“Sentencias XX de Juan de Portoplano”

Aquella tarde, el de Portoplano, en su caminar diario, por dentro de su mente y fuera de ella. Pensó y repensaba, que era un cazador de frases, de fórmulas con palabras, de ecuaciones con adjetivos y verbos, para intentar que el ser humano, conociese y entendiese mejor su ser y su estar, y al mismo, tiempo su habitar y su pensar y su desear y su hablar. Regalaban frases, erróneas en parte y verdaderas en otra dimensión, pero intentaba que fuesen verídicas, para que el ser humano fuese más justo consigo mismo y con los demás.

– Los motivos y causas profundas por las que los seres humanos hacen y realizan los actos y las cosas, pueden ser muy diferentes, a las que explican, y quizás muchas veces, ni los humanos las conocen a sí mismos.

– ¿Europa al final de siglo, será solo un cincuenta por ciento cristiana, y el resto, una parte de la población será atea o agnóstica, y el resto que queda tendrán creencias religiosas no cristianas…?

¿Europa podrá mantener todos sus grandes principios sociales y políticos y económicos y culturales y antropológicos y metafísicos, si la mayor parte de la población no es cristiana, cuándo hasta ahora, todos los grandes principios tienen su base esencial, aunque no única en el cristianismo, el concepto de persona, de libertad, de voluntad, de autonomía, de sociedad, de Estado, etc.?

– Casi todo el entendimiento, es casi siempre una síntesis de otros conocimientos, cuándo no una simplificación, simplificación en mayor o menor grado.

– ¿El tiempo, mi tiempo en este mundo se me está terminando, y cuánto aún me queda, y cuánto con suficiente racionalidad…?

– Sin renunciar a tus obligaciones legales y morales, cada uno en su situación, debe aspirar a mayor perfeccionamiento moral, al menos, en no caer en errores morales graves, se sea conductor de camión, médico, ejecutivo, meteorólogo, profesor, enfermero, ama de casa…

– Una persona puede tener una aptitud o actitud o unos afectos o unos sentimientos o emociones ante un tipo de actos que son negativos o malos, incorrecta. O dicho de otro modo, sabe que un tipo de acto o hábito es malo, pero su aptitud afectiva es de deseo o pasión o de emoción de aceptación.

Uno, sabe que la ebriedad es mala, pero uno, no solo es que esté tentado en continuar con esa conducta, sino que lo desea.

Por lo cual, todo ser humano, ante el mal y los males, no solo tiene que tener una aptitud y hábito de negación conceptual y teórica, sino también de aptitud y hábitos de rechazo a nivel emocional y sentimental y pasional, y de ese modo, también negar en la vida práctica y en la acción esos actos…

– Es un grave error incentivar, aún más las pasiones que los seres humanos ya sufren y ya llevan en lo más profundo de su ser, es un grave error, sistemática o asistemáticamente, llevar a los humanos a que tengan más pasiones, o las que tienen las desarrollen más, pensando que así de ese modo, por razones sociales o económicas o políticas o de otros signos, así piensen que es más fácil gestionarlos y dirigirlos hacia un lado o hacia otro. Es un error, porque a más cantidad de seres humanos que caen o caemos en uno de los errores morales graves, o de los principios esenciales morales, ese ser humano se convierte en alguien que es más descontrolable en el fondo, creador para sí y para los demás de más sufrimiento, y a la larga, más propensos al estallido social, o que se caiga en un error moral-psicológico más grave…

– Nunca infravalores a nadie, y así, así será más difícil que te infravalores a ti mismo. Porque todos los seres humanos tienen valores sobre la media, menor que la media, inferior a la media.

–  El mal del otro, debemos juzgarlo como mal, no puedes dejarte enrollar por su mal.

– Una nueva idea, que nunca habías pensado, de alguna manera es un terremoto para tu interior. A veces, también para otros seres humanos.

– Intenta aceptar y analizar las ideas y conceptos y datos que se te ofrecen. Procura valorar que sean buenos y bondadosos en verdad y en bondad. Porque puedes construir el edificio de tu pensar sobre errores y desaciertos, verdades y no verdades… Según lo que pienses es la realidad, lo que es la verdad y la bondad, así actuarás o, y pensarás la realidad.

– Deberían las instituciones públicas y privadas, crear programas de investigación de la familia, a y en todos los sentidos. Desearíamos conocer la realidad. Ya, ya que esta condiciona y determina más que cualquier otra entidad o realidad…, tanto como la sociedad, tanto como la Cultura, tanto como el Estado, tanto como la Naturaleza, porque la familia es Naturaleza…

– Hay que preguntarse aunque no guste, si esta sociedad occidental no está haciendo un buen uso de la sexualidad, tanto a nivel individual o colectivo, en muchos aspectos de esta realidad. Que la demasiada libertad, es, es en el fondo libertinaje sexual, y por tanto, no verdadera libertad humana, ni autenticidad humana, ni esencialidad humana. Ya que la sexualidad recompone el interior de cada persona.

El de Portoplano como un pequeño nuevo Sócrates, solo hacia preguntas, y repreguntas. Ese era su oficio extraoficial… Cansado, se terminaba el paseo de aquel día, también aquella tarde…

http://twitter.com/jmmcaminero        © jmm caminero (16 octubre 2019-20 marzo 2020 cr).

Fin artículo 2.048º: “Sentencias XX de Juan de Portoplano”.

Print Friendly, PDF & Email