El equipo de gobierno desmiente que exista un conflicto laboral con los trabajadores municipales

FACHADA AYUNTAMIENTO

Los funcionarios y el personal laboral han aprobado en sendas asambleas las mejoras propuestas por alcaldía y tan solo queda resolver la asignación de pluses por disponibilidad a 16 policías locales que continúan reclamando ese complemento.

(Prensa Ayuntamiento Alhaurín el Grande) El equipo de gobierno ha salido al paso de las manifestaciones publicadas en diversos medios de comunicación sobre la continuidad de un conflicto laboral con los trabajadores municipales. El primer teniente de alcalde, Diego Navas ha manifestado que «las afirmaciones realizadas por CSIF y apoyadas por CC.OO. no responden a la verdad ni están respaldadas por la mayoría de los trabajadores municipales, sino solo por una pequeña minoría; de hecho la problemática existente afecta tan sólo a 16 policías que reclaman un plus de disponibilidad, cuando en realidad no están disponibles y por tanto no les corresponde; no es una medida ambigua, discriminatoria arbitraria e injustificada, es algo perfectamente justo y legal que favorece el trato igualitario de los trabajadores».

El edil ha querido resaltar que «el Ayuntamiento siempre ha estado abierto al diálogo y fueron los sindicatos los que de forma unilateral rompieron las negociaciones en julio; de hecho a finales de julio la plantilla de laborales aprobó su acuerdo y recientemente han hecho lo propio los funcionarios, lo que demuestra que la plantilla está conforme con los acuerdos y de hecho hoy se reúne de nuevo la mesa de negociación para hablar sobre estas cuestiones».

«Los policías afectados por esta problemática hablan de represalia cuando en realidad son ellos los que están utilizando el incremento en el número de multas como forma de presionar al ayuntamiento para conseguir sus objetivos laborales, algo que deberían de hacer de modo interno y no perjudicando a los vecinos que lógicamente no entienden esta actitud unilateral», añade Navas, quien también se ha dirigido a los grupos de la oposición para recriminarles su actitud de apoyo a estos trabajadores, «no entendemos como la oposición puede apoyar esta reivindicación abanderada por una minoría con unos intereses muy particulares que además de dañar la imagen de la plantilla municipal está perjudicando a los vecinos con un exceso de celo en las multas demostrado estadísticamente; apoyan un conflicto laboral creado artificialmente por interés meramente político sin tener en cuenta el interés del pueblo».

Finalmente, el primer teniente de alcalde hace un llamamiento al entendimiento y la responsabilidad para resolver estos temas internamente, y para ello «los agentes mencionados deberán cambiar su actitud y antes de sancionar intentar informar al ciudadano, concienciar sobre seguridad vial y dejar como último recurso la multa, como muestra de buena fe y profesionalidad en su labor diaria».