“La generación de los ochenta, Barceló y yo”

Bajo mi punto de vista subjetivo, con suma vergüenza, por lo que voy a expresar, creo que hay que juzgar el arte, diríamos, nacido después de 1975, es decir, de la generación que podríamos denominar 1975-1980 en España.

– Existen miles, docenas de miles de autores plásticos de esta generación, entre la que se encuentran Barceló, y modestamente, también yo.

No puedo decir un juicio exhaustivo, pero si general, si puedo indicar mi concepción, que es, en sí deficitaria y limitada. Yo, no conozco, las docenas de miles de autores y autoras plásticas que han surgido en esta época, nacidos hacia 1950, más y menos diez años.

Por lo cual, en estos días, he estado viendo en Internet, diríamos, haciendo un balance, de unas docenas de autores, que surgieron o florecieron en aquella época de los años ochenta, y que ascendieron al candelero, algunos, han seguido estando, otros se han mantenido, otros han volado a las estrellas, muchos, la inmensa mayoría, entre los que estoy, estamos en el silencio.

– Lo primero, que debo indicar, algo que he expresado hasta la saciedad, la inmensa necesidad racional, de archivos y directorios de autores plásticos, por zonas regionales, incluyendo en esas listas, a todos, sin restricciones, ni selecciones. Porque, lo primero, que hay que saber, para analizar una realidad, siempre pongo el ejemplo, de la botánica o la biología, es conocer, cuántas especies de animales viven en un nicho ecológico, y después, la cantidad de cada especie, la relación con el ambiente, la naturaleza, las interrelaciones, etc.

Si no tenemos lo anterior, no podemos nunca juzgar, con realidad y racionalidad, o al menos, mínimamente, cuántos autores plásticos, o de que cualquier otro arte o saber, existe en una ciudad, en una provincia, en una región, en una sociedad-Estado, etc. Sean considerados, de gran calibre o de poco talento. Es decir, hoy Internet lo permite, hoy bibliotecas, museos, centros documentales, archivos, departamentos universitarios, fundaciones, bibliotecas, etc., podrían realizar y reunir este trabajo, solo abrir una pestaña en su Web oficial, indicar, cuatro normas, y en dos meses, reunirían, los nombres, curriculum, obras, fotografías que podrían ser una documentación para completar y complementar las actividades de cada una de esas entidades.

¿Por qué lo anterior no se realiza? ¡Esto es un misterio que supera mi inteligencia…?

– Dicho lo anterior, todo juzgar una época o tiempo o generación, clavada en una sociedad o en un país, es imposible. Por tanto, este artículo es erróneo desde el principio, primero, porque no se cumple, la anterior acumulación de datos, nadie puede saber con absoluta certeza, que no existe algún autor, metido en alguna aldea, que lleva lustros haciendo producción artística, que no ha pasado las selecciones de las galerías comerciales, ni siquiera, de las emprendimientos culturales públicos. Y, nadie puede decir, que no exista o haya existido, cada generación, y que podría haber estado al lado de los consagrados, pero que su trabajo ha dormido el sueño de los justos, y que al final se ha perdido. Y, desde luego, no ha podido realizar lo que podría haber construido… ¡Nadie…, solo esta pregunta, sabrá contestarla el Buen Dios…!

– Pero teniendo en cuenta, los datos que dispongo, teniendo en cuenta lo colgado en Internet, teniendo en cuenta, diríamos, los cientos de autores plásticos, que he ido viendo, a lo largo de cuarenta años, en vivo, en exposiciones en vivo, como estos últimos lustros en Internet, de aquí de mi terruño, de mi tierra, de mi patria, de mi continente Europa, de América y del mundo…

Debo considerar, que de su generación, los dos grandes autores plásticos, y lo que voy a indicar, me da vergüenza, indicarlo, más importantes, son, por un lado Barceló, y por otro, algo muy contrario a mi forma de ser y de estar en el mundo, pero que hoy, voy a hacer una excepción, aunque no sé, si lo publicaré este artículo, y el segundo, yo.

