¿Por qué es importante cuidar muy bien tu ropa interior?

La ropa íntima está compuesta de fibras delicadas que se desgastan con el uso cotidiano. Sin embargo, ¿es posible hacer que estas prendas duren mucho más tiempo? Pues la respuesta es un rotundo sí, y aquí te mostramos como hacerlo. Te encantará tomar en cuenta estos tips que demuestran por qué es importante cuidar tu ropa interior.

Sujetadores

Los bralettes o sujetadores son una pieza fundamental en el ajuar de las chicas. Sobre todo, cuando se trata de adaptar la figura para la moda de noche o la cotidianidad. Cada modelo requiere una atención especial para que su durabilidad aumente.

Al estar compuestos de materiales textiles diversos, pueden deteriorarse fácilmente alguna de sus piezas. Las elásticas con las que están fabricados los bordes pueden perder sus propiedades cuando se utilizan con frecuencia. Por eso, se recomienda que esta delicada prenda sea lavada a mano.

Algunas chicas optan por no lavar sus sujetadores con frecuencia, creyendo que los químicos limpiadores afectan las fibras. Sin embargo, esto es muy peligroso, ya que esta prenda se convertiría en portadora de microorganismos que pudieran resultar dañinos. Lo ideal es guardarlos aparte y lavarlos a mano con detergente suave. No olvides enganchar o abrochar para que no se deformen las piezas metálicas de la prenda.

Bragas

La prenda íntima más utilizada en las chicas, forma parte de la Lencería más resistente del clóset. Pero depende del tipo de calzón y el uso que le des, la duración que este pueda tener. Por ejemplo, se recomienda que los que poseen encajes u otras telas delicadas sean usados para contadas ocasiones. De esa manera, no se deterioran los detalles y otras propiedades de tal prenda.

Por otro lado, por ser una prenda de uso diario, está expuesta a los agentes limpiadores con frecuencia. De preferir el ciclo de lavado, coloca la lavadora en su modo más delicado. De ese modo, los movimientos de la maquina no romperán la tela ni dañaran las elásticas. Por lo general, lo ideal sería usar una bolsa de lavado para mayor precaución con las prendas más finas.

Otra forma de mantener el buen estado de la ropa interior, es usando agua a temperatura ambiente. En el caso de usar lavadora, asegúrate de no seleccionar agua caliente para el ciclo de tu ropa íntima. Si bien es cierto que el agua caliente es ideal para una mejor limpieza, agranda las delicadas prendas y disminuye su vida útil.

Ropa para dormir

A pesar de que los pijamas mujer y otras piezas de dormir no son consideradas ropa íntima, también son delicadas. Por ese motivo, también vale la pena seguir consejos sobre su cuidado. Una de las cosas que hará que tus prendas para dormir duren mucho, es utilizarla solo para ese fin. Resulta muy cómodo permanecer en casa tus días libres en la pijama favorita. Pero el tiempo de uso reduce su vida útil, haciendo que pierda su color, firmeza y frescura. Colócate la ropa para dormir justo antes de meterte a la cama y despójate de ella al despertar.

Muy relacionado con este punto, está el tema de usar a diario la misma pijama. Es preferible variar los modelos, o al menos tener varios ejemplares. Dejar “descansar” la ropa permite que se mantenga en buen estado mucho más tiempo. Una recomendación para cuidar de tu salud a la hora de dormir, es no usar ropa interior demasiado ajustada. También será de utilidad para obtener un mejor descanso por las noches.

Cuida bien tus ropas delicadas

Siguiendo los tips detallados aquí, te darás cuenta de que tu ropa dura mucho más. Un último tip ideal para cuidar de todas las prendas antes mencionadas, no uses la secadora. El ciclo de secado es enemigo natural de las fibras textiles que componen las ropas finas y delicadas. La exposición directa al sol tampoco es recomendable para secarlas.

Lo ideal sería disponer de un espacio al aire libre pero resguardado de la luz solar. Un clásico perfecto para cuidar los textiles es seguir al pie de la letra las instrucciones de lavado, secado y planchado. Estas normalmente vienen en la etiqueta de la ropa. Verás cómo tus prendas te  agradecen su cuidado teniendo una duración más extensa y manteniendo su calidad.