Salado defiende en el Parlamento andaluz el refuerzo de la autonomía local para afrontar la crisis económica y social

El presidente de la Diputación de Málaga reitera la reclamación al Gobierno central para que las entidades locales puedan utilizar su ahorro y sus remanentes de tesorería

Resalta el consenso del Plan Málaga, aprobado por la institución provincial y que movilizará 233 millones de euros para fomentar el empleo, ayudar a las familias e impulsar los sectores productivos

(Prensa Diputación) El presidente de la Diputación de Málaga, Francisco Salado, ha defendido hoy en el Parlamento andaluz, ante la Comisión de estudio sobre la recuperación económica y social de Andalucía a causa de la pandemia del COVID-19, que la mejor forma de afrontar la grave crisis actual es reforzar la autonomía local y dotar de más recursos a los ayuntamientos y las diputaciones.

Salado ha explicado que las instituciones locales han demostrado durante la pandemia que son las más ágiles y cercanas. “Fueron los ayuntamientos y las diputaciones -ha añadido- las que antes tomaron medidas de prevención, de suspensión y clausura de actividades, las que han repartido más material de protección, mascarillas y guantes, y las que han trabajado, junto con el Ejército y las comunidades autónomas, en las tareas de desinfección, en el cuidado de las personas dependientes, en la asistencia y ayuda a los colectivos más vulnerables. Nos anticipamos al Gobierno, que a nuestro juicio tardó demasiado en detectar la gravedad de la epidemia y la necesidad de restringir las actividades”.

Unida a esta defensa del municipalismo, el presidente de la Diputación de Málaga ha incidido en la reclamación al Gobierno central para que permita a las entidades locales utilizar su ahorro y sus remanentes de tesorería para afrontar gastos e inversiones especiales para hacer frente a la crisis. En este sentido, se ha referido a que es la misma solicitud que hizo en una carta a la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, el pasado 13 de abril, sin que haya habido respuesta.

“Lo que reclamamos los alcaldes y presidentes de diputaciones de toda España presentes en la Federación Española de Municipios y Provincias -ha precisado- es que el Gobierno relaje las condiciones de uso del remanente y del superávit. Sólo en el caso de la Diputación de Málaga se trata de 60 millones de euros. Es un dinero que ni puede ni debe estar parado mientras tantos malagueños han perdido su empleo y sus ingresos. Y hablamos de miles de millones de euros bloqueados en toda España. Y también pedimos que actualice las condiciones de endeudamiento para que, quien tenga las cuentas saneadas, pueda acudir a financiación especial para abordar planes de empleo e inversiones”.

Al respecto, Francisco Salado ha expuesto que, en los últimos nueve años, la Diputación de Málaga realizó un gran esfuerzo para salvar la quiebra técnica en la que se encontraba, con más de 230 millones de euros de endeudamiento, y alcanzar la deuda cero. Por ello, ha considerado que se dan las circunstancias en las que resulta necesario endeudarse otra vez, “pero lo haremos con criterio y con responsabilidad y para impulsar la reactivación económica de la provincia aunque para ello necesitamos la autorización del Estado, que sigue sin responder a nuestras peticiones”, ha matizado.

Y ha planteado que, una vez que se ha conseguido superar juntos la primera fase sanitaria de la crisis, es urgente dedicarse a la reconstrucción de nuestra comunidad y, para ello, ha considerado crucial que las instituciones colaboren más que nunca en esta coyuntura, “dejando atrás los tiempos de las zancadillas y la confrontación”.

Plan Málaga

Salado ha destacado que la recuperación debe basarse en las ayudas a las familias, a las personas y colectivos más vulnerables; en el apoyo a los ayuntamientos con liquidez, con transferencias económicas y con agilidad administrativa para acelerar sus proyectos; y en las medidas de impulso a los principales sectores productivos, porque el mercado laboral se ha desplomado.

“La Diputación de Málaga -ha indicado- debe seguir siendo el principal apoyo de la industria turística de la Costa del Sol, del turismo en el interior, pero también de la industria agroalimentaria, de la textil, así como de nuestras empresas y autónomos. Para cumplir estos objetivos, para rescatar a nuestra provincia, a sus familias, a sus ayuntamientos y a sus empresas, hemos elaborado el Plan Málaga, el plan de inversión, ayudas y transferencias más ambicioso de la historia de la Diputación, que movilizará 233 millones de fondos públicos de la institución provincial de aquí a final de año con el objetivo de crear empleo y de garantizar los servicios públicos municipales y provinciales”.

