“Museo Art et Marges de Bruselas”

Creada en 1984 por la Comisión de la Comunidad Francesa contiene más de 3.500 obras de doscientos artistas que no están en los circuitos normales del arte.

– Este museo como otros centros similares en el mundo reúnen obras de todo ese tipo de tendencias, que se ha ido denominando de muchos nombres, y que tienen connotaciones diferentes pero también conexiones entre ellas, entre otras Art Brut, Arte Marginal, Arte Psicopatológico, Arte Diverso, Arte Intuitivo, Arte del Silencio, ésta última acepción que personalmente a mi me gusta más. Y, que según algunos autores, entre los que me incluyo, tienen relaciones o puentes con el arte denominado infantil, el mal llamado primitivo, el arte prehistórico, el naïf, etc.

Pero no debemos obviar, ni olvidar que el arte contemporáneo consagrado en los grandes museos y colecciones del mundo tiene una raíz o fuente con este tipo de arte, o denominado de otro modo, el arte surgido en las clínicas psicológicas y psiquiátricas influyeron en algunas corrientes de arte de las vanguardias, sean los expresionismos, los surrealismos, los informalismos, el arte ingenuo de Rouault, el aduanero, el arte naïf, etc.

Pero también es un boomerang el arte diríamos de la Diversidad o del Silencio, que me parecen más adecuado y respetuoso, fueron influidos posteriormente por esas tendencias estéticas de las vanguardias. De tal modo, que hoy, lo ideal sería, que además de existir centros específicos que estudian y analizan estas obras, muchos son talleres en activos de producciones de este tipo en el arte plástico y en otras artes.

Lo ideal decía es que cualquier museo actual contemporáneo, también los grandes buques insignias del mundo, tuviesen una sección de este tipo de arte. Creo que esta sería la consagración máxima de esta tendencias, de estos autores plásticos, de estas personas, porque este tipo de arte, se lo merecen, y porque dentro de él, existen obras de un alto nivel de calidad, que no desmerecen al lado de los Picassos, Modiglianis, Munch, Mirós, Van Gogh, Chagall, etc.

– Por un lado, este tipo de arte, cuándo hace más de un siglo se empezaron a construir colecciones en clínicas psicológicas, tienen varias finalidades, entre otras que dichas personas se sintiesen mejor, que el arte fuese una fórmula de escape, de reducir tensiones, por otro lado, de expresión de esas personas de sus necesidades profundas, de conocimiento exterior o diagnóstico por parte de los facultativos, de discernimiento para señalas más adecuadamente las terapias médicas, etc.

No olvidemos que a finales del siglo diecinueve y el principio del veinte, las terapias bioquímicas eran muy limitadas. No olvidemos, que las teoría de Freud, y otras corrientes psicológicas y psiquiátricas contribuyeron enormemente, no solo a nuevos planteamientos médicos, sino también influyeron en la necesidad de la creación y la expresión de estas personas, a través de talleres de arte, del arte en general, y del plástico en particular…

Este arte, debido en general, a personas que no tienen demasiada formación académica, a veces, ni demasiada cultural, que está en situaciones personales, que podríamos indicar difíciles o límites, que no esperan casi nada del arte, no esperan una carrera artística, ni dividendos sociales o culturales o económicos o de fama o de vanidad. Por todo ello, realizan arte porque quieren o desean, aunque muchas veces, se les induzcan desde los centros, pero otras veces, son personas que viven o existen en sus casas, llevando en la medida de lo posible, una vida lo más rutinaria posible.

Estas personas y las obras que realizan, por no estar condicionadas por todos los parámetros anteriores, sociales o culturales o artísticos o económicos, son el caldo de cultivo especial, para hacer lo que quieren y desean, con los medios que disponen, por lo cual, con ellos es más fácil que expresen el interior de su mundo, el inconsciente, dirían muchos. Inconsciente, que en cierto modo es semejante y similar al de todos los individuos, pero el resto de personas, lo tenemos tapado con cientos de ideas, vivencias, deseos, fines, realidades, construcciones culturales e ideológicas y emocionales. Y, no digo que no emerjan, pero muy difícilmente.

Al no tener tantas cortapisas en su modo de pensar o sentir o actuar, de hacer o construir arte, incluso no sabiendo muy bien lo que es arte, son capaces, no digo en todas las obras, ni todas las personas que están en estos mundos, diferentes entre sí, en circunstancias y personalidades, pero si expresan grandes realidades de nosotros mismos como humanos, es decir, plantean estéticas y, por tanto, contenidos que nos llevan a reflexionar desde la forma y desde la esencia.

Solo me queda invitar, que a través de la ballena enorme de Internet, entren en este museo o en otros semejantes, o, posiblemente cerca de su domicilio existirá una colección semejante a éstas, sea de arte naïf o brut o marginal o ingenuo o de la diversidad o del silencio. Mi pequeño homenaje a estos artistas, a estas personas artistas, a estos artistas personas. Paz y bien y belleza.

http://articulosperiodisticosjmm.blogspot.com.es        © jmm caminero (22-24 junio 2020 cr). Fin artículo 2.151º: “Museo Art et Marges de Bruselas”.

Print Friendly, PDF & Email