Programación cultural propia para municipios menores de 20.000 habitantes

Izquierda Unida y Podemos reclaman a Diputación una programación cultural propia que dé respuesta a las necesidades de los  municipios menores de 20.000 habitantes

Sánchez: “Lo que queremos es cerrar esa brecha que existe entre la oferta cultural que la Diputación programa en la capital malagueña y la que no programa en los municipios menores. Lo que queremos es que los espacios culturales de los municipios se llenen de cine, teatro, música, circo, exposiciones, etc., de forma coordinada entre la Diputación de Málaga y los propios municipios”

(Nota de prensa Izquierda Unida y Podemos) La confluencia de IU y Podemos reclama a la Diputación Provincial “una política cultural que dé respuesta a las necesidades de los municipios menores de los 20.000 habitantes en los que la Diputación debe volcar todos sus esfuerzos. Venimos reclamando una política cultural propia de la Diputación de Málaga con y para estos pueblos. No se entiende que la programación de la Diputación de Málaga se programe, se desarrolle y se fomente de forma continua en el tiempo única y exclusivamente en la capital malagueña”.

Desde IU y Podemos señalan que “la Diputación de Málaga es una administración pública que debe centrar su atención principal y preferentemente en los municipios de menos de 20.000 habitantes, sin embargo, y como venimos denunciando públicamente en estos últimos años, la atención que desde el equipo de gobierno de PP y C´s se está prestando a dichos municipios es manifiestamente insuficiente, no por falta de implicación de los trabajadores y trabajadoras, sino más bien por falta de apuesta política de quienes tienen que dirigir y gestionar las políticas públicas”.

El Centro María Victoria Atencia, el Centro Cívico (desterrados sus usos tradicionales para transformarlo en un espacio cultural), la Biblioteca Cánovas del Castillo o el nuevo centro Cultural la Malagueta, completan la oferta cultural de Málaga ciudad, una ciudad con recursos económicos y materiales muy superiores a los del cualquier municipio menor de 20.000 habitantes. Mientras, otros edificios culturales, también propiedad de esta Diputación, se ceden a los municipios donde se ubican y se abandona la oportunidad de desarrollar una programación cultural propia en coordinación con dichos ayuntamientos, los espacios que se ubican en la capital gozan de una actividad constante.

La portavoz de la confluencia, Teresa Sánchez, subraya que “no pretendemos que se cierren infraestructuras públicas, no pretendemos crear enfrentamiento ni división entre ciudadanos dependiendo del lugar donde vivan, para eso ya está el equipo de gobierno de PP y C´s, lo que queremos es precisamente cerrar esa brecha que existe entre la oferta cultural que la Diputación programa en la capital malagueña y la que no programa en los municipios menores. Lo que queremos es que los espacios culturales de los municipios se llenen de cine, teatro, música, circo, exposiciones, etc., de forma coordinada entre la Diputación de Málaga y los municipios menores de 20.000 habitantes de la provincia”.

La diputada Maribel González recuerda que “el sector de la cultura es uno de los más golpeados por la crisis derivada de la pandemia que vivimos. Un sector heterogéneo que engloba a profesionales y empresas con características muy distintas pero que suman alrededor de 800.000 puestos de trabajos en nuestro país entre los que se encuentran personal de carga y descarga, iluminación, sonido, actrices y actores, cantantes, profesionales del baile, músicas y músicos, personal técnico de vídeo, etc.”.

“Hablan de reactivación económica pero olvidan al sector cultural que podría estar trabajando por la provincia si pusieran en marcha un circuito provincial para llevar la cultura a los pueblos. Hablan de despoblación, pero no apuestan por hacer llegar derechos a la ciudadanía en los pueblos. Hablan de recursos económicos pero convierten Fondos Incondicionados en condicionados, hablan de autonomía local pero no articulan mecanismos de coordinación para hacer efectiva esa autonomía”, apunta González.

“Que rule la cultura, que llegue a cada rincón de la provincia, es el objetivo de esta iniciativa que traemos hoy a Pleno, esta Diputación dispone de medios para ello. La cultura puede y debe ser un derecho para toda la ciudadanía de la provincia, la cultura puede y es un sector económico en nuestra provincia, además durante la pandemia ha sido un pilar fundamental”, abunda la portavoz Sánchez.

IU Y Podemos proponen incluir a los municipios de la provincia en la oferta cultural de “Culturama”, sirviendo de escenarios para esta oferta cultural; que el  Equipo de Gobierno de la Diputación Provincial de Málaga se reúna con todos y cada uno de los municipios menores de 20.000 habitantes y planifique una programación cultural propia de la Diputación de Málaga que se desarrolle y complemente la programación cultural propia de los ayuntamientos; que se realice un inventario de las instalaciones culturales que existen en los municipios que incluya características técnicas como el aforo, la accesibilidad, el equipamiento audiovisual o el equipamiento para emisiones en streaming entre otras cuestiones; o que se pongan en marcha los circuitos culturales de música y artes escénicas ofreciendo actividad cultural en los municipios y reactivación al sector cultural de la provincia de Málaga; a dotar económica, técnica y humanamente la puesta en funcionamiento y desarrollo de una programación cultural propia de la Diputación dirigida y enfocada a los municipios menores de 20.000 habitantes, incluyendo el desarrollo de Culturama en los pueblos y los circuitos culturales de música y artes escénicas; y establecer una línea de ayudas para las empresas y profesionales dedicados al sector cultural, que les ayude a retomar la actividad y que priorice a quienes ofrezcan una programación volcada en los municipios de menos de 20.000 habitantes.

La presentación de esta moción plenaria se acompaña de una acción en redes sociales que bajo la etiqueta #QueRuleLaCultura tiene como objetivo reclamar que la programación cultural de la Diputación llegue a los municipios y complemente de forma coordinada la oferta propia.