El Gobierno andaluz hará una “revolución reformista” y reactivará las políticas activas de empleo