El PSOE exige a la Junta que subvencione los programas ERACIS para continuar con la inclusión de 106.000 personas vulnerables

(Gabinete de Prensa del Grupo Municipal Socialista en el Ayuntamiento de Málaga) Los socialistas advierten de que decenas de proyectos de inserción e inclusión social están en peligro de desaparición porque el Gobierno de Moreno Bonilla no ha publicado la nueva convocatoria de estas estrategias locales, con carácter bianual, y que ahora carecen de financiación en plena pandemia

 El portavoz socialista, Daniel Pérez, ha pedido a la Junta de Andalucía “que haga pública la convocatoria de los programas ERACIS, que consiste en una serie de planes de inserción y medidas económicas dirigidas a zonas vulnerables y del que actualmente se benefician más de 106.000 personas en situación de exclusión social”.

Según el socialista, esta estrategia destina un proyecto a cada entidad social para trabajar en seis zonas del municipio, que son el eje formado por Campanillas, Los Asperones y Castañetas; Dos Hermanas, Nuevo San Andrés y El Torcal, en Carretera de Cádiz; La Corta, en el distrito de Bailén-Miraflores; Cruz Verde y Lagunillas en la zona Centro; Trinidad y Perchel, también en zona Centro, además de Palma-Palmilla. “Da empleo a 63 profesionales, de los cuales 43 son trabajadores sociales y 20 son educadores sociales”.

Durante una visita al distrito de Palma-Palmilla, donde se desarrollan varios proyectos, y en compañía de las concejalas socialistas Rosa del Mar Rodríguez y Lorena Doña, Pérez ha recordado que esta Estrategia Regional Andaluza para la Cohesión e Inclusión Social “surgió en el año 2017 como una herramienta para trabajar por la inclusión y la inserción laboral en zonas de Málaga especialmente deprimidas”. Esta red de asistencia y formación actúa sobre 14 barrios de la capital “para dar una oportunidad a más de 106.000 personas, que ahora podrían verse abandonadas por la administración durante una pandemia que todavía no tiene visos de terminar”.

“En este momento que vivimos de pandemia, el empleo va a seguir cayendo, no podemos dejar a trabajadores en la calle por la falta de responsabilidad del Gobierno de la Junta”. Por eso, el líder socialista ha pedido al Ejecutivo de Moreno Bonilla “que ponga fin a los retrasos en los pagos a las asociaciones sociales que conforman esta estrategia de integración por un lado, y que se comprometa de una vez a publicar la convocatoria de 2021-2022”. Según Daniel Pérez, “es imprescindible que la Junta de Andalucía ejecute ya el calendario de ayudas con fecha 1 de enero de 2021 para que no se interrumpa el servicio prestado en el apoyo a las personas por parte de las entidades”.

Por su parte, la concejala Rosa del Mar Rodríguez, que es la responsable de Derechos Sociales por el grupo socialista, ha recriminado a Moreno Bonilla “que la Junta de Andalucía deja huérfana a 106.000 personas sin proyectos de integración en 14 barrios que se quedan sin un recursos imprescindible para la inclusión social”. La socialista ha recordado que en 2018 salió la convocatoria y las asociaciones presentaron sus proyectos, “si bien no pudieron ponerlos en marcha hasta finales de 2019. Lo más dramático es que si la Junta no mueve ficha ahora, a finales de este mes ya podríamos dar por finalizados unos servicios que han demostrado ser muy útiles para la población”.

“Era un ejemplo de modelo trabajo de entidades del tercer sector junto a los Servicios Sociales Comunitarios que hacía que estas 106.000 personas desfavorecidas tuvieran acceso a los recursos sociales”. Los recursos financieros específicos de esta estrategia proceden de la Consejería de Igualdad y Políticas Sociales y del Programa Operativo FSE Andalucía 2014-2020, del proyecto denominado ‘Diseño y ejecución de Estrategias Locales de Empleabilidad e Inserción Social de las personas en situación o riesgo de Exclusión Social’. “Este plan ERACIS tiene como objetivo principal la promoción del bienestar social y el desarrollo comunitario, ayudar a las personas que residen en zonas vulnerables a formarse y entrenar habilidades que les servirán para el ámbito laboral y para la vida en general”, ha defendido Rosa del Mar Rodríguez.

“Con los retrasos en pagos de la Junta de Andalucía y la ausencia de la convocatoria, por el momento, para los próximos dos años, hemos visto cómo la Asociación al Servicio de la Investigación y la Tecnología (ASIT) clausura su centro Aquiles de Empleo en La Palmilla y en Castañetas. Seis de sus trabajadores se han empleado en formar a 25 personas desde finales de junio en nuevas tecnologías, además de ayudar en trámites a familias afectadas por la brecha digital”, ha informado la edil socialista.

De hecho, esta actividad de cooperación y trabajo en red entre entidades y Ayuntamiento de Málaga (Servicios Sociales comunitarios) “se ha visto interrumpida a 31 de diciembre ya que muchos de las entidades sociales han finalizado el periodo de ejecución de la subvención solicitada”, ha informado la responsable del área de Derechos Sociales por el PSOE.

Rosa del Mar Rodríguez también ha citado el trabajo de Prodiversa, que creó en diciembre de 2019 el programa ‘Entra’ y que ahora deberán clausurar, “despidiendo a cinco trabajadores y dejando en la calle a decenas de usuarios de Palma-Palmilla y distrito Centro”. Para la socialista, “el objetivo de este programa es establecer los mecanismos que permitan acceder a las personas residentes en zonas desfavorecidas a los distintos sistemas de protección social, especialmente a los de empleo, salud, vivienda y educación así como a otros servicios públicos”. Además de las anteriores organizaciones, también se ven afectadas Arrabal, Málaga acoge, Incide, Inpavi, Asociación Marroquí para la Integración, Animación Malacitana, entre otras, que han finalizado a 31 de diciembre o finalizan en los primeros meses de este año su acción por la falta de la convocatoria de la Junta de Andalucía.  “Con la falta de financiación por parte de la Junta y con muchos de los programas pagados a escote por las asociaciones, que adelantaron el dinero para arrancar las actividades, ahora el Gobierno regional tira del freno de mano dejando a más de 106.000 personas en riesgo de exclusión sin estas estrategias locales”, ha zanjado Rodríguez.