Creo que Barceló, aunque cuándo realizó la exposición de Almagro, por el año 1982, a mi me pareció, que era un desarrollo del neoexpresionismo y expresionismo alemán, de los años veinte, y de Richter, Kiefer…, de los sesenta y setenta. Pero pienso que Barceló, ha llevado el arte, en todos sus géneros, a lo sumo, todas esas mezclas de estilos neofigurativos y neoabstractos, hasta el máximo de posibilidades. Es más, creo que Barceló quedará como uno de los grandes artistas de la segunda mitad del siglo veinte de Occidente.

Por tanto, debo indicar, puede que me equivoque, hasta los datos que dispongo, que Barceló, será y es un autor plástico, que seguirá esa gran cadena, que yo considero esencial, en el arte español: Altamira, los Beatos medievales, La Capilla de San Isidoro de León, El Greco, Velázquez, Goya, Picasso, Miró, Tapies, Barceló y yo.

– ¿Por qué yo, si no soy nadie en el mundo del arte, ni en ningún campo cultural?

Primero, es obvio, y evidente, que al no tener mercado, ni marchante, ni galerista, no he podido realizar y construir, todo lo que en mi mente estaba. Solo he podido dedicar, una cantidad suficiente, a la pintura en papel, a los libros de artista y al dibujo. Algo, en todo lo demás. Pero esa obra realizada, que no sabemos, en qué estado estará y seguirá existiendo, y cuánto permanecerá, ya que está repartida por el mundo, o debe estar. Esa obra, abre un nuevo arte. Es decir, los Manifiestos Artísticos, con los que está realizada esa obra, produce un salto cualitativo. Según algunos, esa es la razón por la cual, el trabajo plástico-filosófico-literario que he realizado, tiene que dormir el sueño de los justos, porque la aplicación masiva de esos manifiestos artísticos, no solo por mí, sino por cientos de autores plásticos, daría un vuelco al arte, y por tanto, al valor del arte, de estos dos últimos siglos, y por tanto, es un nuevo comienzo. Por tanto, un cambio de la concepción de todo, del arte y del valor estético, y con ello, todo lo demás.

Aunque me produce, vergüenza, sonrojo, pavor, temor, indicar lo que he expresado, así lo creo. Creo que es verdad. He dicho, que por diversas razones, entre otras, ya que uno se sabe, que está en la última pendiente del existir, aunque no sabe, si aún le resta un cuarto de vida o un tercio o unos meses o unos años. Me he visto abocado, sin demasiado interés, a analizar, mental y racional y conceptualmente, cual es mi lugar, mi producción artística plástica, en el conjunto de mi sociedad, de mi país, de mi generación.

– ¡Y, y es esta mi conclusión, aunque sé, que posiblemente, gran parte de lo producido, se habrá perdido o esté en proceso, que no he podido realizar, todo lo que podría haber construido, y que desde luego, dentro de unas décadas, todo o casi todo desaparecerá…! ¡Y, los manifiestos artísticos, con otros nombres, otras firmas, irán saliendo poco a poco, en el panorama internacional, sin nadie acordarse, que fue este escribiente-pensante, que fue diseñando y conceptualizándolos, y sintetizándolos, y mostrando, de mil formas, sin exagerar a docenas de miles de entidades y personas, durante décadas…! ¡Paz y bien, y si existe el Buen Dios, que espero que exista, a cada uno, nos dé los que merecemos, con infinita piedad y misericordia, pero con justicia, que ante el Verdadero Tribunal, cada uno, ya nos juzguemos sin tantas mentiras, engaños, hipocresías, etc., al menos, en un Lugar, seamos capaces de juzgarnos en verdad y en bondad, sin engaños, aunque espero que todos vayamos al Lado Bueno de la Eternidad! ¡Dicho todo, sin rencor, sin inquina, sin maledicencia…!

 http://soliloquios.blogia.com               © jmm caminero (27-28 septiembre 2020 cr).

Fin artículo 2.269º: “La generación de los ochenta, Barceló y yo”.

Print Friendly, PDF & Email