Los padres de Lucía Vivar entregan 127.000 firmas para exigir la reapertura del caso

(Salvador Aragón) 127.000 firmas recogidas digitalmente en change.org y en hojas de papel repartidas por establecimientos y personas particulares. Hoy jueves 2 de julio se ha procedido a su entrega en el registro general de la Ciudad de la Justicia de Málaga.

“Nos han estado enviando firmas hasta hace pocos días y pusimos fecha para entregarlas:  2 de julio. Queremos agradecer a tanta gente de bien que se ha entregado en cuerpo y alma”, asegura Almudena Hidalgo. “Desde el primer día muchísimas personas se volcaron con el caso de nuestra pequeña Lucía. Estamos en deuda de por vida con muchísima gente. Nos han ayudado desde distintos puntos de España e incluso otros países. Además de familiares, amigos, desconocidos y menores que por la edad no podían firmar, pero aun así querían. Cada gesto cuenta”, indica Antonio Vivar.

Los padres de la pequeña señalan que están a la espera de que su abogado, Marcos García Montes, presente el escrito de reapertura con las nuevas periciales. “Esperamos que nos den la oportunidad, lo valoren y dejen reabrir el caso y así empezar una investigación en profundidad desde cero”, han dicho Antonio y Almudena.

“Solo pedimos que quien nos pueda ayudar en algo que esté en sus manos, por favor lo haga. Que se pongan en nuestro lugar. Llevamos mucho pasado en estos casi tres años. Queremos la reapertura del caso. Que el juez nos dé contestación lo antes posible tras la entrega del escrito de nuestro abogado.”

Lucía Vivar

La pequeña desapareció en Pizarra y fue encontrada al día siguiente en las vías del tren. La hipótesis principal, mantenida por la justicia, es la muerte accidental por un golpe en la cabeza tras andar por la noche, sola, cuatro kilómetros y recibir el impacto del tren. Por su parte, Antonio y Almudena, los padres de Lucía, siempre han mantenido que “alguien se llevó a la niña” y defienden que una niña de tres años no puede andar sola más de cuatro kilómetros por las vías de un tren y en la oscuridad de una noche cerrada.

Print Friendly, PDF & Email