Enfermeros de la Unidad de Ictus del Hospital Regional de Málaga implantan un sistema para identificar pacientes según su afectación y mejorar sus cuidados

El ‘Proyecto Flecha’ reconoce por colores y señala el lado afecto de la persona ingresada

(Prensa Junta Andalucía) Enfermeros de la Unidad de Ictus del Hospital Regional Universitario de Málaga han implantado un sistema novedoso para identificar pacientes según la patología y la afectación que presenten con el objetivo de mejorar sus cuidados durante su estancia en este área. El proyecto identifica por colores la afección de los pacientes de forma que a través de contacto visual pueden reconocer las necesidades de cada uno de ellos.

Denominado ‘Proyecto Flecha’,  este programa comenzó a funcionar a mediados de 2020 y consiste en la identificación de los pacientes de la Unidad de Ictus con una flecha en el cabecero de la cama de uno de los 4 colores, según el tipo de patología y cuidados que necesitan. Así, se emplea el color rojo para el ictus hemorrágico, el amarillo para el ictus isquémico, el verde para las hemorragias subaracnoideas y el azul para las angioplastias.

Uno de los enfermeros de este equipo de trabajo Sergio González-Román, explica que cada flecha tiene un código QR que redirige a una guía clínica de cuidados individualizados divididos por días de estancia. “De esta manera rápida y visual podemos identificar el tipo de ictus con el que tratamos y los cuidados específicos para cada uno de ellos”, señala, al tiempo que recuerda cómo la idea surgió de la reflexión en el grupo de trabajo de enfermería de la Unidad sobre cómo estandarizar los cuidados y a la vez hacerlos más accesibles a los compañeros nuevos.

El concepto ‘flecha’ señala en los ictus isquémicos y hemorrágicos el “lado afecto” o posiblemente dañado, el contrario del lugar donde se encuentra la lesión o en el caso de las angioplastias el lugar por donde se ha accedido vascularmente. Por ejemplo, en el “lado afecto” se intenta no poner manguitos de presión, vías venosas periféricas o extraer analíticas. “La identificación del tipo de ictus en los pacientes ingresados en la Unidad nos permiten aplicar los protocolos y cuidados específicos para su patología y momento de evolución además de facilitar en un momento de urgencia simplemente con un vistazo la patología de base”, agrega el enfermero, que apunta a la importancia de que esta identificación visual facilita también los cuidados de movilización, higiene y atención.

En las unidades de Ictus las primeras 72 horas de estancia del paciente son las que más importancia requieren, sobre todo por la vigilancia sobre las posibles complicaciones o repetición de los síntomas del ictus y para el buen control tras los procedimientos de revascularización o fibrinólisis. “Es importante la valoración neurológica frecuente junto al neurólogo referente por los posibles cambios neurológicos, la monitorización continua y la validación de las constantes o la atención a la disfagia y rehabilitación precoz”, explica Sergio González-Román.

La Unidad de Ictus del Hospital Regional de Málaga atiende a pacientes que sufren ictus isquémicos o hemorrágicos y pacientes a los que se les hace alguna intervención vascular como angioplastias, que precisan de cuidados específicos. La importancia de unos cuidados específicos en cada tipología de ictus y sobre todo en los procesos de revascularización (trombectomía) y fibrinolisis, es fundamental para la recuperación exitosa del paciente. Estos cuidados incluyen desde la valoración neurológica frecuente, al control de constantes vitales, la atención a la disfagia y la rehabilitación precoz.

La Unidad de Ictus del Hospital Regional de Málaga participa de la iniciativa ‘Angels’, que trabaja para favorecer el tratamiento y los cuidados del ictus en distintos países y a distintos niveles. Los enfermeros de dicha unidad del Hospital Regional de Málaga participan en el grupo de trabajo andaluz para la mejora de los cuidados en este tipo de unidades con el fin de mejorar conocimientos y experiencias. Asimismo, está incluida dentro de la estrategia BPSO (Centro comprometido con la excelencia en cuidados).

La Unidad de Ictus del Hospital Regional Universitario de Málaga, que atiende cada a año a más de 500 pacientes, es de referencia provincial para la revascularización por trombectomía, una técnica que realiza el equipo de Radiología vascular e intervencionista 24 horas al día y que precisa de un equipo de enfermería preparado y formado para la asistencia a este tipo de pacientes en cualquier momento.

Con esta guía de cuidados unida al denominado “proyecto flecha”, este equipo de trabajo enfermero también quiere convertirse en referentes sobre los cuidados a realizar en este tipo de pacientes. “Compartir conocimientos y experiencias es lo que hace posible que avancemos en la enfermería de hoy en día”, señala Sergio González-Román.