En su asamblea anual, los Científicos Cristianos consideran lo que significa la verdadera adoración en tiempos de crisis

La Iglesia Madre, La Primera Iglesia de Cristo, Científico, en Boston, es la sede de la denominación religiosa Ciencia Cristiana. La Iglesia tiene filiales en unos 70 países; este año miembros de distintas partes del mundo participaron en su asamblea anual de manera remota

(Kevin Ness) Boston, MA, EUA – El lunes 8 de junio, se realizó la asamblea anual de la Iglesia de Cristo, Científico, que tiene su sede en Boston. La reunión se celebró en línea. La iglesia es uno de los muchos grupos de fe que ha trabajado incansablemente durante los últimos meses para ayudar a las congregaciones a hacer la transición de unirse en un espacio virtual, en cumplimiento de las directrices y recomendaciones locales. La asamblea anual fue una oportunidad para que los miembros se reunieran y consideraran lo que significa ser una iglesia en un momento de crisis y cómo ir más allá de lo que piden las autoridades para servir realmente.

“El verdadero amor reduce el temor”, afirmó Robin Hoagland, parte de la junta directiva de cinco integrantes de la iglesia, “y ese es el amor que más se necesita en este momento”.

Esto se aplica a las necesidades de las actuales crisis económicas y de salud pública, así como a las preocupaciones mundiales sobre los derechos civiles. El Christian Science Monitor, mencionado en la reunión, es una de las formas en que la iglesia se propone mostrar su compromiso de abordar tales cuestiones. El periódico fue fundado en 1908 con el lema, “no hacer daño a nadie, sino bendecir a toda la humanidad”. Ha tratado temas relacionados con la injusticia y la raza desde sus primeros días. La cobertura de la pandemia en los últimos meses se ha ofrecido gratuitamente a los no suscriptores.

Científicos Cristianos participan en la asamblea anual virtual de su denominación religiosa en Boston. Se cantó un himno en cinco idiomas diferentes y se proyectaron videos enviados por miembros de distintas partes del mundo

Los comentarios de los dignatarios y miembros de la iglesia durante la reunión destacaron la conexión entre la adoración a Dios y el cuidado del prójimo, una enseñanza fundamental de Jesús que los cristianos abrazan.

“En la medida en que amemos a Dios con todo nuestro corazón, alma y mente, en esa medida nuestros corazones y manos serán impulsados por el Cristo para satisfacer las necesidades de nuestros hermanos y hermanas”, expresó Keith Wommack, integrante de la junta directiva.

 

Un miembro de Alemania, que ha estado organizando ayuda humanitaria para las Naciones Unidas, dijo: “Cuando te enfrentas a las necesidades humanitarias del mundo, puedes hacer muchísimas cosas que realmente no son significativas, que no responden a las necesidades de la gente, o enfrentas obstáculos”. La oración “trae soluciones a la mente… porque la oración es poderosa. Tiene un impacto”.

Los comentarios también afirmaron el compromiso de la iglesia con la curación espiritual, que se esfuerza por ver la imagen de Dios en todos. “En este trabajo de sanar al enfermo se requiere mucha caridad y humildad”, escribió la fundadora de la iglesia, Mary Baker Eddy. “Debemos esforzarnos por emular la amorosa paciencia de Jesús”. La curación no puede ser abordada de forma dogmática, subrayan los Científicos Cristianos. Se trata de dar gratitud a Dios, que es amor, y de aprender a reconocer más de esta presencia salvadora.

Un miembro de Perú compartió cómo el amor de Dios sanó su tristeza tras el fallecimiento de su hijo en el hospital a causa de un accidente de tránsito. Durante este mismo tiempo fue curado de un dolor crónico en sus rodillas y columna vertebral. El apoyo de la iglesia local fue decisivo, dijo, y se afilió poco después.

La secretaria de la iglesia dio la bienvenida a nuevos miembros de más de 30 países, entre ellos Angola, Argentina, Australia, Austria, los Estados Unidos, el Reino Unido, Uruguay y Zimbabue. Los miembros también dieron la bienvenida a la nueva presidenta, Anne-Françoise Bouffé, de París, Francia.

La reunión concluyó con una compilación en vídeo de cientos de miembros cantando un himno en cinco idiomas. Se invitó a los participantes de la reunión a unirse en vivo desde sus casas, incluyendo a los que asistieron desde España.

Kevin Ness es el gerente de los Comités de Publicación de la Ciencia Cristiana para La Primera Iglesia de Cristo, Científico.

Print Friendly, PDF & Email