El patriarcado no tiene nacionalidad

Hasta la Concha
Manifestación del 8M, Málaga 2019 ©Isabel Perea Sánchez

(Isabel Perea Sánchez, estudiante de Periodismo en la UMA) El auge del uso de la violencia machista para difundir ideas racistas tiene como protagonista a la ultraderecha. Han utilizado los últimos casos de violaciones grupales para transmitir su xenofobia, lo que ha derivado a un debate erróneo en la sociedad. El denominador común del machismo se llama patriarcado y no tiene nacionalidad.


Los casos de violaciones grupales como los de ‘la manada de Manresa’ o ‘la manada de Bilbao’ tienen en común dos cosas: la primera, que entre los culpables hay diferentes nacionalidades y la segunda, que son violaciones realizadas por hombres. La ultraderecha ha utilizado la primera cosa en común de estos dos casos para transmitir su racismo. De esta forma, ha creado un enfrentamiento social que tiene que ver más con lo racial que con la lacra del machismo.

El problema no está en la nacionalidad, igual de machistas son un español, un argelino o un estadounidense. Lo que tienen en común todos los casos es que son violaciones realizadas por hombres, y aquí es donde está el principal problema, cuya solución empieza por la educación y no por expulsiones y muros.

“No nos violan por nacionalidades, nos violan los machistas. Están los datos oficiales para no criminalizar. Cuidado con usar las agresiones sexuales para centrarlas en un mensaje que, a corto-medio plazo, genera odio”, tuit de Ana Bernal-Triviño, periodista en La Mañana de TVE.

Print Friendly, PDF & Email