Torremolinos reduce su deuda en un 35 por ciento desde 2015 situándola en 128 millones

Desde que José Ortiz accediera a la Alcaldía se han pagado más de 68 millones de euros para rebajar esta histórica deuda que sigue condicionando el estado de las arcas municipales

(Prensa Ayto Torremolinos) La teniente de alcalde de Hacienda y portavoz del Gobierno municipal, Maribel Tocón, ha informado en la mañana de hoy que la deuda municipal generada por los diferentes gobiernos del Partido Popular en la ciudad hasta 2015 se ha visto reducida en un 35 por ciento hasta el día de hoy, rebajando la cifra desde los 197 a los 128 millones de euros; una deuda que sigue condicionando el estado actual de las arcas municipales.

Esto supone que en cinco años se han pagado 14 millones de media anual, más de un millón al mes. Actualmente, la cifra total adeudada asciende hasta los 128 millones de euros. Una situación que ha obligado al consistorio a tomar medidas estructurales para paliar la delicada situación económica generada por la propia deuda y los intereses vinculados, como ha explicado.

Tocón ha hecho énfasis en que “los 14 millones que pagamos de media al año podrían haber supuesto un cambio radical en la ciudad, una inversión millonaria que hubiese mejorado mucho más la vida de nuestros vecinos”. “Pese a ello, este Equipo de Gobierno ha sido responsable y ha pagado, destinando además el remanente conseguido por nuestra gestión responsable, un buen porcentaje de la deuda para mantener los servicios a la ciudadanía y además, bajando impuestos”, ha dicho.

Entre otras, Tocón ha señalado que “la gravedad de la situación económica del municipio que seguimos sufriendo se debe al impago de la deuda histórica con el Ayuntamiento de Málaga o a la contraída con la Tesorería General de la Seguridad Social, que en 2015 ascendía a 39 millones de euros”. “Imagínense que todos los ayuntamientos y empresas de España dejasen de pagar sus cuotas a la seguridad social; hoy en día no habría dinero ni pagar las pensiones de nuestros jubilados”, ha enfatizado Tocón.

La también edil de Hacienda ha puesto en valor “la estabilidad presupuestaria generada por el gobierno municipal desde 2015”, haciendo un balance de la liquidación presupuestaria del ejercicio del año 2019. “Estas cuentas han supuesto para el municipio un enorme avance, gracias a su aprobación en 2017 y su prórroga en los siguientes años. Un presupuesto, que traducido a la economía del hogar, responden a la responsabilidad, gastando lo que se tenía y pagando de forma contundente la deuda municipal”, ha declarado.

La capacidad de financiación se ha cerrado en una cantidad de 9,2 millones de euros que han permitido higienizar las cuentas municipales, “reconociendo deuda que no estaba ni siquiera reconocida”. “Simulando el actual ritmo de pago de las cantidades adeudadas, nos quedarían 9 años de hipoteca para solventar el agujero generado por el Gobierno del Partido Popular en el que estaba la actual portavoz, Margarita del Cid, hasta 2015”, ha dicho.

En este sentido, Tocón ha asegurado que “se cierra el ciclo de vida de unos presupuestos que han transformado la ciudad”. “Pese a tener que destinar más de 1 millón de euros al mes para la deuda, lo que genera tensiones de caja, no se han dejado de acometer acciones encaminadas a mejorar la vida de nuestros vecinos como la recuperación de espacios peatonalizados para la gente, la regeneración de nuestras playas que ha servido para traer veinte años después la bandera azul a la playa de Los Álamos y la Q de Calidad para todas las del litoral torremolinense. Asimismo, se han bajado los impuestos y todo ello pagando 14 millones de euros al año, lo que garantiza la buena gestión del gobierno municipal a pesar de los difíciles momentos, agudizados por la crisis económica, social y sanitaria ocasionados por el COVID-19, y que se intentará superar lo antes posible para volver al ritmo de desarrollo y crecimiento generado hasta justo antes de la pandemia”, ha añadido.

Finalmente, Maribel Tocón ha querido señalar que “a este Gobierno le ha tocado convivir con una situación desagradable como es una deuda tan abultada que ascendía hasta casi los 200 millones de euros, y si a pesar de este condicionante se han podido reducir impuestos y hemos sabido impulsar un nuevo modelo de ciudad, qué podríamos haber hecho con 14 millones de euros más al año”. “Pese a ello, toca ser responsables y trabajar con la actual situación para que las generaciones venideras puedan disfrutar de un Torremolinos con más oportunidades, sin sufrir las consecuencias de una gestión que ha generado este agujero para todos los torremolinenses”, ha concluido.

Print Friendly, PDF & Email