El ‘postureo’ llega a los tribunales