José del Tomate y su padre Tomatito cierran el ciclo ‘Música y Museos’ de La Aduana

Este programa nace de la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico para revitalizar el sector cultural tras la pandemia


El programa estival ‘Música y Museos’ (MUMU) puesto en marcha por la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico, a través de la Agencia Andaluza de Instituciones Culturales, concluye mañana con la actuación del joven guitarrista José del Tomate, que presentará su primer trabajo titulado ‘Plaza vieja’ y donde intervendrá su padre, Tomatito. La cita, que ha agotado localidades, está prevista en el Museo de La Aduana a las 22 horas.

El ciclo MUMU surge con el objetivo de dinamizar el sector cultural de la región tras la pandemia y ha incluido quince conciertos de artistas andaluces y diversos estilos musicales en el patio central del museo, manteniendo el aforo reducido y guardando todas las medidas de seguridad para público y artistas.

José del Tomate, con la colaboración especial de Tomatito

José Fernández “José del Tomate” nació en Almería en una familia de artistas. Su padre, Tomatito, y su bisabuelo, Miguel Fernández Cortés “El Tomate”, apodo que también heredó su abuelo antes que él, han sido para él una inspiración artística.

Desde muy pequeño en mi casa he vivido en un ambiente flamenco y las guitarras siempre han estado en torno a mi” dice José, que con tan solo 13 años decidió seguir la estela familiar. Reconoce como influencias a Sabicas y Paco de Lucía, pero sobre todo quien más le ha marcado ha sido su tío “el Niño Miguel”.

Con tan sólo 19 años ha participado profesionalmente en importantes escenarios como el Festival Internacional del Cante de las Minas, Suma Flamenca de Madrid o el Festival Internacional de Música y Danza de Granada y ha acompañado a su padre en giras que le han llevado a tocar en Nueva York, Miami, Puerto Rico, Boston o Washington.

Acaba de presentar su primer disco ‘Plaza Vieja’ de la mano de Universal Music, que ahora llega a la Aduana de Málaga en su primer concierto tras el confinamiento. En este trabajo José compone cada compás inspirado en lo aprendido, en el camino recorrido, ya suficientemente largo, para proyectar su propio estilo y plasmarlo en diferentes toques que reflejan cómo concibe un joven almeriense hoy el flamenco desde la guitarra.