Banderas y fronteras

(Juan Luis Cervera/Estudiante de Periodismo en la UMA) Durante años, los españoles y las españolas nos hemos visto en la necesidad de emigrar hacia otros países ­ — mayoritariamente centroeuropeos­ — como consecuencia de la Guerra Civil y de la dictadura franquista y su represión. Con la llegada de la democracia y a partir de los años noventa, España inició un periodo de modernización institucional y cultural.

El racismo y la xenofobia han ido en aumento entre los nativos a medida que España ha abierto su frontera. Según el INE, la inmigración en España creció en 2006 un 7,4% con respecto a 1995. Los estereotipos han arraigado hasta el punto de que en 2004 solo el 29% de los españoles mostraban una posición tolerante con respecto a los inmigrantes.

La percepción que concebimos de ellos depende de factores socioeconómicos como la ideología política, la amenaza cultural y patrimonial o de la convivencia. Sin embargo, son los medios de información quienes, casados con la élite política y empresarial, los responsables del tratamiento y encuadre de este tipo de noticias.

Twitter:  Jesús Miramón, funcionario del INSS, desmonta por Twitter el rumor de que los inmigrantes sean subvencionados y disfruten de más privilegios que los españoles.

Según los resultados obtenidos del estudio “Encuadrar la inmigración en las noticias y sus efectos socio-cognitivos”, la derecha ideológica vincula la inmigración con el incremento de la inseguridad ciudadana en España, relacionando a los inmigrantes con delincuentes y fomentando la percepción de amenaza. En cambio, la izquierda política asocia la inmigración con el progreso económico y con posturas más abiertas o positivas.

Tras la mal llamada crisis económica, el país ha sufrido una importante fuga de cerebros. Los jóvenes universitarios que, en parte, han sido financiados por el Estado español se ven obligados a buscar una salida laboral en el mercado extranjero y es allí donde explotan todo su potencial. Por lo tanto, es más que evidente que los españoles también emigramos.

De acuerdo con el Ministerio del Interior Italiano, uno de cada cinco inmigrantes que llegaron a territorio italiano en 2018 lo hicieron en embarcaciones precarias. El viernes uno de febrero de 2019, la Guardia Costera italiana ordenó el bloqueo temporal del barco de la ONG alemana Sea Watch, el único que estaba todavía presente en el Mediterráneo, tras alegar “problemas medioambientales y de seguridad”. El Gobierno italiano aceptó finalmente que la embarcación atracase, pero amenazó con requisarla.

El Consejo de Ministros Italiano aprobó el decreto propuesto por Salvini, el cual limita la protección de los inmigrantes más vulnerables y facilita las expulsiones. Uno de los puntos más polémicos es la sustitución de la protección humanitaria por un permiso de residencia de un año solo para casos extremos como urgencias sanitarias, desastres naturales en el país de origen o haber realizado algún mérito en suelo italiano.

En marzo del 2016, los gobiernos europeos llegaron a un acuerdo con Turquía para acoger a miles de migrantes sirios que huían de la guerra y del horror que se vive en Siria. Según las cifras que maneja el gobierno turco, han sido 3,6 millones de sirios los que ha acogido este país. El Gobierno de Jordania ha aprobado un plan de respuesta para ofrecer asistencia a los refugiados sirios con un presupuesto de 2.400 millones de dólares para 2019.
Mohammed Badra: Ataque de gas sufrido en Ghouta (Siria); área bajo el enclave rebelde.

Desde su partida el 15 de enero, miles de hondureños esperan en Tijuana. El endurecimiento de la política migratoria de Trump evidencia su falta de empatía y egocentrismo, poniendo a prueba la capacidad de respuesta del Gobierno de López Obrador. Dos jóvenes que emigraban junto a la “caravana” han sido asesinados allí. Uno tenía 16 años; el otro 17.

John Moore: Yana es hondureña y llora porque su madre es cacheada por un agente de la Patrulla Fronteriza de EE. UU. en Texas. Ambas formaron parte de la caravana de refugiados que partió desde el sur de México.

Los afganos se ven relegados por la UE. Durante 2017, un 54% de las 43.910 solicitudes de asilo tramitadas fueron rechazadas, según datos del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur).

Los congoleños son los esclavos del siglo XXI. Se trata de un país rico en materia prima que se ha visto salpicado por la corrupción gubernamental. Además, las mafias y los guerrilleros se disputan el control de las minas de coltán; material con el que se fabrican las baterías de nuestros dispositivos electrónicos.

Las grandes empresas han puesto el foco en este territorio, incentivado el martirio que los mineros sufren día tras día para llevarse a la boca un trozo de pan. Martin Luther King pronunció en una ocasión que “la injusticia, en cualquier parte, es una amenaza a la justicia en todas partes”.

Marco Gualazzini: Un niño chadiano camina ante una pared grabada de grafitos bélicos. En Chad se encuentra el lago africano más grande, pero el país se encuentra inmerso en conflicto político y medioambiental: deforestación, riegos no regulados, mala gestión, etc.

Todos estos casos ponen de manifiesto la suerte que los españoles tenemos por haber nacido en el continente europeo; un espacio libre de guerras a pesar de sus más y sus menos. La pena de todo esto es que muchas personas no conocen la felicidad ni están conformes con la situación en la que viven. Está bien aspirar cada vez a más, pero debemos ser agradecidos con lo que tenemos.

Print Friendly, PDF & Email