«Libro de artista: El Nuevo Testamento del Sacromonte»

Libro o libro de artista o mural El Nuevo Testamento VicMar (08) (M.A) del Sacromonte formado por 141 hojas, tamaño cartulina, 65 por 50 centímetros, pintadas por los dos lados (con textos del Nuevo Testamento y textos literarios).

Ha sido realizado entre el 3 de enero del 2008 al 15 de octubre del 2008. Además contiene una carpeta en cartón de un tamaño un poco mayor, pintadas por los dos lados. Donación  gratuita, en octubre del 2008, a la Abadía Sacro Monte. Granada. Autor de las pinturas JMM.

– Esta obra, y otros libros o libros de artista o códices iluminados-ilustrados-miniados-pintados, con técnicas y estilos actual de este autor, son «adaptaciones e imitaciones de copia de los libros medievales, que eran ejemplares únicos, por razones obvias-evidentes-fehacientes, y, algunos de ellos, tenían pinturas-dibujos-ilustraciones-minados-iluminaciones», que acompañaban al texto. Es decir, una unión entre texto escrito y texto dibujado-pintado.

Indicaba que este libro-libro de artista-códice, que presentamos, entre otros motivos y razones, aunque «puedan estar, actualmente, en la categoría de libros de artista, son esencialmente, libros o similares a los medievales miniados-iluminados». Cierto es que con las tendencias-estilos-técnicas actuales. Denomino actuales, a los estilos de vanguardia, es decir, el arte contemporáneo, que empezó con algunas pinturas de TurnerGoyaC. D. Friedrich, que son los paridores-gestadores del arte posterior o de vanguardia, pero que se desarrolló-explotó con el impresionismos-cubismo-surrealismo-expresionismo-abstracción, y, todo el resto de movimientos.

Esta obra, y otras de este autor, no son «meramente ilustraciones», es decir, dibujos-pinturas, con el estilo del momento, en la época medieval, eran románicas, después góticas, e, incluso libros ilustrados, con técnicas estéticas renacentistas, sino que no son expresiones visuales, con esa combinación de neofiguraciones y neoasbracciones actuales, sino que son «recreaciones». Concepto que debería explicar.

Si tocamos el fragmento bíblico de la «multiplicación de los peces y de los panes», puede que existan referencias, pintadas-dibujas con palabras, ese concepto, puede que también, tenga algún signo-imagen, un pez o un pan o varios, simbolizados de una manera o de otra. Pero esta obra, como todas las de este autor, son «recreaciones», existen ilustraciones y replanteamientos de esas escenas, pero también, tienen muchas, que «parece que no tienen nada que ver con el texto bíblico o literario», pero si lo tienen, en cuanto, «diríamos se sitúan en momentos psicológicos y estéticos precedentes, protofilosóficos o protoreligiosos o protoespirituales».

Es decir, un sujeto receptor, antes de que sea capaz de entender y comprender, el enorme misterio-enigma-signo portentoso-milagro, realizado por el Nazareno, de los panes y peces, «tiene que situar su pensamiento y sentimiento en escalas anteriores y precedentes», no solo visualmente, sino metafísica y filosófica y religiosa y espiritualmente. O, dicho con palabras más sencillas, hay que «situarse en un preámbulo de explicación», para de ese modo entender-comprender-asimilar mejor los resultados. Hay, que abrir, diríamos el arte religioso a escépticos-agnósticos-ateístas-increyentes, como posibilidad, de que el «marco religioso y espiritual, en concreto, este arte, que podría entrar en el grupo de religioso cristiano no litúrgico», es algo, que tiene suficientes visos-perspectivas-dimensiones de «racionalidad y moralidad». Que no es una losa puesta sobre el corazón del ser humano, sino son fuentes-ríos que abren al ser humano, modos de conocer-encontrar mejor lo que es. O, el ser humano busca y encuentra su esencia de forma correcta y adecuada, racional o moralmente, o terminará, en bandos del equipo de futbol materialistas-hedonistas-escépticos-relativistas, o, incluso, en «sistemas de creencias», que tienen más de «grupos sectarios que de liberadores interiores del ser humano», los humanos se atarán a creencias, que les prometerán enormes beneficios liberadores y, al final, los atan, a enormes cadenas intelectuales y psicológicas y de grupo…

– A mi entender esta obra, tiene cuatro niveles mínimos de interpretación:

1º Es un libro de artista, ejemplar único, libro iluminado, libro único, libro objeto, siguiendo el género de esta forma de arte, por tanto, con sus hojas, etc., – como una especie de los antiguos libros manuscritos y miniados o libros iluminados…-.

2º Podría ser perfectamente un mural situándolo hipotéticamente entre metacrilato, y por tanto ser un cuadro-mural, visto por los dos lados, por ejemplo, dándole diferentes estructuraciones… según la cantidad de papeles u hojas se pongan en una dirección y otra. (Así tendría un tamaño solo visto por un lado de un cuarto del mural del Juicio Final de Miguel Ángel).

3º Teniendo en cuenta, toda la multiplicidad de visiones-perspectivas que ofrecen los manifiestos artísticos, que les indiqué y envié… pero esto es ya más complejo de explicar aquí. Instalación, etc. Véanse Manifiestos Artísticos…

4º Como obra de Arte total y Obra Total. Véase manifiestos artísticos del autor.

Hay días, que uno sueña-piensa-siente, que este libro o libro de artista o mural, es una verdadera obra de arte, que si es capaz de atravesar los siglos con suficiente salud física y material, las futuras generaciones así lo valorarán. ¡Pero solo la Providencia conoce, la realidad en la que se encuentra esta obra de arte, en el depósito del lugar al que se envió…! ¡Paz y bien…!

 http://filosliterarte.blogspot.com.es     © jmm caminero (11-16 diciembre 2020 cr).

Fin artículo 2.359º: «Libro de artista: El Nuevo Testamento del Sacromonte«.