Apoyo a las personas con enfermedad renal crónica

La Diputación apoya un proyecto para personas con enfermedad renal crónica en la provincia

El diputado de Tercer Sector, Francisco José Martín, señala que la iniciativa de la Asociación Alcer ha sido financiada con 20.000 euros dentro de la convocatoria de ayudas a entidades del tercer sector de la institución provincial

Se desarrollará en los municipios de Benamargosa, Algatocín, Casares, Álora, Almáchar, Archidona y Yunquera

(Prensa Diputación) La Diputación de Málaga, a través de la delegación de Mayores, Tercer Sector y Cooperación Internacional, impulsa el proyecto de la asociación Alcer  ‘Creando redes de apoyo para personas con enfermedad renal crónica’ que se desarrollará en Benamargosa, Algatocín, Casares, Álora, Almáchar, Archidona y Yunquera, municipios menores de 20.000 habitantes de la provincia, y cuyo objetivo es acercar los servicios necesarios a la población residente en los municipios más pequeños y alejados para despejar dudas, inquietudes y necesidades relacionadas con enfermedades renales y el covid-19.

Así lo ha anunciado el diputado de Tercer Sector, Francisco José Martín, acompañado de la presidenta de la asociación Alcer, Josefa Gómez, en la presentación del proyecto que persigue mejorar la calidad de vida de las personas con enfermedades renales ofreciéndoles una información cercana y adaptada, atención personalizada y una red de apoyo entre los agentes implicados.

En este sentido, Martín ha explicado que esta iniciativa está financiada con 20.000 euros, gracias a la convocatoria de ayudas de la Diputación de Málaga dirigida a entidades del tercer sector para la ejecución de proyectos de atención a la ciudadanía.

Asimismo, el diputado de Tercer Sector ha recordado la implicación y el compromiso de la institución provincial con las personas más desfavorecidas y la importancia y la necesidad de la interacción entre las distintas administraciones, entidades y agentes sociales  que permitan tejer una red de recursos para que proyectos de esta índole puedan desarrollarse y sirvan además de ejemplo para otros municipios.

Por su parte, Gómez ha agradecido la ayuda para poner en práctica un proyecto que es necesario para la ciudadanía, ya que según reflejan los datos, en la provincia hay aproximadamente 5.200 personas con enfermedad renal que se encuentran en tratamiento renal sustitutivo o en estado avanzado, de las cuales 1.200 personas sufren problemas renales, 800 están en diálisis y se contabilizan más de 3.200 personas trasplantadas.

Fases de ejecución del proyecto

Entre los objetivos específicos del proyecto, tal y como ha explicado la presidenta de Alcer, se encuentran informar y asesorar a las personas con enfermedades renales que residan en municipios menores de 20.000 habitantes de las necesidades del tratamiento específico en el que se encuentren, dar cobertura a los pacientes con necesidades psicológicas, sociales y nutricionales, así como fomentar el arraigo de los enfermos que requieren un cuidado muy específico en sus municipios.

En primer lugar, se procederá a realizar un acercamiento, con encuentros presenciales y virtuales, para organizar posteriormente una red de apoyo y colaboración entre las asociaciones y los servicios sociales y sanitarios, de forma que se complementen entre todas.

Gómez ha explicado que las distintas actividades se realizarán durante los próximos meses y se potenciarán a través de los diferentes contactos con los ámbitos sociales, sanitarios y tecnológicos de las distintas comarcas de la provincia para poder llegar al máximo número de personas que padecen esta enfermedad y residen en pequeños municipios de la provincia. Igualmente, se ofrecerá apoyo a personas con enfermedades renales que, debido a la crisis sanitaria generada por el coronavirus, han empeorado su situación socioeconómica, psicológica y nutricional.

Además, este proyecto también está destinado a evitar la brecha digital y el despoblamiento, facilitando el acceso a los medios tecnológicos a través de los centros Gualdainfo, que les ayudarán a familiarizarse con las nuevas tecnologías, así como a tramitar una cita con el equipo de psicólogos, nutricionistas o trabajadores sociales de Alcer.

Por último, Martín ha recordado el carácter innovador de esta iniciativa que “salva la distancia física como obstáculo para ofrecer atención integral personalizada a un colectivo desfavorecido, como son los pacientes renales y sus familiares, a través de las nuevas tecnologías, y proporciona atenciones directas, online, a pacientes que se encuentran a kilómetros de distancia de la sede de Alcer en Málaga capital”.