Fuengirola vuelve a demostrar la excelencia de todas sus playas con la renovación de las Q de Calidad y las certificaciones medioambientales ISO 14001

Por quinto año consecutivo el Instituto para la Calidad Turística Española (ICTE) ha corroborado la calidad de todo el litoral fuengiroleño en base a una evaluación exhaustiva de los servicios, estado de las aguas y la arena, además del análisis de los establecimientos hosteleros, entre otras cuestiones. También se han renovado los sellos medioambientales

(Prensa Ayto Fuengirola) La alcaldesa de Fuengirola, Ana Mula, ha anunciado hoy que el municipio ha renovado una vez más  las cuatro Q de Calidad que otorga el Instituto para la Calidad Turística Española (ICTE) y el sello del sistema de gestión medioambiental ISO 14001 que concede la entidad OCA Cert en todas sus playas. De esta forma, el litoral fuengiroleño vuelve a ser reconocido por su “excelencia, imagen y la multitud de servicios inmejorables que hay disponibles”, tal y como ha afirmado.

En este sentido, Mula ha recordado que éste es el quinto año consecutivo que las cuatro playas de la ciudad (Fuengirola, Los Boliches, Carvajal y Castillo) son reconocidas con el distintivo Q de Calidad, otorgado por el Instituto para la Calidad Turística Española (ICTE). Además,  por tercera vez, también consecutiva, se han vuelto a obtener los sellos ISO 14001, que concede el instituto de certificación Oca Cert.

“Puedo decir con orgullo de que todo nuestro litoral está catalogado como excelente. Nadie puede cuestionar la calidad de las playas de Fuengirola, otorgados por unos órganos internacionales que certifican unos estándares de calidad estrictos y no por trámites burocráticos y administrativos, como es el caso de la entidad que concede las Banderas Azules, que por cierto, hemos recurrido su resolución por no ser fiel a la calidad de nuestro litoral, que es indudable”, ha asegurado Ana Mula.

La Q de Calidad Turística es un galardón reconocido de manera internacional y una inmejorable tarjeta de presentación para las playas fuengiroleñas. Con la obtención de la Q de Calidad Turística se corrobora que el Ayuntamiento cumple con los requisitos de un buen sistema de gestión de la calidad, logrando así uno de los objetivos que se había marcado la el equipo de gobierno en su dinámica de mejora constante para impulsar el litoral.

Por su parte, la gestión del litoral se ha certificado una vez más en la Norma 14001 implantando un Sistema de Gestión Ambiental, que es una herramienta que ayuda a reducir los impactos en el entorno. Para conseguir de nuevo sendas catalogaciones se han tenido que pasar unas auditorías pormenorizadas en las que se ha evaluado desde el estado de las aguas y la arena, hasta los múltiples servicios que se ofrecen, los establecimientos hosteleros y la accesibilidad del litoral, entre otras cuestiones. Con la renovación de sendas certificaciones el Ayuntamiento da un paso más en la prestación de servicios excelentes a los fuengiroleños y a los miles de turistas que eligen cada año la ciudad para disfrutar de sus playas.

Innovación constante

En cuanto a la innovación en los servicios, Ana Mula ha puesto sobre la mesa el gran trabajo que se realiza desde el equipo de gobierno “siempre junto a los fuengiroleños”  para que la costa sea un ejemplo a seguir, agradeciendo especialmente la labor que se hace desde la Delegación de Playas.

Entre las prestaciones destacan que cada playa dispone de una zona accesible para personas con movilidad reducida, quienes son atendidas por socorristas y además cuentan con equipamiento para facilitar el baño, como es el caso de grúas, sillas anfibias o muletas especiales. Este año se incorporarán además nuevas duchas pensadas para estos bañistas. Mula ha recordado que en el año 2.000, en la zona de Las Gaviotas de Los Boliches, se puso en marcha la primera playa adaptada de la provincia.

Por otro lado en 2018 se instaló una estructura con asientos para facilitar el baño a las personas mayores y de cara a esta temporada se ha renovado todo el mobiliario, pasillos y plataformas de duchas de la playa de Los Boliches y de una parte de la de Fuengirola (centro). A lo largo de los siete kilómetros de costa se distribuyen ocho aseos autolimpiables y seis módulos de aseos independientes, fuentes de agua potable y un servicio de megafonía que se utiliza para realizar anuncios importantes a los usuarios. La iluminación también ha sido sustituida por luminarias tipo LED para reducir la emisión de gases y así cuidar el medio ambiente.

 

“También hay módulos de socorrismo, otro para la Policía Local y por supuesto, torretas de vigilancia, a lo que hay que sumar el dron de salvamento, los espacios para practicar deporte y los de juegos infantiles. Cada año mejoramos, porque somos muy conscientes de que las playas son nuestro principal atractivo y por eso trabajamos en ellas los 365 días del año. No escatimamos ni en esfuerzo ni en inversión y vamos a continuar así para garantizar la prosperidad de todos”, ha concluido la alcaldesa.

Print Friendly, PDF & Email