Cristina Rentería Garita evoca la figura de Juan Rulfo y reinterpreta su obra en Juan y los Murmullos

El sello malagueño Ediciones Azimut acaba de publicar el libro Juan y los Murmullos, de Cristina Rentería Garita, mediante el que esta autora mexicana establecida en Córdoba (España) rinde homenaje a la vida y a la obra de Juan Rulfo. La obra ha sido ilustrada (portada e interior) por el artista sayulense Flavio Villalvazo Chávez, quien ha creado también la imagen para el Festival Rulfiano de Sayula (México) en 2020.

Ediciones Azimut nació en la ciudad de Málaga en enero de 2015 y se articuló en una serie de colecciones temáticas, como es Kandis, dedicada a los viajes, dentro de la cual se incorpora Juan y los Murmullos, de Cristina Rentería Garita, quien evoca en su obra la trayectoria vital de Juan Rulfo y el periplo metafísico de Pedro Páramo. Cabe señalar que este libro constituye la ópera prima de su autora.

Juan y los Murmullos es un libro de 68 microrrelatos, o una novela contada en capítulos cortos, como quiera verse. Se vertebra a partir de Juan Rulfo, su vida y su obra Pedro Páramo, de ahí el número de micros o capítulos, uno por cada año de vida del autor.

En Juan y los Murmullos existen 4 tiempos-espacios simultáneos contados en presente: el del propio Rulfo, el de los Murmullos (seres que viven en él porque son parte de él), Comala y sus ánimas, y el de Juan Preciado, que es tanto observador de Comala como creación y compañero de Juan Rulfo. Los momentos relevantes en la vida literaria y personal del escritor están indicados con el año real aproximado en el ángulo inferior derecho del cuento en cuestión, siendo de los más significativos, la publicación de El llano en llamas y de Pedro Páramo, en lo profesional, o la aparición de Clara, su esposa, en lo personal. El alcoholismo también queda reflejado como parte del universo personal y literario con el que el autor tuvo que lidiar a lo largo de su vida.

Son numerosas las opiniones de los estudiosos de Juan Rulfo que han tenido acceso al texto, entre ellas, la más extensa es el prólogo de Francisco Morales Lomas, profesor de Literatura de la Universidad de Málaga y Presidente de la Asociación Andaluza de Escritores y Críticos Literarios, entre otros muchos cargos. Afirma Morales que «Bajo el paraguas de Pedro Páramo, ese hacedor de infantes, Comala es un inframundo al que llega Juan Preciado porque quiere conocerlo, pero allí solo va a encontrar muerte, degradación e infamias. Rentería Garita ha leído en profundidad a Rulfo, conoce sus claves literarias, su lenguaje que nace de la brevería, la concisión y la intensidad, la emotividad de la palabra, los alambiques del doble sentido y las interpretaciones semánticas. Todos los instrumentos de la orquesta son conocidos perfectamente por Rentería Garita y en su obra trata de llegar a ellos de nuevo en una especie de bildungsroman».

Por otro lado, Dina Grijalva, uno de los principales nombres de la minificción mexicana actual, considera que «en Juan y los murmullos leemos palabras como si escucháramos susurros. El universo de Rulfo, de Pedro Páramo, de Eduviges, de Doloritas pareciera cobrar vida, ahora con una voz femenina que no vacila en hablar de una bebé que se abre paso en la antesala roja de la vagina de su madre, pone en flecha sus manitas y nace. Las vidas del creador de Susana Sanjuán y sus personajes se entrelazan y estos textos nos recuerdan que en el México del niño Juan Rulfo, como en el de ahora, basta escarbar un poco la tierra para encontrar cabezas y cuerpos de personas. Todo expresado con una suavidad y sutileza de murmullos».

Y podemos añadir también a Paola Tena Ronquillo, autora también mexicana muy vinculada a los micorrelatos, para quien «Un homenaje exquisito y delicado al imaginario de Pedro Páramo, entrelazado muy certeramente con la vida de su autor»; o a Fernando Sánchez Clelo, mexicano igualmente, autor de microrrelatos, que advierte en esta obra que si «para nosotros el universo de Comala es obra de imaginería fantasmal, Rentería consigue que para su autor se vuelva un mundo habitable. Rulfo camina por su creación para actuar su propio argumento entre calles de tierra, en los jacales etéreos o en la polvareda de un pueblo que arde bajo el sol»; por fin, y sin ánimo de alargar las menciones, Darío Hernández, profesor de Teoría de la Literatura y Literatura Comparada de la Universidad de La Laguna, y uno de los artífices del Seminario Canario de Minificción, considera que nos hallamos  «de nuevo en Comala… Una estupenda recreación literaria de la vida de Juan Rulfo y una extraordinaria relectura de su obra es lo que nos ofrece Cristina Rentería en este original libro de minificciones compuesto entre “murmullos” que llegan de no tan lejos…».

Debemos inscribir, por lo tanto, esta obra de Cristina Rentería dentro del género de la minificción, una modalidad cuentística que para Javier Rodríguez Barranco, director de Ediciones Azimut, «se halla más cerca de la poesía que de la narrativa».

Observamos, en definitiva que, una vez más, el océano Atlántico viene a ser el puente de unión entre culturas a uno y otro lado de sus costas y queremos cerrar este comentario con las palabras de la propia autora, dirigidas a Rulfo: «Juan, querido Juan, este es mi tributo al mundo que, con genio y emoción, quisiste dejarnos. Espero que lo disfrutes».

 

 

 

 

Print Friendly, PDF & Email