Cosas que quizás no sabías y te ayudarán a mantener unos dientes perfectos

Consejos poco conocidos, trucos ideales para tener una salud bucodental impecable.

No hay nada como poder lucir una sonrisa sin complejo alguno. A veces, lo que comemos y lo que bebemos, amén de otros factores, hacen que nuestros dientes no luzcan tan bien como deberían.

Suciedad, amarillez, pérdida del esmalte. Son pequeños detalles que poco a poco se van sumando, hasta que llegan a un punto en el que te cohíben y hacen que no sientas seguridad al sonreír. Pero no hay de qué preocuparse, porque siguiendo ciertos hábitos, puedes conseguir un buen resultado.

¿Qué hábitos? Los que vas a aprender aquí. Hemos recopilado los trucos más curiosos y las recomendaciones más eficaces para ayudarte a tener unos dientes perfectos. Si quieres lucir una sonrisa de película, solo tienes que seguir las indicaciones que te vamos a dar aquí.

Aunque, antes de entrar en materia, tenemos que recordarte que la figura del dentista profesional está ahí siempre para ayudar. Estos profesionales pueden ser justo lo que necesitas para lucir unos dientes de estampa.

Los mejores trucos para tener una dentadura perfecta

A veces solo hay que conocer las pautas correctas y los trucos adecuados para que cosas difíciles resulten más fáciles. Obviamente, no te traemos aquí remedios milagrosos que te vayan a cambiar la dentadura por completo, pero sí que te vamos a dar unos trucos que te van a venir la mar de bien.

Detalles como el total de cepillados diarios, otras herramientas para la dentadura que pueden ayudarte o hasta recomendaciones alimenticias. Todo lo que imagines que pueda venirte bien está aquí, incluso algunos tips que no son tan conocidos, pero que también ayudan mucho.

Existen herramientas muy buenas que desconoces

Seguramente hayas ido alguna que otra vez al dentista y hayas visto los instrumentos que manejas. ¿Sabías que algunos de ellos te pueden ser muy útiles en casa? El irrigador dental es uno de los más interesantes. Limpian a presión con agua, eliminando la suciedad más adherida.

Si tienes dudas a la hora de encontrar un buen irrigador dental te recomendamos echar un ojo a ComprarLasMejores, donde analizan los mejores modelos de irrigadores bucales calidad precio que están disponibles actualmente en el mercado.

Eso sí, tienes que aprender a manejarlo con cuidado. Por eso, te recomendamos echar un vistazo a la red para dar con los mejores consejos si quieres usar un irrigador.

Evita apretar los dientes

Esto es bastante difícil en muchos casos, sobre todo cuando se está viviendo una etapa con mucha presión o estrés en el día a día. El problema de apretar o rechinar los dientes es que puede hacer que se desgaste el esmalte, por lo tanto, pierden blancura y protección.

Intenta controlarte y presta mucha atención para dejar de hacerlo. ¿Te pasa por las noches? En ese caso, es ideal que acudas a un especialista para que te ayude.

Cepilla con suavidad

A veces pensamos que por apretar más con el cepillo vamos a retirar más fácilmente la suciedad, y no es para nada buena idea. Lo mejor es hacer movimientos circulares y suaves, aunque persistentes.

Es más importante el tiempo que dedicas al cepillado y la cantidad de veces que lo haces al día, recomendable 3 ocasiones, que el resto. Si aprietas más es más posible que te lleves el esmalte por delante, con todo lo que eso implica para tu dentadura.

Cambia tu cepillo con frecuencia

¿Sabes que hay que cambiar de cepillo cada dos o cada tres meses? Seguro que no, y ahí estás guardando y usando todavía el del año pasado. Cuando pasan 90 días aproximadamente, las cerdas del cepillo empiezan a deteriorarse, además de que se acumula suciedad.

Por eso hay que renovar cada poco. De hecho, si tenéis cepillo eléctrico en casa, tenéis que cambiar de cabezales siguiendo ese mismo patrón de tiempo. En caso contrario, lo que conseguirás será una peor limpieza y más bacterias en tu boca.

El enjuague bucal es de mucha ayuda

Dicen que hay que cepillarse los dientes tres veces al día. Aparte de eso, no es mala idea usar enjuague bucal también dos veces. Una a primera hora de la mañana, con el primer cepillado tras el desayuno. Otra a última hora del día, con el cepillado tras la cena.

Evita problemas de mal aliento, de caries y de placa. Y lo que es mejor también refuerza el blanqueamiento de la dentadura. Son todo ventajas.

¿Te cepillas la lengua?

Siempre pensamos en cepillarse los dientes cuando se habla de usar un cepillo, pero lo cierto es que la lengua también retiene suciedad, y mucha más de lo que se piensa. Por eso mismo, con cada cepillado, también hay que cepillarse un poco la lengua.

Para conseguir buenos resultados al hacer esto, debes echar un vistazo a los cepillos que hay con cabezal especial. Traen una parte de goma pensada precisamente para eliminar la suciedad de la lengua. Así consigues unos dientes más limpios y una boca más limpia.

La dieta ayuda mucho

Se dice mucho eso de que somos lo que comemos y, en cierto modo, es algo con muchísima razón. Para empezar, es esencial tener una dieta equilibrada si quieres que tus dientes luzcan mejor. Unos alimentos variados implican un buen reparto nutritivo.

Además de eso, hay alimentos que ayudan a eliminar suciedad de los dientes. Cosas como la zanahoria o el apio ayudan mucho en este sentido, porque tienen un efecto limpiador de lo más interesante.

Con todo esto, también hay que recordar que en muchas ocasiones lo mejor es acudir directamente a especialistas en salud bucodental. Estos trucos vienen bien para mantener una buena rutina y que los dientes estén sobre todo cuidados y limpios, pero hay cosas en las que se vuelve necesaria la intervención de especialistas.

Y no necesitas más. Con estos trucos y con la ayuda de expertos cuando sea necesario, podrás seguir luciendo tus dientes mucho más blancos y cuidados.