La Policía Local de Fuengirola realizó cerca de 1.200 servicios de auxilio humanitario durante el pasado año

Se trata de una labor recurrente que afrontan las patrullas policiales en su día a día y que se centra, principalmente, en atender caídas de personas mayores en sus domicilios


(Prensa Ayto. La Policía Local de Fuengirola realizó un total de 1.198 servicios de auxilio humanitario durante el pasado año. La mayor parte de estas actuaciones fueron motivadas por caídas de personas mayores en sus domicilios o en la vía pública.

Se trata de una labor que los agentes municipales afrontan como parte de su trabajo diario y que se ha vuelto frecuente en los últimos tiempos como consecuencia de la mayor estancia de las personas mayores en sus casas y las limitaciones de movilidad, si bien también realizan cuando ocurre en la vía pública.

En estos casos, la Policía Local recibe avisos telefónicos en su Sala de Comunicaciones, cuyos funcionarios comunican a alguna de las patrullas policiales que se encuentre más cercana al lugar de los hechos. Son estos policías los que localizan el punto exacto o el domicilio e intervienen para ayudar a levantarse o avisar a los servicios médicos en caso de que la persona no pueda reestablecerse en el momento.

El auxilio humanitario es una función inherente a las tareas policiales y que los funcionarios del orden tienen que compaginar con las demás labores habituales del cargo, como el control del tráfico, la seguridad ciudadana, así como, desde el inicio de la pandemia del COVID-19, la vigilancia activa de las medidas preventivas decretadas por las autoridades sanitarias.

A este respecto, el cuerpo policial fuengiroleño ha tramitado más de 7.700 boletines de denuncia desde marzo del pasado año por incumplimientos de algunas de las citadas normas durante los diferentes periodos de la crisis sanitaria.

De igual modo, los policías fuengiroleños han asumido labores de seguimiento de pacientes positivos de COVID-19 en colaboración con el Distrito Sanitario Costa del Sol, llegando a gestionar una media de 300 rastreos semanales a finales del pasado mes.

Para realizar estas tareas, los agentes reciben varias veces por semanas los listados emitidos por el Distrito Sanitario Costa del Sol y también los que realiza la Delegación de Salud y Familias de la Junta de Andalucía, a través del área de epidemiología. A partir de los datos aportados por las entidades sanitarias, los agentes realizan un primer contacto telefónico con el positivo para comprobar si realmente éste está cumpliendo con el aislamiento domiciliario al que está obligado.

Posteriormente, y en caso de que sea necesario, una patrulla realiza visitas domiciliarias en las que contrasta la veracidad de lo comunicado por teléfono.

Igualmente, el Distrito Sanitario remite al cuerpo local listados de personas que no consiguen localizar con sus medios. En estos casos, los agentes deben comprobar si están en el padrón y, en la mayoría de los casos, localizarlos personalmente.