Charlas conmigo misma: Ángeles Terrenales

Esperanza Mena

Bueno, Esperanza; ya sé que estás harta de tanto coronavirus, pero no puedes (ni debes) olvidarte de tantas personas que están dando lo mejor de sí para salvar la vida de tantos seres humanos como hay contagiados.

Y sin olvidar a los que estamos recluidos en las casas, si no fuera por la logística que hay, no habría nada para comer y los ancianos que viven solos morirían sin esa ayuda.
Así que, desde mi humilde escrito, quiero pedir al mundo solidaridad y también caridad para los demás, que no solo se piense en uno mismo. Ya lo dijo Jesucristo: al prójimo como a ti mismo. Sigamos (por una vez) las enseñanzas de Dios y pensemos más en ayudar, pues si todos nos unimos,conseguiremos salir adelante.

España siempre ha sido un país muy solidario, y lo demostramos día a día;
sigamos los impulsos de nuestro corazón, y no dejemos a nadie en la estacada.

En la tierra también hay ángeles.
aunque no queramos verlos.
Ellos velan por nosotros
y no lo reconocemos.

Ellos siempre están ahí.
limpiadoras, barrenderos,
médicos, enfermer@s,
policía, transportistas,
guardia civil y el ejército.

Y no me voy a olvidar
de los que dan de comer:
supermercados, cajeras,
los que reponen también.

Entre todos lucharemos
lo vamos a conseguir.
Cada uno a su manera
intentaremos vivir.

Yo, una aprendiz de poeta,
las gracias les quiero dar
por estar siempre dispuestos
ayudando a los demás.

España entera os aplaude
por tanto como ayudáis.
Sin duda lo merecéis
por lo que, sacrificáis.

Print Friendly, PDF & Email