La oferta cultural de la provincia de Málaga afianza su buena salud y se confirma parte fundamental para posicionarse como destino city-break

Un 28,9% de los turistas vacacionales ven en la cultura un motivo para venir a la Costa del Sol.Las visitas al conjunto Alcazaba-Gibralfaro crecen significativamente y el Teatro Romano ha acogido una media de 20.000 visitantes al mes en verano.

(Prensa Diputación) El verano ha finalizado en la Costa del Sol con buenas cifras en lo que al segmento cultural se refiere. Así se desprende de los datos obtenidos en algunos de los monumentos y espacios históricos de interés a los que ha tenido acceso Turismo Costa del Sol.

En efecto, “la provincia de Málaga está, con su capital a la cabeza, dentro de una dinámica claramente ascendente en oferta turística cultural”, ha expresado Arturo Bernal, director general de Turismo Costa del Sol. “A los tradicionales monumentos tanto de la capital como de la provincia, se han unido una gran cantidad de museos e iniciativas expositivas que han enriquecido, y de qué forma, el panorama cultural de nuestro destino”. No en vano, los turistas culturales otorgan al destino un total de nueve puntos sobre diez.

En ese sentido, y de acuerdo con los datos ofrecidos por el observatorio turístico de 2016, la motivación cultural es la segunda más mencionada por los encuestados (28,9%), tras el sol y playa.

El crecimiento en materia cultural trae de la mano, a juicio de Bernal, “nuevas perspectivas para mejorar registros en objetivos tan prioritarios para la Costa del Sol como la gestión de la estacionalidad”. En efecto, “a mayor oferta cultural, abunda el perfil turista que acude por esta motivación, que puede elegir cualquier mes del año para viajar”, observa Arturo Bernal, “por no hablar de nuevas tendencias, como el city-break, en la que el componente cultural, patrimonial y artístico desarrolla un papel de indiscutible relevancia en la toma de decisiones, suponiendo en torno al 37% de la motivación principal de este tipo de viajes”, ha expresado Bernal.

Esta respuesta en el turismo cultural “va, y debe ir de la mano, con las motivaciones de la propia población en conocer y disfrutar su patrimonio”, ha comentado el director general de Turismo Costa del Sol. Al respecto, la población malagueña, en su último estudio especializado, otorgó una puntuación superior a seis sobre diez en cuanto al grado de interés en los museos y monumentos, casi un punto por encima de la media española. “La cultura llama a la cultura; eso lo vemos claro”, ha concluido Bernal.

Un buen verano entre Alcazabilla y Gibralfaro

Con el verano finalizado, este interés que la Costa del Sol está despertando como destino cultural se ha visto reflejado en las muy buenas cifras que han arrojado tres referencias históricas y arqueológicas de la capital, situadas en un mismo radio: el Teatro Romano, la Alcazaba y el Castillo de Gibralfaro, estos dos últimos integrados como conjunto monumental.

Así, el Teatro Romano ha albergado una media que supera las 20.000 visitas mensuales en los meses de verano. Según los datos que aportan desde la entidad, se advierte que los meses de junio y agosto han sido especialmente buenos, rozando los 25.000 visitantes cada mes.

Además, el coliseo de calle Alcazabilla, del siglo I a.C., ha acogido durante los meses estivales el ciclo Teatros Romanos de Andalucía, con la representación de varias obras clásicas, como El Asno de Oro o La Odisea. Esta iniciativa ha reportado más de 7.000 visitantes, de los cuales en el mes de julio han supuesto cinco mil.

Por su parte, el Conjunto Monumental Alcazaba-Gibralfaro ha finalizado el verano con cifras de crecimiento generalizado. En efecto, durante junio, julio y agosto, los visitantes al conjunto han crecido una media del 18,5% con respecto a los datos de los mismos meses de 2016.

En concreto, los crecimientos de julio (35,1%) y junio (20,4%) destacan sobre agosto, que prácticamente ha mantenido sus cifras con respecto al año anterior, aunque han crecido en el Castillo de Gibralfaro.

De los dos monumentos, la Alcazaba recibe más visitantes (en torno  una media de 15.000 personas más) que Gibralfaro. El año 2016 finalizó superando un millón de visitas a ambos monumentos y todo parece indicar que el presente año va acabar con registros similares, pues en lo que va de 2017 se han alcanzado las 736.000 visitas.

Print Friendly, PDF & Email
loading...