Nace la Academia de Cine de Andalucía y la responsabilidad social

Cumpleaños feliz, cumpleaños feliz. Te deseamos todos, cumpleaños feliz.

Ana María Jiménez Gómez, (Estudiante de Periodismo en la UMA) La sala del auditorio Picasso canta a Javier Paisano, director general de ASECAN, aunque el verdadero motivo por el que todos están allí no es un cumpleaños sino un nacimiento oficial: el de la Academia de Cine de Andalucía. La labor de esta entidad, como ha explicado Marta Velasco, presidenta de la institución es reconocer “el esfuerzo y talento de los que se dedican a contar nuestra historia en la gran pantalla”. Aplausos, agradecimientos y dos gritos: “¡que me voy al cine!” de la actriz Adelfa Calvo y “larga vida a la Academia de Cine de Andalucía” del director del Festival de Cine de Málaga Juan Antonio Vigar.

El protagonismo del día ha estado dividido en la Sección Oficial de Largometrajes. Por un lado, Hasta el cielo de Miguel Calpasoro, que ha robado más de una sonrisa en la rueda de prensa al público del teatro Cervantes. Por otro, se ha reproducido la película estrenada en febrero de Las niñas de Pilar Palomero, que muestra la España de los años 90 desde la educación eclesiástica femenina.

El gran ejemplo de las palabras de Marta Velasco en la mañana ha sido en el Programa 2 de los Cortometrajes Málaga del Cine Albéniz. No por la presencia de Francisco de la Torre en las proyecciones. No por la temática o el título. No por los directores y directoras de los cortos. No por los actores o actrices más reconocibles. No por la música. No. Sino por la obra/ documental Cuando no esté Lola. Cuentan a dúo en una sola voz la vida de José María, que padece de sordoceguera y de Lola, su madre, que aprende a comunicarse de nuevo con su hijo, en todos los sentidos, e incluso con la sociedad que les rodea y afrontar un camino con muchos baches.

La noche se cierra conmovida tras el programa de cortos con la sensación de que el cine puede cambiar las cosas. La pantalla ya ha hecho su función, ahora toca romper la cuarta pared y actuar en la vida real.

Print Friendly, PDF & Email