La Asociación de Jueces de Paz de Málaga traslada al Juez Decano de la provincia sus reivindicaciones y demandas

El colectivo reclama mayor formación y un aumento de sus competencias para mejorar el servicio que ofrecen a los ciudadanos y contribuir así a descongestionar los juzgados de primera instancia

La Asociación de Jueces de Paz de Málaga se ha reunido con el Juez Decano de la provincia, José María Páez, para trasladarle la situación actual por la que atraviesan y solicitar mejoras que ayuden ofrecer un servicio más completo, ágil y cercano a los ciudadanos.

Estos profesionales, que ejercen su jurisdicción en todas las localidades donde no existe Juzgado de Primera Instancia, realizan una labor de mediación, auxilio, resolución y atención tanto a los vecinos de sus localidades como a los Juzgados y Tribunales de toda España, “pero desde hace algún tiempo hemos visto cómo nuestras condiciones de trabajo se han ido degradando y a día de hoy podemos decir que no son las más apropiadas para ofrecer el servicio que los ciudadanos requieren”, ha explicado la presidenta del colectivo, Iluminada Regaterio.

Así se lo han trasladado al Juez Decano de la provincia de Málaga, a quien le han manifestado la necesidad de que se potencie, amplíe y se den más competencias a estos profesionales, además de actualizar la asignación o gratificación que percibe este colectivo.

“El dinero que recibimos, que en ningún caso tiene la consideración de sueldo, sino de gratificación o indemnización por servicio, es del todo insignificante”, ha defendido Regaterio, quien además ha hecho hincapié en que estas cantidades están gravadas por el IRPF, cuando por su naturaleza no debería de ser así. Por ello, solicitan además que se reconozcan los años prestados a la Administración de Justicia como años que deben ser cotizados a la Seguridad Social.

En esta misma línea, se ha solicitado al Juez Decano una dotación presupuestaria para cubrir los desplazamientos realizados en el ejercicio de sus funciones. “Hay Juzgados de Paz que realizan más de 6.000 exhortos al año y muchos de ellos conllevan el desplazamiento de una comisión judicial, que hasta ahora han sido sufragados por el propio Juez de Paz”, ha lamentado la presidenta de este colectivo que actualmente aglutina a más de medio centenar de profesionales.

 

Igualmente, creen necesario la creación de una mutua que asegure la asistencia sanitaria en caso de accidente durante el ejercicio de sus funciones.

Órgano consultivo y mayores competencias

Por otro lado, la Asociación de Jueces de Paz de Málaga ha solicitado la creación de un órgano de consulta a nivel provincial encargado de resolver las dudas de los Juzgados de Paz, al igual que se realiza con los Registros Civiles, además de retomar la realización de cursos de formación, al menos una vez al año, y especialmente en materia de mediación y jurisdicción voluntaria, formación que no se recibe desde el año 2011.

Pero si hay algo de lo que están convencidos estos profesionales es de la necesidad de ampliar las competencias de los asuntos que conocen y reivindicar su figura como “esencial”, dentro del Poder Judicial, ya que se conforman como el primer escalón de la justicia. “Ofrecemos un servicio extraordinario al ciudadano, tanto en los pequeños conflictos que entre los mismos se suscitan, como en el número de asuntos que tramitamos y que evitan a los juzgados superiores una elevada carga de trabajo”, ha asegurado Iluminada Regaterio.

“La eliminación de competencias viene a suponer un colapso de los juzgados de primera instancia sobre cuestiones que son fácilmente asumibles por los Juzgados de Paz”, ha lamentado el colectivo, que echa en falta no poder conocer de situaciones muy habituales en el medio rural y con poco recorrido en los Juzgados de Primera Instancia, como por ejemplo situaciones de deslinde.

Tras el encuentro, Regaterio ha destacado la buena disposición de escucha y atención por parte de José María Páez, quien se ha comprometido a exponer sus demandas ante el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía e intentar solucionar las inquietudes de los jueces de paz.

Print Friendly, PDF & Email