La Cabalgata de Reyes puso el broche de oro a unas Navidades inolvidables