“Máximas XIII de Juan de Portoplano”

Juan de Portoplano le hubiese gustado encontrarse con Juan de Mairena, y desde luego con los cientos de pensadores y filósofos y escritores de alto nivel, que durante siglos este planeta ha hecho florecer. De ese modo, podrían un día a la semana o al mes, haber hablado de cientos de temas y cuestiones, y quién sabe si habrían hecho avanzar en algo el conocimiento, o al menos más deprisa, pero la naturaleza-sociedad no les hace nacer-florecer en el mismo siglo. Tienen que conformarse con hablar con ellos en las letras muertas y vivas de los libros.

– Uno escribe o pinta porque piensa, y piensa porque observa, y lo que piensa, observa no está siempre acorde o en armonía con lo que se dice o se escribe o se piensa, y por eso intenta llevar algunas cuestiones un poco más allá que hasta ahora se ha levantado el peso del entendimiento de la realidad.

– No escribes ni a favor de la mayoría o de las minorías, ni en contra de las mayorías, ni de las minorías, pero igual que el matemático que intenta encontrar nuevos patrones o ecuaciones o parámetros matemáticos, y después de creerlos haber hallado los muestra al público en general. Casi siempre lo entenderán solo cientos de personas, supongo que las ideas y conceptos y preguntas, muchas veces, sucederá lo mismo.

Es lógico que las editoriales no quieran apostar y perder su dinero, invertirlo para perder, por consecuencia estás condenado a escribir y pintar para una minoría que puede haber llegado a ese nivel de entendimiento de comprensión de la realidad. Te gustaría que todo el mundo llegase a ese nivel, incluso aunque utilices lenguajes muy normales, en general, pero no es así. Pero qué otra cosa puedes hacer, si de verdad quieres encontrar caminos de mayor grado de verdad-bondad-racionalidad-belleza-prudencia-utilidad-etc.

– Se dice estos días que ha fallecido un play boy, que se ha acostado con seis mil mujeres, me digo a mi mismo, si no distinguimos entre libertad y entre enfermedad moral y enfermedad psicológica.

O dicho de otro modo, que aunque la sociedad sea muy tolerante en costumbres y actos, también tiene que ser muy tolerante en pensamiento y libertad de pensamiento, y llamar a cada cosa por su nombre, de ser cierto esta realidad, o semejantes cifras, en otras personas, aunque sean mil, aunque sean cien, estamos hablando de una patología moral y una patología psicológica. Clara y llanamente.

– No tengo la imaginación, ni la inteligencia, ni los conocimientos para intentar indagar argumentos y razones, para intentar evitar que la Península Ibérica vaya o se encamine hacia mayores grados de pauperización social y política y económica y cultural y espiritual… ¿¡Qué es lo que parece a lo que nos encaminamos, porque parece que hemos entrado en una de esas épocas de irracionalidad, que tanto abundan en nuestra historia!?

– Si existen Estados ya Estados, dos al menos, con mil millones de ciudadanos, y existen Estados que son continentes, que yo sepa tres al menos, por qué usted que existe en un Estado que no llega a quinientos mil kilómetros, ni a cincuenta millones de habitantes, quiere que este Estado se divide en dos o tres o cuatro. ¿Qué quiere usted atraer la pobreza y la miseria, si no al Estado que usted quiere formar si al resto de lo que quede, y al final, la pobreza y la miseria de los otros, que estarán al lado del suyo, le pegarán miseria y pobreza y sufrimiento y tragedia…?

– Modestamente me puedo considerar un pensador-escritor-filósofo, pero modestamente debo aceptar que el trabajo realizado en esos campos, apenas proporciona sombra a nadie, o dicho de otro modo, no tiene ningún eco, ninguna aceptación. Por lo cual, lo escribo aquí, para que no piense usted que estas frases y otras, estos artículos y otros, son redactados por alguien que tiene una gran calidad cultural y un gran renombre intelectual. No crea que soy un gran pensador o un gran intelectual o un gran escritor…

– ¿A veces, me digo a mi mismo, no da la sensación de que todo es un enorme juego, de enfrentamientos entre diversas ideologías, a nivel territorial o mundial o continental, pero que al final, llevan al mismo fin, a veces, me pregunto si esa sensación tiene sentido, o solo es imaginaria…?

¿Ideologías en Occidente? ¿Pero no lo tengo tan claro entre las diversas sociedades-culturas-civilizaciones diferentes en el mundo, éstas pueden que lleven a distintos fines…?

– ¿Para que exista alianzas de civilizaciones, todas tienen que sentarse a la mesa de la tabla redonda y empezar a racionalizar si todas sus ideas y sus prácticas son igualmente correctas, teórica y en la práctica…, es decir, analizar con tolerancia y prudencia y moderación cientos de conceptos y cientos de prácticas individuales y colectivas de cada una de las culturas y sociedades-culturas-civilizaciones-ideologías…?

El de Portoplano o si quieren ustedes la de Portoplano, qué más da en este asunto el género sexual, mientras volvía recogiendo la sombra de las hojas como pájaros quietos le otorgaban, pensaba entre sí, si hoy estuviesen conmigo Montaigne, Gracián, Marco Aurelio, Epicteto. Juan de Mairena y tantos otros, mis palabras creo que no desentonarían de las de ellos, mis frases serían comprendidas, creo, pero me ha tocado vivir en este momento y en este mundo y en este lugar, y aquí en el silencio rumio ideas y labro los adjetivos y sustantivos para intentar interpretar la realidad. En el silencio triple o cuádruple porque no tienen eco.

http://twitter.com/jmmcaminero        © jmm caminero (01 octubre-17 diciembre 2018 cr). Fin artículo 1.487º: “Máximas XIII de Juan de Portoplano”.