas, apasionadas, curiosas… Impregnadas de un cultura sin límites y un gusto extremo por entretener y nunca aburrir.

A partir de ahora, además, estas estanterías de la biblioteca contendrán innumerables historias que contar y compartir, gracias a vuestra decisión de donarlas al pueblo de Alhaurín de la Torre. Los usuarios de este servicio podrán encontrar todo tipo de novelas, ensayos, poesías, libros de viajes, y también numerosos títulos dedicados a la literatura, la cultura o las tradiciones malagueñas y andaluzas. Y para corresponder a este hermosísimo gesto, hemos decidido que cada uno de estos libros cuente con una etiqueta con sus siglas (AGM), para que los usuarios que lo utilicen o se lo lleven en préstamo puedan identificarlo fácilmente. Es nuestro sencillo y pequeño homenaje a la figura de Antonio, que tanto ha hecho por la cultura de nuestra tierra.

Lo dije antes: Antonio se nos fue demasiado pronto, apenas unos meses antes de que se inaugurara la actual biblioteca, pero su Legado es grandísimo: primero y por encima de todo,  el personal, pero es que ahora, recibimos el documental y bibliográfico. 

Te damos las gracias, Sonia, con toda sinceridad y con todo corazón y queremos que sepas, aunque ya lo sabes desde siempre, que formas parte, sin duda, de esta comunidad alhaurina, de la misma forma y con el mismo cariño y admiración que siempre hemos profesado a Antonio. Puedes contar con todos y cada uno de los aquí presentes cuando desees. Y por supuesto, siempre serás bienvenida a la que es TU CASA, VUESTRA CASA.

Muchas gracias por vuestra atención”.