Artículo Periodístico 2.222º: “Análisis sobre el mal, II”.

Auschwitz - Wikipedia

Quizás, una de las cuestiones eternas, posiblemente desde la noche de los tiempos, esté sobre el problema del bien y del mal, no solo el bien o mal, diríamos “instrumental”, sino el bien y el mal moral.

– La sociedad y la humanidad tiene el deber y el derecho de descubrir e investigar el problema del mal, en todas sus categorías o dimensiones, siempre con la moralidad correcta de los métodos de investigación. Por tanto, por consecuencia, la administración pública, podría y debería tener el derecho, en determinadas personas, cuándo hayan tenido su fallecimiento, por edad, o por otras causas, en esos casos tener el derecho de realizar una autopsia completa a esas personas, especialmente del cerebro, y, quizás, de ese modo, podríamos alcanzar conocimientos que nos diesen luces sobre el problema del mal.

Posiblemente, el problema del mal no es solo cerebral o neuronal, también dependerán de otros factores sociales, ambientales, familiares, educativos, de la infancia, o incluso de la etapa epigenética, pero quizás, factores neurológicos y bioquímicos neuronales nos podrían señalar algunas fuentes de solución a este problema.

Pero quizás, personas, que tienen fama de ser muy buenas personas, o de santidad, deberían prestarse para realizar el mismo análisis.

Desde este punto de vista, podríamos tener, el estudio neuronal y cerebral, de personas que hayan realizado males enormes o crímenes enormes, por otro lado, personas de gran bondad, y en tercer lugar, personas normales, que no hayan cometido ni realidades muy buenas, ni muy malas… De ahí, se podrían derivar datos muy importantes y esenciales.

– Podríamos indicar, que otra fuente de razones del mal, es “que hay personas que parece, no son capaces de controlar o lo hacen muy poco determinados impulsos”, impulsos que por otro lado, llevan implícitos o son incorrectos o son malos en sí. Poner ejemplos, serían ilimitados.

Quizás, esta fuente o razón o causa del mal, sea más extensible de lo que parece, cierto que no es lo mismo “no ser capaz de autocontrolar el impulso de querer comer tres pasteles, sabiendo que no es bueno para tu salud”, que el de “causar un mal grave sexual a otra persona”…

Me he preguntado muchas veces, igual que existen psicoterapias psicológicas, con distintas teorías creadas o descubiertas por distintas escuelas psicológicas, si esto se podría extender, al concepto e idea “de psicoterapias psicológico morales”, es decir, intentar “curar conductas no solo desviadas psicológicamente, sino desviadas moralmente, o desviadas psicológica y moralmente”.

De aquí surgen, de donde nacen esos impulsos tan fuertes, para cometer determinados actos, y el individuo que los siente, parece que no es capaz de autocontrolarlos.

Tendríamos entonces, explicaciones, derivadas de su conformación neuronal, de traumas muy profundos de la infancia o de la juventud, de problemas incluso epigenéticos, de heridas graves por desarrollar su vida en familias desestructuradas gravemente, por existir en ambientes sociales patológicos o muy cercanos a ellos, o, por un conjunto de todos los elementos anteriores…

Pero especialmente, por no “conocer teóricamente lo que es el bien o lo que es el mal”, Porque, si no se enseña a la población, al menos, una moral mínima y ética mínima, del bien y del mal, después, muchos individuos, no sabrán, al menos teóricamente, lo que es el bien y lo que es el mal. Por consecuencia, los grandes maestros sociales de esto han sido tradicionalmente, la filosofía, la familia-escuela, las religiones. Si debilitamos, esos factores de enseñanza, al final, la población, más población, caerá en errores morales, porque primero, no conocerá bien lo que es el bien y el mal, no será capaz de aprender a soportar no caer en el mal, de aprender a hacer el bien…

De ahí, hay que hacerse muchas preguntas, si ideologías y poderes sociales, que quieren hacer disminuir, las fuentes o raíces que han enseñado el bien y el mal, qué es lo que buscan, en nombre de grandes palabras, no pondremos cuales, están engañando y manipulando a pueblos, sociedades, colectivos, grupos, individuos, quizás, pensando, “que a menos moral, es o son más manejables los seres humanos…”. O, quizás, porque determinadas ideologías o grupos, que buscan el mal, se han infiltrados en esferas del poder, de la diversidad de poderes que existen en la sociedad…

Porque no olvidemos, que un orden jurídico justo, basado en grandes principios morales y éticos, no son suficientes para desarrollar el bien moral y controlar el mal moral, sino que también se necesita una ética y moral correcta a nivel racional y filosófico, una moral religiosa lo más correcta posible, unas costumbres sociales lo más morales posibles, y unas familias que enseñen una moral lo más correcta, además de una escuela que haga lo mismo.

 http://twitter.com/jmmcaminero          © jmm caminero (14-19 agosto 2020 cr).

Fin artículo 2.222º: “Análisis sobre el mal, II”.