Artículo Periodístico 2.470º: “Sentencias XXIII de Juan de Portoplano”

El de Portoplano se miraba en el espejo interior, y le venían multitud de recuerdos, multitud de preguntas, quizás, no había alcanzado nunca el silencio-vacío de la propia mente. Quizás, nunca había buscado por esos derroteros…

– Me temo que los humanos nos perdemos demasiado en el mundo de las palabras. O, mejor dicho en esa combinación entre palabras y deseos-emociones.

– Si un Estado se debilita, entonces, poderes externos al Estado intentan aprovecharse de su debilidad, pero poderes que pueden ser y estar en su misma sociedad, o poderes derivados de otras sociedades-Estados.

– A menos demografía de una sociedad-Estado, en principio, tendrá en el concierto nacional la misma soberanía teórica, pero no la misma soberanía real.

– El problema de dividir un Estado en cuatro o cinco Estados, a medio plazo de tiempo, es que en la realidad, todos los ciudadanos, unos más que otros, perderán soberanía real. Y, esto es el problema grave. Un Estado de cincuenta millones de habitantes, si se divide en tres Estados, serán al final, tres Estados de menos de veinte millones de personas cada uno.

Por lo cual, habrán perdido en la realidad, la soberanía cada ciudadano y la sociedad entera y el Estado en el concierto de su región y del mundo. Creerán que tienen más soberanía, cada ciudadano que desea secesionar su Estado, pero en la práctica todos habrán perdido soberanía real. Y la soberanía, es el principio que fundamenta el resto de grandes valores sociopolíticos: libertad, derechos reales e individuales y colectivos, independencia, poder, etc.

¡Pero esto hoy, decir esto, plantear esto en algunos lugares del mundo, es como hablar con el agua de la lluvia que cae fría y dura…!

– Mala dirección va una sociedad-país-Estado si las personas moderadas, empiezan a estar cansados de las grandes instituciones sociales y políticas de su sociedad, sean públicas o privadas. Pongan ustedes ejemplos.

– Una de las maneras de organizar-gestionar hoy el mundo, es crear entidades intermedias, con fines concretos, que pueden ser con dinero público o privado, o con ambas realidades mezcladas y combinadas. Y, van desde instituciones y entidades supranacionales, hasta organizaciones no gubernamentales. Son diríamos palancas, con las que se mueven-remueven-conmueven-dirigen-gestionan en parte el mundo, que completan y complementan el resto de entidades sociales, derivadas-deducidas-inducidas-gestionadas directamente por el Estado.

Por tanto, diríamos que existen, tres grandes entidades-motores de la gestión social: las entidades privadas (sistemas mercantilistas y financieros y empresariales), entidades nacionales y supranacionales, de corte público o privado, dependiente de organismos del Estado o de las ONG, y en tercer lugar, las Entidades que conforman el Estado, en todos sus grados.

Estas tres áreas, diversas-diferentes, que se mezclan-entremezclan y combinan-recombinan de mil modos-maneras, diríamos que son los instrumentos, en mayor o menor grado, con los que se dirigen-gestionan hoy las sociedades. Diríamos se fragmenta el poder, en cientos de poderes, pero también, puede que ese poder fragmentario, responda, a fórmulas múltiples y diversas, pero que tienen, un “foco en cada territorio”, o quizás, en el mundo, respondan a cuatro o cinco grandes focos que son los que intentan dirigir-gestionar el mundo. O, dicho de otro modo, la sociedad-mundo humano, continúe existiendo con un cierto grado de racionalidad-eficiencia, y no caiga, en la multitud de posibilidades de desorden, como la historia muestra-demuestra hasta la saciedad, cada cierto periodo de tiempo, en todas y cada uno de los territorios geográficos o sociales o culturales…

– Como no estoy en la enseñanza oficial, ni extraoficial, ni doy conferencias, ni presento libros, ni siquiera hago exposiciones, ni me publican artículos en revistas especializadas, supongo, que modestamente, mi foro para expresar contenidos filosóficos y literarios y plásticos, están en Internet. Ese es mi foro-plaza-academia-cátedra, pero no se engañe, apenas nadie bebe de esas aguas. Es lógico antes están Hegel y Kant y Buda y, unos cientos de nombres y unas miles de obras…

– Demasiadas personas, que viven bien, que podrían tener hijos, no los tienen, por decisión personal. No voy a juzgar los planteamientos personales, pero si estimo que es un error para la sociedad, que las elites o clases medias altas o medias, cada vez tengan menos hijos. Dirán que el problema de la superpoblación, pero esto es otra cuestión, que tendríamos que dedicar muchos cientos de páginas.

– Todo hombre busca a Dios, al Ser Supremo Omnipotente y omnibenevolente y omnibello. Otra cosa, es que llegue a la conclusión de su no existencia…, pero todo ser humano está durante toda su existencia buscando a Dios…

– Vivir con sosiego y moderación con suficiente en bienes materiales y bienes de salud biológica y psicológica y bienes culturales y bienes espirituales-religiosos. Vivir con suficiente de todos esos bienes, en medio de la paz social y política, quizás sea lo que más se acerca a la felicidad…

http://twitter.com/jmmcaminero           © jmm caminero (28 octubre)