Málaga se viste de gala en su 24 Festival de cine

(Redacción: Mar Bassa, Fotografía: Juan Manuel Torres) Ni una pandemia y sus respectivas consecuencias han podido cancelar uno de los eventos de la cultura española más relevantes: el Festival de cine de Málaga. Su 24 edición, segunda consecutiva marcada por el coronavirus, empezó ayer en la ciudad del sol. Aun con restricciones y sin su famosa alfombra roja, Málaga se vistió de gala un año más y demostró estar a la altura de la situación sanitaria.

Toma de temperatura al acceder a cada uno de los recintos, aforo reducido y limitado, mascarillas, gel hidroalcohólico en todas las puertas y distancia de seguridad interpersonal. Estas pautas se han convertido en nuestro nuevo hábito desde el año pasado, y en esta ocasión no iba a ser menos. La organización es muy estricta y garantiza la seguridad de todas las personas en el desarrollo de las actividades, haciendo énfasis en que la cultura, y más concretamente el cine, es seguro.

El festival arrancó proyectando la primera película dirigida por Secun de la Rosa, El cover, en el cine Albéniz. Jueves de doble estreno. Y no fue tarea fácil producirla porque la covid-19 irrumpió en pleno rodaje. “Nos pilló la pandemia y cambió parte del equipo, pero sirvió para remontarlo. Secun reescribió, pensó, añadió y quitó cosas”, explicó Marina Salas. Para Alex Monner, esta pausa “le vino muy bien como actor” para pensar sobre su personaje. Además, es la primera vez que canta en un filme.

“La película es un homenaje a la música, Secun la ama”, aseguraba Kiko Martínez, el productor del largometraje. El equipo incidió en que se trata de una producción “marca Secun”, porque cada personaje tiene un poco de él y experiencias propias trasladadas a la ficción. Sin duda, es una película que rinde homenaje no solo a la música y lo que transmite, sino a todos los “artistas guerrilleros”, esos que imaginan y que no tienen miedo. Con pinceladas de humor y un ritmo allegro, es idónea para los melómanos y apasionados de la música.

En ese mismo espacio, Juan Antonio Vigar, director del Festival, y Petra Martínez han celebrado un encuentro por la entrega de la Biznaga Ciudad del Paraíso a la actriz. Se trata de un premio que da reconocimiento a los imprescindibles del cine español y homenajeando su trayectoria. Petra Martínez afirmó que al Festival de Málaga “todo el que viene, quiere repetir”. Y no es para menos.

Silvia Abril y Toni Acosta fueron las encargadas de conducir la gala de inauguración en el Teatro Cervantes. Uno de los momentos más memorables de la noche fue la interpretación de Miguel Ríos y Betty Trío de Que vuelvan los clowns. Después de la introducción de Juan Echanove, el actor hizo un guiño a la actuación de Ríos y apareció en el escenario con una nariz de payaso. Sin duda, esta ceremonia contrasta con la seriedad de los Goya.

Si la primera jornada del Festival de Málaga se tuviera que resumir en dos palabras, estas serían risas y música. Al fin y al cabo, es lo que también nos acompaña y sustenta en los momentos más duros.