El cadáver de Occidente

Cuando el joven se manifiesta es porque se le cierran las puertas de salida.

Usted no puede salir a no ser que sea el hijo de….o tenga mucho dinero en su billetera que es idéntico.

Antes de lanzar las piedras contra los jóvenes hay que analizar de qué se les está desposeyendo de futuro, de fuentes de trabajo reales, de alquileres sociales, de protagonismo social.

¿ Qué esperan entonces que la juventud se les vaya sin alternativa ninguna ?

Se van creando las condiciones para que haya problemas.

Si se reúnen 150 políticos y demás en un espacio cerrado y sin medidas entonces no pasa nada, todo está bien…pero si son 30 jóvenes en una plaza entonces se les criminaliza. Es raro.

La gente responde como sabe responder , no tienen todos carrera universitaria.
Se sabe que a la gente se les enseña desde el amanecer hasta la noche a través de la violencia mediante imágenes de todo tipo.

Se cierran pequeños negocios y los centros comerciales siguen ahí, las grandes marcas continúan y el gobierno reflota con dinero público empresas en caída libre para entregarlas a otras empresas privadas en lugar de nacionalizarse o realizar con ellas algún tipo de control.

Ahora aparecen grandes empresarios a teñirse de “humanistas” y de creadores de una nueva forma de enfocar la “vida”.

Nuevas tretas para ganarse la simpatía del público y de la gente en general.
Desde diversos sectores se maquilla la realidad y se adorna todo para darle otro aparente significado.

En el mundo árabe el resultado de las revoluciones “Primavera Arabe” quedó frenado por los sectores más retardatarios de la sociedad y por el silencio e indiferencia del mundo occidental. Ningún representante de occidente tendió la mano abiertamente a estos cambios que propugnaban jóvenes, mujeres, gente progresista, periodistas independientes y etc… El mundo cerró su corazón y se fue de vacaciones.

Occidente procede del vocablo latino occidere que significa morir.

En Estados Unidos y sus elecciones hubo una ausencia de misiones observadores internacionales , nuevas compras de armas por parte de la gente, miles de policías en las calles, desconfianza en el proceso electoral, manifestaciones en suma violencia social en el país de las libertades y de las oportunidades.

Unas auténticas elecciones bananeras al mejor estilo de lo que denominaron algunos ” países en subdesarrollo”.

El resto de países del mundo de momento se quedan con lo anecdótico.

No hablan porque es una “superpotencia” y observa cómo se autoproclama un presidente.

El racismo es algo que continúa en la sociedad y no está resuelto , alguien por el color de la piel o la procedencia no es tratado igual y no tiene las mismas oportunidades.
No estamos avanzando como sociedad.

Nos encontramos en un punto de peligro.
Print Friendly, PDF & Email