La Cabalgata de Reyes puso el broche de oro a unas Navidades inolvidables

(Comunicación Hermandad Nuestro Padre Jesús Nazareno) La Cabalgata de Reyes llenó, en la tarde del pasado sábado 6 de enero, Alhaurín el Grande de luz e ilusión, poniendo el broche de oro a unas Navidades, las de 2019, absolutamente inolvidables.

En el Cortejo el Rey Mago Gaspar, tradicionalmente identificado con nuestra Real Hermandad, brilló con luz propia. El pelirrojo Mago volvió a viajar desde Oriente para ofrecer al Niño Jesús incienso. Un oloroso regalo que parece anunciar, a menos de cien días para el Domingo de Ramos, la inminencia de un nuevo ciclo procesional. Antes de partir para el Camino de Coin, lugar de inicio de la Cabalgata, el soberano y su séquito hicieron una parada en la Casa-Hermandad, donde fue recibido por nuestro Hermano Mayor, partiendo hacia la Casa de la Cultura, desde la que un descapotable lo conduciría junto al resto de los Magos.

Desde las aceras muchos vecinos esperaban con impaciencia el fragante aroma de Gaspar y, mientras se esforzaban en recoger la abundante lluvia de caramelos que caía al paso del monarca, comentaban, con curiosidad, su gran parecido físico con nuestro Vicepresidente de Cultos, Salvador Cárdenas.

Gaspar, cuyo camello fue escoltado por dos jóvenes hermanos, estrenó una nueva imagen, totalmente renovada en cuanto a ropas y atributos, se convirtió, por derecho propio, en uno de las principales protagonistas de la Cabalgata.

Para acompañarlo diez pequeños hermanos y hermanas de Jesús estrenaron, también, sus ropas de paje formando uno de los tramos más vistosos y lucidos de toda la Cabalgata.

Por su parte nuestra Banda de Música, bajo la magistral batuta del Maestro Aguilar, acompañó a los Magos de Oriente durante todo el recorrido, interpretando un magnífico repertorio de marchas navideñas.

Es de destacar que, por primera vez, las puertas de nuestra Ermita de San Sebastián se abrieron al paso del cortejo. A la llegada a la Plaza del Ayuntamiento la alcaldesa y las autoridades locales recibieron a SS. MM. los Reyes Melchor, Gaspar y Baltasar, que saludaron a los presentes desde el Balcón de la Casa Consistorial mientras caía una lluvia de nieve que se mezclaba con otra, más sólida, formada por caramelos.

Para dar comienzo a la noche más mágica y esperada por los niños, y por vez primera, S. M. El Rey Mago Gaspar recibió a los pequeños de nuestra Real Hermandad, y a todos los del pueblo de Alhaurín el Grande que quisieron sumarse, en una Ermita de San Sebastián abarrotada de público. Allí, y a los pies de “Padre Jesús”, Gaspar hizo entrega a los presentes de numerosos regalos, antes de marcharse a repartirlos por las casas de nuestro pueblo.

Ya en la mañana del día siguiente, 6 de enero, el Coro de nuestra Real Hermandad cantó la Misa de Reyes en la Parroquia, siendo acompañado de muchos hermanos y una amplia representación de la Junta de Gobierno encabezada por nuestro Hermano Mayor, Salvador David Pérez González.

Así, con esta Eucaristía, concluían los Actos de la Navidad en Alhaurín el Grande y en nuestra Real Hermandad. Una Navidad vivida con una enorme intensidad y que es sólo el preludio de un año litúrgico que vendrá cargado de retos y novedades.