Don Miguel Serón, toda una vida dedicada a la enseñanza

Un grupo de alumnos realizaron, el pasado sábado 1 de diciembre, un homenaje a Don Miguel Serón, profesor muy querido y conocido por el pueblo de Alhaurín el Grande y que impartió clases en el colegio Emilia Olivares.

Este reconocimiento más que por maestro (que por supuesto también) es por sus enseñanzas más cercanas a las de  un padre que a la de un profesor. Así lo corroboran los cientos de estudiantes que pasaron por sus aulas.

Cada vez van quedando menos maestros de  pueblo, que den clases en su localidad y que no estén atados a estos calendarios nuevos de aprendizaje, donde lo primero no eran los temas, sino los alumnos.

Don Miguel nació el 13 de agosto de 1945. En 1970 ejerce primero de sustituto y luego es contratado como interino siendo finalmente funcionario. Siempre en Alhaurín el Grande hasta su jubilación en el año 2005. En la actualidad, tiene 73 años. Está casado con María Burgos Morales. De este matrimonio nacieron dos hijas que siguieron la tradición familiar y ejercen como maestras.

En los primeros años que dio clase en Alhaurín el Grande, los niños estaban separados de las niñas en el Convento y podía llegar a tener hasta unos 50 niños por clases.

HOMENAJE A DON MIGUEL SERÓN

Si pasamos lista, como hace 25 años, en un aula del CP Emilia Olivares, hay algunos que no están, que no han podido asistir, unos por motivos personales y otros por motivos laborales.

Pero absolutamente todos, se llenaron de alegría ante la propuesta de este reencuentro.

Unanimidad absoluta…por algo será,¿no don Miguel?

Nos hemos subido a la máquina del tiempo, para mirar al pasado y recordad de dónde venimos.

Sentir de nuevo que fuimos niños, y que esa parte inocente, sigue viva dentro de nosotros, aunque a veces, el paso de los años y de la vida, esta parte nuestra se eclipse.

Hoy, quitamos las hierbas del camino, para volvernos a mirar, con aquella mirada de hace años, miradas de niños felices, niños que jugaban, peleaban, reían, cantaban y se respetaban.

Hoy recordamos esos whatsapp que nos mandábamos, en el que la pantalla era de papel, la letra de tinta, el envío por debajo de las mesas y los emoticonos corazones de amor.

Podríamos relatar montones de anécdotas y recordar infinidad de momentos que seguro no nos daría tiempo en esta especial tarde.

Ya han pasado 25 años, desde que siendo unos  críos, nuestras vidas se cruzaron en el camino. Y hoy, convertidos ya en adultos, hemos querido hacer una parada, con el único propósito de homenajear, a quien de manera muy directa, tuvo que ver mucho en nuestras vidas.

Queremos dar las GRACIAS a nuestro querido maestro de aquel entonces, D. Miguel Serón.

GRACIAS, por haber contribuido a que hoy seamos lo que somos. Gracias por sus consejos de vida, que ya muchos de nosotros se lo vamos transmitiendo a nuestros hijos, pero sobre todo GRACIAS por ser la gran persona que nos demostró ser.

Don Miguel Serón: Hombre de campo, de la antigua escuela, de la vida, cercano, atento, humilde, preocupado, de los que ya hoy apenas quedan, con las ideas muy claras; sabiendo siempre de donde venía y de cómo se tuvo que mojar el culo para conseguir los peces que consiguió.

A pesar de su aspecto serio, demostró tener un corazón enorme, capaz de ponernos un 5 por lástima, por tal de que la irritación del suspenso no fuese tan grande; de darnos charlas de todo tipo, estando a veces más cerca del papel de padre que de maestro.

Recordamos como compartía con nosotros los chascarrillos de su juventud, orgulloso de su Renault 6 (que al final no lo enterró como usted decía), nos  hablaba de sus naranjas, de su huerta, de su familia…

Aun recordamos cuando estamos al final del curso, como nos aconsejaba, si teníamos que ir a BUP, FP, o a hacer bragas…sí, así de claro lo decía, pero siempre, sin ninguna mala intención, solo con el fin de sacar lo mejor de nosotros mismos, de que nos aplicásemos el parche…porque ya sabíamos lo que teníamos que hacer el que quisiera peces ¿no?

Usted no quería alumnos que luego fuesen maestros, ¡no señor!, eso era muy poco. Teníamos que poner el listón alto, para luego ser, por lo menos, maestros como usted.

Pues aquí estamos hoy, todos con nuestra carrera, que si más bien para algunos no ha sido académica, ha sido la carrera de la vida, aprobaba con la mejor de las notas, “llevar la cabeza bien alta”. Somos mujeres y hombre de provecho (como usted decía), con una buena educación en valores, en las que usted supo poner, y de muy buena manera, un importante granito de arena.

Permítenos por tanto, hacerte entrega de estos obsequios como recuerdo de este día.

Estos son regalos tangibles, que hoy se podrá llevar a casa, pero el mayor de los regalos que nos llevamos hoy, no se palpa ni se toca, pero se siente…y no es otro que el tiempo y el cariño que nos hemos regalado todos y que quedará siempre en nuestro recuerdo y en nuestro corazón.

GRACIAS DE NUEVO DON MIGUEL

GRACIAS EN NOMBRE DE TODOS Y CADA UNO DE NOSOTROS

GRACIAS POR HABER SIDO ALGO MÁS QUE NUESTRO MAESTRO

GRACIAS POR ENSEÑARNOS, NO DONDE ESTA TAL O CUAL RÍO O UNA U OTRA CIUDAD, NO…

GRACIAS POR ENSEÑARNOS EL MEJOR DE LOS MAPAS

POR HACER LA MEJOR DE LAS HISTORIAS DE NUESTRAS VIDAS

GRACIAS POR ENSEÑARNOS QUE EL LENGUAJE VA MAS ALLÁ DE LAS LETRAS.

GRACIAS POR MOSTRARNOS LA VERDADERA NATURALEZA, POR HACER QUE LAS MATEMÁTICAS HOY RESTEN AÑOS, MULTIPLIQUEN RECUERDOS Y ELEVEN EL CARIÑO

GRACIAS DON MIGUEL,SIMPLEMENTE POR SER

ESPERAMOS DISFRUTES ESTE DÍA. TE MERECES ESTE RECONOCIMIENTO Y MUCHO MÁS

FDO. TUS ALUMNOS.

ALHAURIN EL GRANDE A 1 DE DICIEMBRE DEL 2018