Las viviendas turísticas alojaron 4,4 millones de viajeros en 2018, con un cliente diferenciado respecto al hotelero

Un mayor peso de jóvenes y familias, elevada organización particular y fuerte concentración en verano, entre las características de este perfil de turista

(Prensa Turismo Junta de Andalucía) Alrededor de 4,4 millones de viajeros se alojaron durante 2018 en viviendas turísticas de Andalucía, lo que supone el 14% del total de turistas que recibió la región en el pasado año, según un informe de la Consejería de Turismo, Regeneración, Justicia y Administración Local.

Este estudio, del Sistema de Análisis y Estadística del Turismo de Andalucía (SAETA) y que se ha dado a conocer hoy en una jornada sobre viviendas turísticas celebrada en el centro de innovación turística Andalucía Lab en Marbella (Málaga), refleja una serie de aspectos diferenciadores entre el cliente de este tipo de alojamiento y el hotelero.

Así, partiendo de los datos de la Encuesta de Coyuntura Turística de Andalucía, se detecta que se trata de un turista más joven, ya que el 30% tienen menos de 30 años y solo el 10% más de 65, cuando en el caso de los alojamientos hoteleros ambas franjas de edad rondan una cuota del 20%.

Las familias son el grupo con una mayor representatividad en esta tipología, con un 40% del total de clientes alojados. Por su parte, los viajeros con niños suman el 20% de los turistas en hoteles, mientras que las parejas acaparan una cuota de alrededor del 60%.

 

Este perfil del viajero también se caracteriza por un alto grado de organización particular, que asciende al 94%, mientras que en los turistas hoteleros supone el 71%; así como por dedicar más tiempo a compras, disfrute de la playa, deportes o naturaleza y menos, en relación a los alojados en hoteles, a la cultura o los congresos.

El mercado nacional tiene mayor peso, cerca del 60% en el caso de las viviendas frente al 52% en hoteles; y se muestra una elevada estacionalidad, con una concentración en el tercer trimestre de casi el 40%. La estancia media en el destino casi se duplica (10,2 días frente a 5,7), pero el gasto medio diario es más reducido (60 euros frente a 69).

Las plazas en viviendas turísticas de la comunidad suponen en torno al 32% del total de la oferta de alojamientos de Andalucía. La mayor parte se concentra en la provincia de Málaga (58%) y Cádiz (13%), acaparando el litoral de la región un 80% de la capacidad alojativa.

 

Análisis de la demanda

La jornada celebrada hoy en Andalucía Lab, con la asistencia de unos 70 profesionales, se ha dirigido a propietarios y gestores de viviendas con fines turísticos con el objetivo de analizar el comportamiento de la demanda de este tipo de alojamientos, de modo que puedan adaptar su oferta al perfil de los clientes.

La delegada territorial de Turismo, Regeneración, Justicia y Administración Local en Málaga, Nuria Rodríguez, ha destacado que se trata de “una oferta que ya existía y, desde la Junta, se está haciendo un buen trabajo para regularizar su situación, de modo que sume una oferta de calidad al destino”.

En este sentido, ha afirmado que las viviendas turísticas “atienden a una demanda específica, distinta a la del hotel, por lo que es clave conocer su perfil y analizar sus preferencias para generar un producto que se adecue a sus necesidades y contribuya a los crecimientos que experimenta el destino en sus indicadores turísticos”.

Rodríguez, acompañada por el director gerente de la Empresa Pública para la Gestión del Turismo y del Deporte de Andalucía, José Luis Córdoba, también ha insistido en la necesidad de que se tramite una normativa estatal al respecto, para que “todos los municipios y comunidades trabajemos conjuntamente con los mismos criterios”.

En el encuentro, con la colaboración de la asociación de apartamentos turísticos Apartsur, han intervenido representantes de Booking y Apartelius, quienes trasladaron a los asistentes diversas claves para la optimización de su oferta a la demanda del sector.

Print Friendly, PDF & Email
loading...