Fuengirola recibe las Banderas Azules que acreditan la excelencia de todas sus playas

Mula e Hidalgo reciben las Banderas Azules

Las distinciones ondearán de nuevo, por segundo año consecutivo, en Carvajal, Los Boliches-Las Gaviotas, Fuengirola y El Castillo

Estos galardones ponen en valor la calidad de los servicios, la accesibilidad, la gestión medioambiental, las instalaciones, así como las propiedades de las aguas de la costa fuengiroleña

(Prensa Ayto Fuengirola) Fuengirola ya tiene las cuatro Banderas Azules que certifican la calidad de los servicios y el excelente estado de todo su litoral. La alcaldesa Ana Mula, junto con el concejal de Playas, Javier Hidalgo, han recibido hoy estos galardones internacionales de mano del vicepresidente de la Junta de Andalucía, Juan Marín, en un acto celebrado en Mijas. Será el segundo año consecutivo que estos distintivos ondeen en las cuatro zonas costeras con las que cuenta la ciudad: Carvajal, Los Boliches-Las Gaviotas, Fuengirola y El Castillo.

“Hoy es un día tremendamente especial porque recibimos el mayor reconocimiento internacional posible en materia de calidad de nuestras playas. Hemos recogido los frutos de todo un año de trabajo con la entrega hoy de las cuatro banderas azules que acreditan la excelencia de todo nuestro litoral. Estas banderas son fruto del trabajo de los fuengiroleños, de los profesionales de la playa como chiringuiteros, hamaqueros, titulares de parcelas de ocio, los propios usuarios y por supuesto, de todos los trabajadores municipales que trabajan cada día del año para que todo esté en perfecto estado”, ha asegurado la regidora al término del acto.

Todas las playas de Fuengirola vuelven a ser premiadas con Banderas Azules. La entidad que gestiona estos distintivos en España, la Asociación de Educación Ambiental y del Consumidor (ADEAC), ha concedido galardones a las cuatro playas del término municipal: El Castillo, Fuengirola, Los Boliches-Las Gaviotas y Carvajal, poniendo en valor aspectos como el buen estado de los arenales, los servicios que se prestan en ellos, la accesibilidad, la gestión medioambiental, así como las propiedades de las aguas de toda la costa fuengiroleña.

Las Banderas Azules, que otorga de forma anual la Asociación de Educación Ambiental y del Consumidor (ADEAC), premian la idoneidad de los servicios que se prestan en los arenales, así como otros parámetros, como puede ser la accesibilidad o la calidad del agua, entre otros.

En este sentido, Fuengirola fue pionera, en el año 2001, en tener una playa especialmente adaptada a personas con movilidad reducida. De hecho, a día de hoy, las cuatro playas de la ciudad cuentan con una parcela totalmente adaptada a este sector de la población, con zonas de sombra, suelo de tarima para facilitar el desplazamiento con sillas de ruedas o a personas que presenten otras dificultades, y además, cuentan con asistencia de personal de salvamento. Esto le ha valido a la localidad para obtener, en diciembre de 2020, las Banderas de Accesibilidad Universal en todo el litoral.

En materia de limpieza, el Ayuntamiento  realiza labores de cribado y mantenimiento de los arenales durante todo el año. Y para este verano, ha reforzado el servicio con la incorporación de 40 operarios más provenientes del Plan Aire.

En cuanto a la seguridad, el Ayuntamiento ha dispuesto un dispositivo especial de verano por parte de la Policía Local compuesto por 20 agentes diarios, que atenderán las zonas cercanas al litoral, y quince vigilantes de playa. Dicho despliegue entrará en funcionamiento en los próximos días. Además, el equipo de Gobierno está formalizando estos días la contratación nuevamente del servicio de aeroviligancia con drones en todas las playas de la ciudad, amén de la aplicación móvil que mide e informa a los usuarios del aforo de las playas en tiempo real, un sistema digital que ha sido premiado esta semana como el mejor proyecto de sensorización de España en 2020 por parte de la asociación nacional de empresarios tecnológicos ASLAN.

Calidad de los servicios

El litoral de Fuengirola se extiende en siete kilómetros de playas completamente urbanas y accesibles, divididos en cuatro zonas. En ellas se distribuyen un total 78 parcelas de hamacas; 29 chiringuitos; 64 accesos peatonales a la playa, que cuentan con duchas, lavapiés y asientos de descanso; catorce aseos, once de ellos autolimpiables. Cuatro parcelas de hamacas para personas con movilidad reducida (cada una de ellas cuenta con zonas de sombra y atención personalizada por parte del equipo de salvamento y socorrismo). Zonas de embarcaciones de recreo y deportes acuáticos. También existen cinco áreas de hidropedales y dos de paddle surf. Además, en ellas se ofrece servicio de masaje y fisioterapia.

 

A lo largo de sus arenales se reparten también cinco módulos destinados al Servicio de Salvamento y Socorrismo, más uno de para la coordinación policial. El dispositivo de salvamento y socorrismo cuenta este año con 55 socorristas, apoyado por servicio de aerovigilancia con drones –que se adjudicará próximamente- y una quincena de vigilantes de playa.

Además, en los módulos de socorrismo instalados en cada una de las zonas, hay ‘solmaforos’  que informan a los bañistas del tipo de protección solar que deben utilizar. Las playas también cuentan con sistema de megafonía para avisos a los usuarios y bañistas.

“Este logro, que insisto, es de todos, nos indica que estamos preparados para la recuperación de nuestro turismo. Pese a la pandemia, nuestros operarios y demás trabajadores, unidos a los empresarios de playa, no hemos dejado de trabajar para tener a punto, y mejorar si cabe, nuestro principal atractivo turístico. Estamos deseando acoger de nuevo a todos nuestros visitantes, eso sí, con todas las medidas de seguridad aconsejadas por las autoridades sanitarias. Estamos poniendo todo de nuestra parte para que pueda ser así”, ha finalizado Ana Mula.