Este plan -aprobado en el pleno de la institución provincial del 20 de mayo sin votos en contra- se ha elaborado en contacto con los ayuntamientos y con las empresas y organizaciones empresariales, conociendo sus necesidades, e incorporando las propuestas que pedimos a los grupos de la oposición: en un 90% las del grupo socialista y en más del 75% las aportaciones de Adelante Málaga.

Grandes líneas de actuación

Salado ha esbozado las grandes líneas del Plan Málaga, que contempla destinar alrededor de 70 millones de euros en transferencias a los ayuntamientos, la mayor parte de los cuales podrán destinar los municipios a las actuaciones que consideren más importantes y urgentes.

Además, se han incrementado un 144% los recursos económicos destinados a empresas, autónomos y a la creación de empleo, hasta alcanzar los 20 millones de euros. Se van a hacer 13,5 millones de euros de contribuciones directas para el mantenimiento del empleo y la actividad, dando ayudas de hasta 13.200 euros por contrato y subvencionando las cuotas de autónomos con una cantidad de hasta 3.434 euros por autónomo y año.

Otra línea muy importante para la economía de la provincia de Málaga va a ser la financiación del coste económico de los avales para que las empresas malagueñas puedan acceder hasta a 85 millones de euros en créditos bancarios, más otros 3 millones de fondos europeos. Y habrá además 2,7 millones de euros para formación y capacitación, especialmente centrada en la adaptación a la epidemia, y otros 1,5 millones de euros para promocionar los productos agroalimentarios y crear un ‘market place’ virtual.

También se han puesto en marcha varios planes de obras e inversiones por un montante cercano a 65 millones de euros, que contribuirán a crear un mínimo de 1.800 empleos, según ha resaltado Salado. Se dedicarán casi cinco millones de euros al Plan de obras hidráulicas de la comarca de Antequera; dos millones, a poner en marcha el Plan Vía-ble de lucha contra la despoblación del interior y casi otros dos millones para seguir culminando los tramos pendientes de la Senda Litoral.

Sector turístico

Así mismo, Francisco Salado ha explicado la importancia de las medidas de reactivación del sector turístico, dado que da trabajo a unos 117.000 malagueños y genera unos ingresos anuales de 14.400 millones de euros.

Málaga y la Costa del Sol representan casi el 40% de la actividad turística de Andalucía y son un motor económico para la comunidad, por lo que la Diputación realizará distintas medidas de estímulo, como dedicar 2,5 millones de euros para bonificar 25.000 estancias de sanitarios en los hoteles de nuestra provincia y destinar los 10,8 millones de euros del presupuesto de Turismo Costa del Sol para desarrollar acciones promocionales para atraer visitantes a la provincia.

Ámbito social

En cuanto a la parte social, con el Plan Málaga, el presupuesto en Servicios Sociales, Centros para la Dependencia y Ayudas a Familias se ha incrementado en un 89,5%, hasta alcanzar los 20,6 millones de euros. Se van a reforzar con 12 millones de euros los Servicios Sociales y a la Ayuda a Domicilio y se va a implantar un programa de Ayudas a las familias dotado con 1,6 millones de euros.

Paralelamente, habrá 1,4 millones en ayudas al Tercer Sector de la provincia, con subvenciones para entidades implicadas directamente en la lucha contra la crisis sanitaria, y se mantienen 1,2 millones de euros para apoyar a la industria cultural malagueña, también muy perjudicada por el parón de la mayor parte de las actividades.

En cuanto al trabajo realizado desde la declaración del estado de alarma, Francisco Salado ha concretado que los Servicios Sociales Comunitarios, la red de asistencia social de la Diputación en los 87 municipios de menos de 20.000 habitantes, han efectuado 19.676 actuaciones y gestiones desde el 15 de marzo hasta la actualidad.

Ha resaltado que en los centros para dependientes y mayores Guadalmedina, Virgen de la Esperanza y la Residencia La Vega de Antequera, casi se ha duplicado la plantilla para seguir cuidando de los 80 usuarios que viven allí; y se han atendido las necesidades de las 3.234 personas dependientes inscritas en el servicio de Ayuda a Domicilio gracias a las 1.570 trabajadoras que lo prestan.

Y también ha destacado que la Diputación de Málaga fue pionera en toda España en poner en marcha un Plan de Lucha contra la Soledad de los Mayores, que ha permitido tener identificadas a muchas personas mayores de la provincia para poder prestarles atención y acompañamiento. En este sentido, desde el teléfono de atención gratuita  900 92 30 92, se han efectuado casi 40.000 atenciones a los mayores.

Print Friendly, PDF & Email