“Cuestiones sobre la crisis del cristianismo, VI”

                        Es una paradoja, que en tiempos actuales, de tanta riqueza material, en general, de tantos derechos teóricos y reales para todos los seres humanos. Al menos en occidente, una parte de la población, se ha alejado del cristianismo, algunos, simple desidia u otras supuestas razones, otros se han instalado en un claro ateísmo o agnosticismo. Por lo cual, el cristianismo está recibiendo, en el siglo veinte, para concretizar, unos embates y críticas y persecuciones, algunos denominan masivas, quizás incluso peores que las romanas de la antigüedad. Quizás, quizás sería conveniente, aconsejable, admisible, necesario que seamos ateos o no, cristianos o no, creyentes en otras religiones o no, en otras filosofías o ideologías o no, al menos que fuésemos más prudentes a la hora, de tanta crítica negativa contra el cristianismo. Y que fuésemos más ponderados, racionales, prudentes, equilibrados…

– Hay personas que han abandonado el cristianismo, en la teoría o en la práctica, porque analizan las vidas de los cristianos, aunque no sean perfectos y las de no cristianos, y a veces, los segundos parece que triunfan más en la vida que los primeros. Al menos en la vida, aunque los primeros hayan evitado muchos males, a si mismos y a los demás, y los segundos, hayan creado y criado muchos males a ellos mismos y a los demás.

– ¿La industria religiosa, social y cultural, que está anexionada al cristianismo, los puestos de trabajo que ofrece, en sus múltiples tareas, no los voluntarios, sino los que tienen rendimiento económico se otorgan con justicia y equidad y al de mayor capacidad, o se utilizan otros derroteros…?

– Las entidades que forman y conforman el cristianismo, deben intentar que sus producciones culturales, sean libros y otras manifestaciones, estén también situadas en los suplementos de periódicos y revistas de cultura, además de otros medios de comunicación especializados.

Dicho de otro modo, raramente está reseñado en un suplemento cultural de un periódico, menos de revistas especializadas, si se publica un libro de importancia de teología, o si se inaugura un templo religioso, incluso aunque sea estéticamente muy avanzando, etc.

Por lo cual entidades del cristianismo tienen que intentar promocionar y mostrar todas sus actividades culturales, no solo en sus medios propios, que en cierto modo están relegados a sus minorías cultas, sino también a y en los medios generales de la cultura más elitista y elevada.

De ahí, también la necesidad del cristianismo, en la medida de lo posible, de realizar productos culturales, que puedan estar en la vanguardia de las estéticas, por ejemplo, un requien o la música de una misa, con los sonidos musicales más últimos del dodecafonismo o posteriores. Igual en todas las artes, literatura, filosofía, etc.

La sensibilidad y la percepción es esencial para difundir un contenido conceptual, es decir, el cristianismo, siempre dentro de la legalidad y la moralidad correctas, además de todos los medios tradicionales y nuevos que tiene para difundir su sistema teórico y práctico, se tiene que valer de los medios de la sensibilidad actual, del saber actual, de las artes actuales. Porque al final, el románico, en su tiempo era lo más avanzado, ahora ya el cubismo diríamos es retrasad… Ciertamente sin negar el producto cultural para la liturgia o el arte litúrgico o del no litúrgico, éste último que puede ser y servir para la pastoral, la difusión, etc.

– Las autoridades eclesiásticas máximas e intermedias igual que celebran el nuevo año en el calendario cristiano, deberían, en la medida posible también celebrar y recordar el nuevo año en las diversas culturas, al menos con alguna ceremonia o recordatorio o celebración litúrgica, etc.

Pienso que esto podría servir para expresar la importancia de que tienen todas las culturas para el cristianismo.

– En cientos de periódicos y revistas, en papel o digitales que existan en el mundo de corte cristiano, posiblemente se redactarán y publicarán cada semana miles de artículos periodísticos.

Hay que preguntarse, que aparte del medio que se ha publicado, por lo general, pasan al terreno de lo olvido.

Me pregunto si sería conveniente, que una fundación o entidad, dentro del orbe del cristianismo, por un lado, cada medio, tuviese un archivo por autores o por fechas, de los artículos que se han ido publicando, y en segundo lugar, diríamos una página central, dónde por medio de enlaces, o por otros sistemas, todos esos artículos miles cada semana, de cientos de semanas, pudiesen ser consultados.

De ese modo, una riqueza literaria-teológica, que se expresa en medios de comunicación, artículos periodísticos, que por lo general, son limitados en el número de palabras y frases, pudiesen seguir estando vivos, es decir, aptos para la lectura y la meditación, aunque hubiesen sido escritos hace cinco o diez o veinte años…

http://twitter.com/jmmcaminero © jmm caminero (30 diciembre 2018-03 marzo 2019  cr).Fin artículo 1.573º: “Cuestiones sobre la crisis del cristianismo, VI”