El alcalde entrega la Medalla de Honor de Torremolinos a la Embajada del Reino Unido en reconocimiento a la contribución de los británicos en el desarrollo del municipio

La localidad dedica una glorieta a Margarita Horn y Taylor ‘Mrs.Beautell’, pionera del turismo de la ciudad y precursora del hotel Castillo de Santa Clara 

Torremolinos ha hecho entrega hoy de la Medalla de Honor de la Ciudad al embajador del Reino Unido en España, Simon Manley, en nombre y representación de todos los ciudadanos británicos a los que la localidad ha querido reconocer su “contribución al desarrollo turístico, económico, cultural y social” del municipio. El alcalde, José Ortiz, ha presidido el acto institucional en que se ha formalizado la concesión de esta máxima distinción otorgada por el pleno municipal el pasado septiembre y dentro de los actos conmemorativos del 30 aniversario de la autonomía de la localidad.

En su recepción oficial en la Casa de los Navajas, y en la que ha estado acompañado por la corporación municipal, autoridades y representantes empresariales y turísticos, Ortiz se ha referido a la pasada conmemoración de la independencia como el acto en que cada año “ensalzamos nuestra identidad, recordamos nuestro pasado, nuestro legado cultural e histórico y ponemos de manifiesto que fuimos los pioneros del nacimiento del turismo en la Costa del Sol”.

Un acto, ha añadido, “en el que cada año reconocemos a aquellos hombres y mujeres que han sido y son los protagonistas de nuestra historia…, una historia que también está escrita en inglés y cuyos protagonistas se apellidan Langworthy, Beautell, Brenan e incluso los Duques de Windsor, entre muchos otros”, ha señalado.

Papel de los británicos al desarrollo de Torremolinos

El alcalde ha hecho énfasis en el “papel fundamental de los británicos en el desarrollo de Torremolinos como destino turístico a principios del siglo pasado”. “Hicieron de nuestro pueblo el suyo propio, disfrutando de nuestras costumbres e integrándose en nuestra sociedad, enriqueciéndola y dándole a Torremolinos un lugar dentro de Europa”, ha destacado en su discurso.

El embajador británico, Simon Manley, ha calificado como “un honor” al recibir este reconocimiento por parte del Ayuntamiento de Torremolinos en orden “a la contribución de los británicos a este magnífica ciudad, tanto por parte de los residentes como por los turistas e inversores connacionales”.

“Vivimos tiempos de incertidumbre –ha señalado el diplomático, señanado, sin referirlo explícitamente al proceso del ‘Brexit’-, pero hay algo de lo que no tengo dudas. Torremolinos, la Costa del Sol y Andalucía  han estado, están y estarán en el corazón de los británicos, quienes tienen una historia de amor con esta tierra”.

En su alocución, Ortiz se ha remontado a finales del siglo XIX para rememorar la figura del militar inglés Sir George Langworthy, conocido como ‘El inglés de la peseta’, quien se estableció en el antiguo cuartel de carabineros del Castillo de Santa Clara, y destacó “por su generosa labor con los pobres, mientras hacía de embajador del turismo de Torremolinos”.

En este punto, el primer edil ha hecho un apartado para destacar una parte de la historia menos conocida del pasado turístico de Torremolinos, relacionado precisamente con el Castillo de Santa Clara como el primer enclave de un alojamiento turístico en la Costa del Sol. “Esa historia tiene nombre de mujer, un nombre quizás olvidado al que hemos querido darle el lugar que le corresponde, dedicándole un espacio en el que fue su rincón dentro de Torremolinos.

Pionera del turismo y precursora del Castillo de Santa Clara

“Esa figura -ha señalado el alcalde- es la de Margarita Horn y Taylor, ‘Misses Beautell’, mujer de carácter amable que tuvo el genio y la entereza para sobrevivir a todas las dificultades y poner en marcha el mejor y más antiguo hotel de la Costa del Sol en ese Castillo de Santa Clara, que arrendó a Langworthy”. “Ella es la incuestionable pionera de la Costa del Sol. Ella fue la verdadera impulsora de Torremolinos como destino turístico británico”, ha elogiado Ortiz.

El alcalde ha hecho una retrospectiva hasta los años 30 para referirse a “aquel que podría ser uno de los hoteles más irresistibles del Mediterráneo”, y que –recordó- fue el protagonista de la primera promoción turística del establecimiento en el mercado británico bajo el slogan ‘Sun, Golf, Tennis, Bathing all the year at Santa Clara, Torremolinos”.

Ortiz no ha dudado en señalar ese anuncio como la espoleta que desencadenó la atracción del municipio en aquel país y ante unos “viajeros atraídos bajo los reclamos de un Torremolinos en plena ebullición”. “Ya en los años 50 –ha secuenciado en su intervención- llegaron artistas, aristócratas y otros personajes famosos de toda Europa y el mundo, lo que trajo la consiguiente fama internacional” y la construcción y apertura de importantes hoteles de lujo como La Roca y el Pez Espada, “extendiendo el turismo a otros municipios de nuestro entorno” y desencadenarían el ‘boom’ turístico en los 60 en que “la comunidad británica tuvo un gran protagonismo”.

La figura de la británica Margarita Horn ‘Misses Beautell’ ha sido objeto de un acto previo a la recepción oficial hoy con su reconocimiento también por parte del ayuntamiento con la inauguración de una glorieta con su nombre en la zona del Rincón del Sol de La Carihuela, bajo el actual Castillo de Santa Clara, acto en que ha estado presente el embajador.

 

Torremolinos y los residentes y turistas británicos

“Torremolinos y su historia como municipio no pueden entenderse sin esos británicos y británicas con nombre y apellidos, y el de tantos cientos de miles anónimos, que nos siguen eligiendo para vivir o pasar sus vacaciones”. “Usted, embajador, dijo una vez que los británicos llevan esta tierra en el corazón, no solo ahora, sino para siempre; y yo ahora le digo que Torremolinos siempre llevará en el corazón a sus británicos, a los de ayer, a los de hoy, y a los que vendrán en el futuro”, ha concluido el alcalde.

En la actualidad existen 1.655 británicos censados en el municipio, que constituyen el 12,1 % de los extranjeros censados y el 2,34 % del total de empadronados en Torremolinos. Además estos residentes también cuentan con un destacado peso en la economía local, con comercios británicos en diferentes sectores como hostelería, supermercados y tiendas, así como profesionales de distintos ámbitos.

La importancia de esta comunidad en el turismo local es incuestionable. En el año 2018 un total de 210.915 británicos se alojaron en hoteles de Torremolinos, lo que significa en términos porcentuales el 19,04 por ciento del total de 1.107.615 viajeros que eligieron Torremolinos como destino vacacional el pasado año.

Print Friendly, PDF & Email
loading...