“Libro de Artista-Mural del Evangelio de San Juan de Cañas”

Es un libro de artista, libro único, libro objeto y mural. En cierto modo, son como los libros medievales, iluminados, pero ahora con estéticas actuales. Además de ser potencialmente un mural, si cada hoja se pone una al lado de otra, entre metacrilato para ver-pensar las dos partes.

Esta obra se titula: “Evangelio de San Juan (Hil-Vic) (13) (M.A.)”.Consta de 111 hojas numeradas y firmadas, tamaño cartulina, 65 por 50 cms., pintadas por los dos lados. Contiene fragmentos del Evangelio de San Juan. Ha sido realizado entre el 22 de agosto del 2013 Cr hasta el 13 de julio del 2014 en Cr. Además firmada al final y certificada el 13 de julio del 2014 en CR. Además contiene una carpeta de un tamaño un poco mayor, pintadas por los dos lados. Todas las hojas están firmadas y fechadas por uno de los dos lados. Fue donada gratuitamente para el Monasterio Cisterciense de las Cañas de la Rioja.

– Esta obra, tiene al menos cuatro niveles mínimos de interpretación:

1º Es un libro de artista, ejemplar único, libro único, siguiendo el género de esta forma de arte, por tanto, con sus hojas, etc., – como una especie de los antiguos libros manuscritos y miniados o libros iluminados…-.

2º Podría ser perfectamente un mural… situándolo hipotéticamente entre cristales, y por tanto ser un cuadro-mural… visto por los dos lados… por ejemplo, dándole diferentes estructuraciones… según la cantidad de papeles u hojas se pongan en una dirección y otra. (Así tendría un tamaño solo visto por un lado de un cuarto del mural del Juicio Final de Miguel Ángel).

3º Teniendo en cuenta, toda la multiplicidad de visiones-perspectivas que ofrecen los manifiestos artísticos, que les indiqué… pero esto es ya más complejo de explicar aquí. Instalación, etc. Véanse Manifiestos Artísticos…

4º Como obra de Arte total y Obra Total. Véase manifiestos artísticos.

– Muchas veces, los autores, sean de literatura, arte plástico o de cualquier otro arte, incluso otra actividad cultural, sea científica o teológica o filosófica, no sabe muy bien el valor de su producción cultural, no sabe con certeza, si abre nuevos caminos, si es grandiosa, si es mediocre, si es normal. Si abre nuevos caminos al contenido de esas realidades o al concepto o a la idea o a la forma, en definitiva, al problema del significante y del significado.

En arte plástico, es aún más, esa duda, ese escepticismo por parte del propio autor hacia su producción, y de los demás, digamos intermediarios culturales, que son los gestores de la cultura, sean directores de revistas, directores de museos, críticos, profesores de universidad, antólogos, marchantes, galeristas, etc.

En definitiva en una enorme vorágine de cientos de miles de autores plásticos, actualmente vivos en el mundo. Ciertamente, la primera duda que habría que plantearse y replantearse es ésta, podemos calcular por aproximación los médicos o abogados o panaderos que existen en un territorio, y por tanto en el mundo.

¿Pero alguien sabe cuántos autores plásticos existen en su provincia, en su región, en la Piel de Toro, en Europa, en el mundo?

Por otro lado, según los catálogos de subastas, diríamos que en estos últimos diez o veinte años, han tenido subastas al menos cincuenta mil autores, de todos los tiempos, de todo tipo de obras, incluso de anónimos o desconocidos.

Por lo cual, tenemos que inducir y deducir, que el mundo de las artes, sea el de la literatura, el del arte plástico, y de todos, hasta donde conozco, existe una enorme mar de indecisión, desconocimiento, anarquía artística y estética.

Hoy, que tan importante es la cultura, como un parámetro de la industria cultural, y por consecuencia, de la economía y del empleo. Hoy, deberían los gestores públicos y privados, que inciden sobre estas cuestiones, incidir y estudiar y analizar, que exista más racionalidad en el mundo artístico y en todos los parámetros. Aunque sea, que existen Archivos o Centros Documentales, virtuales, para ser más económicos, que por diversidad de territorios, al menos, exista un pequeño curriculum, de cada autor, sea profesional o no lo sea, de ese espacio, y desde ahí, sería la base para el estudio y análisis y evolución, etc. Siempre, evidentemente, admitiendo el sacrosanto derecho de la libertad. De la libertad del autor.

Hoy, podríamos indicar, decir y deducir e inducir, que salvando las distancias, los autores de las artes, los autores plásticos, en particular, están como los proletarios del siglo diecinueve en Europa, en su segunda fase de la revolución industrial.

Dirán que exagero, pueden existir cientos o miles de autores, de un país o sociedad o Estado, que lleven treinta o veinte o cincuenta años realizando esa labor, y solo haber cobrado diez o quince obras. Incluso, su producción, ni siquiera en tres líneas, esté reflejada en sus ámbitos territoriales. Es decir, es como si un panadero llevase treinta años haciendo pan, y en los archivos de las panaderías de ese territorio equis, no existiese…

Para terminar, cuando el autor de este mural o, y libro de artista, está un poco en horas bajas o en horas altas, piensa, que esta obra, es una obra de alto nivel estético y conceptual. Cosa que en otra ocasión habría que incidir, estas pinturas, son combinadas con filosofía y metafísica y literatura. ¡Paz y bien…!

http://twitter.com/jmmcaminero        © jmm caminero (21 octubre-23 noviembre 2019 cr).

Fin artículo 1.878º: “Libro de Artista-Mural del Evangelio de San Juan de Cañas”.

 

Print Friendly, PDF & Email